Otro comunista de visita en Cuba Cubanet

9

Pierre Laurent (Foto: José M. Correa/Granma)

LA HABANA, Cuba.- No son tantos, pero parecen muchos, porque cuando aterrizan en La Habana —¿dónde si no?—, les caen los periodistas del patio, tal vez esperando que le digan algo nuevo.

Pero de nuevo, nada. Siempre vienen con la misma canción, que dejó de estar de moda hace muchos, muchísimos años.

En días pasados llegó a Cuba Pierre Laurent, secretario general del Partido Comunista Francés, posiblemente uno de los más jóvenes de toda esa camada de trasnochados que viajan a Cuba y que todavía, a estas alturas, sueñan con el comunismo.

En definitiva, Laurent era un bebé en 1957, cuando el mundo recién había conocido de los millones de víctimas de Stalin, algo que, al parecer, no le importó a Laurent. El insiste en que “los pueblos anhelan un modelo económico alternativo al capitalismo”; suponemos que un modelo con tufo a comunismo, donde los que llegan al poder se hacen dueños de todo y luego destruyen todo, como ocurrió en Cuba y hoy en Venezuela.

No llama la atención que este personaje, además de ser comunista, pueda ejercer el periodismo en Francia, la tierra donde se proclamaron solemnemente los derechos humanos, un país democrático y libre. En cambio yo, que también soy periodista, no podría publicar este trabajo, ni ningún otro, en ningún medio de comunicación castrista, porque todos esos medios son dirigidos y financiados por el Gobierno comunista en la isla. ¿Quiere Pierre eso para Francia?

Dice por lo claro que su agrupación política tiene casi un siglo de fundada, que es primera vez que viene a Cuba y que viene precisamente para conocer la evolución del Modelo Económico y Social implantado por Raúl Castro. Pierre viene para ofrecer su apoyo a dicho Modelo, ya que según él, “Cuba sigue prosperando en ese sentido”.

¿Prosperando, señor Laurent? Gracias por sus buenas intenciones, pero si esto precisamente no prospera, es por el tufo comunista de su amigo Raúl.

Otros como usted han venido con la misma idea y “si te he visto ni me acuerdo”. Nunca más hemos sabido de ellos. Eso sí: llegan, conversan con la prensa oficialista, disfrutan de buen hotel y del sol caribeño, asisten a cenas oficiales y se marchan optimistas, pensando que cualquiera de sus países podría llegar a ser una Cuba más.

Así, vemos cómo Pierre Laurent sigue soñando con los laureles. No sólo contra el impulso liberal que permitió que Macron llegara al poder, sino, sobre todo, “en construir una nueva alternativa de izquierda, uniéndose a organizaciones ecológicas”, porque el Partido Comunista solo, es evidente, nada ha podido lograr ni logrará a lo largo de un siglo.

También sueña Laurent —y ya esto es el colmo—, con que las fuerzas comunistas puedan prevenir las catástrofes provocadas por los huracanes propios del Caribe, como ocurrió en Cuba y en las Antillas Francesas, tras el fenómeno atmosférico Irma.

Por último, este señor de hoz y martillo quiso saludar a la juventud cubana, que “persiste en mantener los principios de solidaridad”. Y yo le pregunto: ¿A cuál juventud se refiere? ¿A los cientos de miles que quieren irse de Cuba, o a esos pocos que dicen estar comprometidos con una dictadura, siempre en las peores condiciones?