Miss Gaviota 2017, evento fracasado Cubanet

VILLA CLARA, Cuba.- La comunidad LGBTIHQ del centro de la “nueva isla” que se pretende reformar, acostumbra convocar a través de sus escasos medios, a dos certámenes de belleza anuales: uno invernal nombrado Miss Tacón, y otro veraniego que es este.

En esta ocasión y por vez primera en la historia pos fidelista, el Telecentro (CNTV) que constituye voz híper-controlada del aparato ideológico del PCC de la municipalidad costera, se sumó a la cenceña alharaca veraniega —que incluyó la celebración el 13 del cumpleaños 91 in absentis del jefe, con igualitario número de cakes con payasos del Guiñol Rimariyama desplegados en el Zoo para infantiles—, y entrevistó previamente a sus anfitrionas asexuadas; Ana Patricia Blondé y Juan Gabrielísimo de Cuba, para hablar públicamente de un tema, que entre muchos otros y por toda la eternidad precedente, se mantuvo obviado.

Para ambos concursos que avivan todavía entre parte de la población sutiles suspicacias, la joven diversidad —en género y preferencias— se desgasta hasta quedarse literalmente pelada en pos de alcanzar lauros (y premios en metálico/materiales, etc.) y resarcirse a duras penas, los que aportan mayormente ciudadanos exiliados/retornados recientes, quienes contribuyen a organizar el espectáculo bajo la batuta de una nueva insurgencia pecuniaria dentro del país que conforman familiares afortunados y “exitosos” cuentapropistas.

El cabaré es propiedad aún de la dirección de la gastronomía local que cuenta con casi ningún afín, el cual se renta semanalmente a los entusiastas del divertimento en esta nueva amalgama de negocios mixtos y revueltos, con la mira puesta en el bolsillo vaciable del potencial cliente.

Esta edición celebrada en la madrugada del miércoles 23 de agosto, contó con interminable lista de invitadas —galardonadas en las cuatro ediciones precedentes— así como “galas” otorgadas a consagradas figuras del transformismo nacional, que aprovecharon para alargar hasta el bostezo de la concurrencia tediosos recitales, los que concluyeron cuando casi clareaba la aurora.

Pero al final, sólo par de concursantes reales lució el evento en lo que debió ser su vertiente fuerte.

Entrevistadas para CubaNet las que no se dieron en estampida, algunas opiniones suyas difieren en cuanto a propuestas, pero coinciden en esencia crítica con especial carisma. “Resulta en extremo caro un espectáculo del que no obtendremos casi nada de. Sólo las propinas que aflojen los presentes”. —Eso dijeron a coro—.

Las muchas muchachas decepcionadas que desertaron a última hora confesaron no simpatizar con los jurados parcializados que “venden y gratifican” a sus amistades, y nos pidieron no poner sus nombres en esta preclara declaración de guerra. Pues consideran que el concurso adolece de perspectivas. Pero esperan sea reevaluado.

Pero sí nombraron con rabia a un enemigo de la comunidad en particular; Ricardo Godoy, quien ha copiado la vileza prefabricada por encargo de rating de un Osmel Souza (La Belleza Latina) en estos pálidos realities cubanos. Este individuo que posee grupo de modas vinculado con el Estado, exhibe largo historial de desmanes, corruptelas con la fiscalía municipal como apropiaciones indebidas a terceros. Y ha manipulado sin vergüenza a jurados anteriores hasta hacerles desistir.

Las potenciales aterradas corrieron a esconder sus atributos y no mostrarse en la pasarela, por carecer de dineros para comprarse, además, la corona. Una de ella propuso cambiar el nombre del Concurso por Miss Aura Tiñosa, pues la ingenua Gaviota ya fue apropiada por el consorcio militar-industrial para designarse.

La población local, que exhibe una afición singular por este tipo de distracción trans desde siempre, colmó (incluso de cuestionamientos por la actual estafa) los recintos de la Playa “Mar Azul”, la cual preserva —contra viento y marea —su cristalino nombre, sin obstarle la ubicua contaminación palpable entre los negros sargazos, las arribazones de medusas descompuestas, los mariscos podridos, más la basura arrojada sin piedad comunitaria que en masa apestosa desdicen del eufemismo peyorativo de tal apelativo.

La jornada concluyó sin perdedoras disgustadas, arrebatos memorables, ni monstruosas trifulcas como en el pasado año que volaron vasos y botellas en protesta por la mala elección, pues en esta ocasión una fue Miss, y la otra: Primera Dama.

Claro, el Souza local fue eximido con antelación del Jurado. Todas fueron declaradas VIP. Y en pajarera paz.

Loading...