Raúl no soñó con ser general Cubanet

De izquierda a derecha, una foto de Fidel, Raúl y Ramón cuando aún eran niños (Cubadebate)

LA HABANA, Cuba.- Raúl Castro Ruz nació en 1931. Cabra, según el zodiaco chino: tierno, de buen gusto, delicado, artístico y amante de la paz. Pero también dependiente, inseguro, indisciplinado, sentimental, algo tímido, romántico incurable, muy casero, que no hiere a quien ama y que llora con frecuencia.

Por todo eso la cabra es compatible con el tigre, que era Fidel en ese mismo zodiaco.

También el zodiaco chino nos indica que las cabras, en realidad, no son tan valientes como parecen y que hacen todo lo posible porque no le vean sus debilidades. De esa forma, el zodiaco le aconseja a los nacidos en el año de ese animal mantenerse alejados y protegerse lo más posible de conflictos serios, que le huelan a derrota.

El 14 de diciembre de 2004, durante las maniobras militares que tuvieron como objetivo mostrar a Cuba como “un enorme avispero” —así dijo Raúl— capaz de derrotar a cualquier agresor, expresó en la televisión que “desde hace muchos años nuestro principal propósito ha sido evitar la guerra con Estados Unidos”.

Según el zodiaco, las cabras aprenden a evadir a sus enemigos porque son indirectas, evasivas y ambiguas. Fue ese el propósito del gran comprometido con Fidel, desde que su hermano lo ascendió a General, a pesar de que se desconocen cuáles fueron sus victorias bélicas personales.

En una ocasión la cabra —digo, Raúl—, muy entusiasta, divulgó en la prensa el proyecto de la Empresa Militar Industrial (EMI) para fabricar y modernizar sus medios de combate, como municiones, granadas, minas y cohetes antitanques para vencer una eventual invasión de Estados  Unidos. Entonces soltó aquella frase de: “La Revolución cubana será eterna” y muchos se preguntaron: Y cuando los medios de combate se conviertan en chatarra, ¿qué pasará?

La cabra es ingeniosa, perseverante y amante de la paz.

Hoy, el ejército de Raúl es obsoleto. Por mucho que haga para  “oxigenar el espíritu guerrerista” del cual él carece, el “enorme avispero” se ha convertido en un pueblo indisciplinado, con sus valores perdidos, capaz de robar en sus almacenes y mentirle sin pudor alguno. También muchos de sus militares, preocupados por las carencias que sufren sus familias, se han visto obligados a abandonar el traje verde olivo en busca de puestos en el turismo y el número de reclutas sigue resultando un grave problema, debido a la baja tasa de natalidad de las últimas décadas, junto a una emigración joven hacia Estados Unidos y otros países.

El zodiaco chino lo retrata a Raúl tal como es y le aconseja que continúe con su expresión inocente, la lágrima en el momento apropiado, para tratar de convencer a la persona más avisada y dura. A diferencia del tigre, que es su hermano, se llena de dicha cuando aprecian su talento.

En junio de 2008, cuando Fidel dijera que ¨la isla debe seguir fabricando y comprando armamento para defenderse del gobierno de George W. Bush¨, días después Raúl, en su discurso del 26 de julio, propuso al presidente que resulte electo en los comicios de Estados Unidos resolver con el diálogo sus diferendos políticos.

De pequeño, se le ve disfrazado de militar, con un uniforme de color amarillo, similar al de la Guardia Rural de la República, idea de su madre. Pero como necesitaba de amor y reconocimiento —en ese orden—, ya hombrecito aceptó asumir la carrera militar a lo largo de toda su vida, inducido por su hermano, a quien siempre veneró y a quien nunca le dio la espalda, sobre todo para que se sintiera orgulloso al verlo convertido en general de ejército. A fin de cuentas, Raúl es amante del lujo y del confort.

Si analizamos bien su trayectoria, según el zodiaco chino, que lo ve mucho mejor convertido en artista, no ha tenido éxito en su empeño como ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

¿No ha tocado la corrupción en numerosas ocasiones a las puertas de las altas esferas de su poder político, con casos que implicaban la apropiación de grandes cantidades de dinero? ¿No se ha visto obligado a practicar muestras de favoritismo, como medida a grandes males y llevar a cabo en el 2010 una operación inmobiliaria, entregando confortables apartamentos a sus militares en distintos lugares de Cuba, en busca de lograr su lealtad incondicional?

La cabra es de naturaleza comprensiva y tolerante. La buena suerte siempre le sonríe. De esa forma, es posible pensar que se sintió reconfortada su personalidad cuando Obama estrechó sus manos.

Recordemos, por último, aquella anécdota de Jorge Mas Canosa, fundador de la Fundación Nacional Cubano-Americana, empeñado en proporcionar libertad y democracia a Cuba: Tras la caída del imperio soviético, cuando hizo gestiones para que Fidel y Raúl gozaran tranquilos de un exilio en España, proporcionado por Felipe González. Fidel los mandó a la porra y dijo: “De aquí no nos movemos”, mientras que Raúl, indisciplinado y amante de la paz, expresó sus deseos de pensarlo bien.

El zodiaco chino no se equivocó: Por muy compatible que sea con el tigre, la cabra no es tan valiente como parece.

Loading...