Inicio Cuba “No me atienden y la vida no está fácil”: Tati Valdés, “el...

“No me atienden y la vida no está fácil”: Tati Valdés, “el zurdo de oro”

SAN LUIS POTOSÍ, México.- Jorge Luis “Tati” Valdés, el legendario lanzador cubano apodado como “el zurdo de oro”, expresó en una entrevista concedida a Play-Off Magazine que de él nadie se acuerda y no lo atienden.

“Para mí el mejor equipo (Cuba) que ha pasado por ahí (EE.UU.) fue el de nosotros. Nunca se quedó nadie. Sin embargo, no te atienden, ¿por qué no nos atienden?, si nosotros nos quedamos aquí. También nos quitan la mitad del dinero”, sentenció ante las cámaras.

En la reveladora entrevista, “Tati” Valdés, campeón en los Juegos Olímpicos Barcelona 1992 y de la Serie Nacional con Henequeneros en 1990 y 1991, dejó a los espectadores asomarse a un resquicio de su vida y su carrera profesional, signada por la perseverancia.

El zurdo, con 31 victorias en 46 juegos lanzados como miembro del equipo nacional, padeció algunas decisiones arbitrarias que afectaron su carrera, según confesó.

En la década de los 90 fueron cesadas varias glorias deportivas, aún en condiciones plenas, y “sin avisar”, refirió el beisbolista.

“Eso fue sin avisar. Nos dijeron tu vas para aquí y el otro para allá, y es que firmamos el contrato. Eso fue estando la serie Selectiva”, dijo.

Posteriormente, lo enviaron cinco años a Japón, junto a Lázaro Junco, Javier Méndez y José Raúl Delgado. Estando en ese país, retiraron a 57 peloteros de las Series Nacionales, sin tampoco dar explicaciones: “Ese año no sé por qué hicieron eso, porque estábamos bien todos”, declaró.

Al regresar, aunque jugó dos temporadas más con Matanzas, partió rumbo a Brasil en 2002, para desempeñarse como entrenador del equipo sub 23 de ese país.

Una vez en Cuba, se incorporó a la dirección de los Citricultores de Matanzas con Tomás Soto, y como entrenador en la Academia de pitcheo.

Sin embargo, “No me dejan enseñar. No quieren. (Lo muchachos) no van a aprender. Si yo estuviera ahí, aprendieran más. Yo me sé todo eso”.

Argumentó que no tiene 19 años lanzando “por gusto” y podría enseñar a las nuevas generaciones, pero no lo dejan.

A los jóvenes, les aconsejó que deben pensar más para lanzar. “Ahora hay una concentración de bateadores, y si no piensan, se equivocan. Tienes que ver quién viene. Desde el banco observar quién se quedó, para que cuando llegues ahí, vayas con la mente clara”.

El “zurdo de oro” fue parte del equipo de abridores del team Cuba durante 11 años y ahora solo pide entrenar.

Habiéndole preguntado el periodista de Play-Off si se sentía satisfecho, contestó: “Sí, el problema es que, yo me siento satisfecho, pero no me atienden, y la vida no está fácil. Y lo que quiero es empezar ahí a entrenar con ellos. Se los he dicho, pero a ellos no les importa. Yo soy entrenador de la Academia”.

El “Tati”, uno de los que garantizó a Cuba el oro olímpico en Barcelona 92, es considerado uno de los el pitchers más consistentes de la pelota cubana.

Nacido en Jovellanos, el 12 de febrero de 1961, tiene en su carrera cuatro oros mundiales, tres títulos en Juegos Panamericanos, cinco Copas Intercontinentales, entre otras victorias.