Revelan cuántos soldados tenía listos EEUU para invadir Cuba en 1962 Cubanet

La Fuerza Aérea tenía 95 F-84F cazabombarderos en la base MacDill, Tampa, durante la crisis de los misiles (Tampa Bay Times/Archivo)

MIAMI, Estados Unidos.- Los militares estadounidenses estimaron que necesitarían 261 mil soldados y entre 10 y 15 días para invadir Cuba, expulsar a su dictador, Fidel Castro, y tomar el control del país, según un memorándum del 8 de agosto de 1962 dirigido al entonces presidente John F. Kennedy.

“Para tomar el control de áreas estratégicas clave en Cuba dentro de 10-15 días con bajas mínimas a ambos lados, alrededor de 261,000 militares estadounidenses participarían en la operación”, dijo el memorando dirigido al “Grupo Especial” que desarrolla planes para eliminar a Castro, citado por USA Today.

La nota es uno de los casi 2900 documentos publicados el jueves por los Archivos Nacionales como parte de la divulgación final de los archivos recopilados en la investigación del asesinato de Kennedy el 22 de noviembre de 1963 en Dallas.

Si bien este y otros documentos no tenían nada que ver con el asesinato real, se incluyeron en los archivos debido a la conexión entre el deseo de Kennedy de sacar a Castro del poder, su apoyo a los exiliados cubanos y la afinidad del asesino Lee Harvey Oswald con el régimen que se había instalado en la isla caribeña.

Parte de los documentos publicados el jueves habían sido revelados anteriormente, pero no en su totalidad. El memorando sobre la planificación de la invasión de Cuba tenía un número específico de tropas, la duración de la invasión, el tipo de armas y unidades militares que se utilizarían y la ubicación de las fuerzas; información censurada al hablarse anteriormente del plan.

Una invasión fallida de Cuba por soldados exiliados en abril de 1961 avergonzó a la nueva administración Kennedy, y el presidente eligió a su hermano, el Fiscal General Robert Kennedy, para dirigir una serie de operaciones destinadas a desestabilizar o derrocar al régimen de Castro.

Quizás el plan más significativo fue uno encubierto que involucraba a la administración Kennedy llamado “Operación Mangosta”, que se detallaba en muchos de los documentos incluidos en el último lanzamiento. Incluyen:

  • Una nota del 12 de marzo de 1962 que detallaba algunas de las fuerzas que se utilizarían para invadir Cuba, que incluía lanchas navales de la Armada para respaldar a las tripulaciones de la CIA, aviones de carga de la Fuerza Aérea con tripulaciones disfrazadas de civil, y submarinos utilizados para “operaciones de transmisión en negro”.
  • Una nota del 14 de marzo de 1962 del general de brigada de la Fuerza AéreaEdward Lansdale, figura clave en la “Operación Mangosta”, detalla la necesidad de los aviones y tripulaciones de carga especiales de la Fuerza Aérea y de los botes PT de la Armada, el tipo de barco que John Kennedy prestó durante la Segunda Guerra Mundial, para realizar incursiones en las costas cubanas.
  • Un documento informativo de marzo de 1962 para Robert Kennedy que advirtió sobre posibles bases militares soviéticas en Cuba. “Pueden tomar la decisión de establecer bases militares en Cuba a su voluntad y placer, y si ejercen esta opción, probablemente no podamos eliminarlos sin iniciar la Tercera Guerra Mundial”.
  • Las actas de una reunión del 21 de marzo de 1962 del Caribbean Survey Group que incluyó a Robert Kennedy y altos funcionarios de la CIA y del ejército. Las secciones recientemente reveladas de ese documento incluyen a Kennedy preguntando sobre el secuestro de “algunas de las personas clave del régimen comunista”, los riesgos involucrados en el uso de aviones de la Fuerza Aérea no marcados para los envíos de suministro por aire y si “áreas controladas por el Reino Unido y otras áreas extranjeras” podrían usarse para etapas de las fuerzas estadounidenses para invadir Cuba.

En agosto, la administración tenía un plan de invasión más detallado. El plan del 8 de agosto de 1962 incluyó el uso de 71 000 soldados y 35 000 infantes de marina en el suelo en Cuba y otros 29 000 soldados en puestos de apoyo. Las principales unidades implicadas incluirían dos divisiones aerotransportadas del Ejército, una brigada de infantería, un comando de combate blindado, una fuerza de ataque anfibio naval y 17 escuadrones tácticos de combate de la Fuerza Aérea, y 53 escuadrones de transporte o transporte de tropas.

El 16 de octubre de 1962, se informó al presidente Kennedy que los aviones de reconocimiento militar de los Estados Unidos que sobrevolaban Cuba detectaron misiles balísticos intercontinentales soviéticos, armados con ojivas nucleares, en la isla.

Eso precipitó una crisis de 13 días en la que la administración Kennedy discutió sobre el destino de los misiles con la Unión Soviética. Al final, Estados Unidos declaró un bloqueo naval, los soviéticos acordaron eliminar los misiles y Estados Unidos eliminó sus propios misiles con cabeza nuclear en Turquía.

Mientras discutía la respuesta de los Estados Unidos con sus principales asesores, Kennedy tenía planes para una invasión a Cuba. También incluyeron el uso de la base naval de Guantánamo en el extremo oriental de Cuba como área de estacionamiento “con propósitos operacionales encubiertos limitados, incluida la infiltración y exfiltración de agentes, apoyo a operaciones marítimas clandestinas y para detener e interrogar a agentes cubanos y sospechosos que ingresen al caso”, según un plan del 14 de agosto de 1962.

Las partes de Guantánamo de esa nota fueron publicadas el jueves y mostraron que el Pentágono y el Departamento de Estado se opusieron a los planes de la CIA de usar la base.

El 17 de noviembre de 1962, después de que la crisis había pasado, un plan de la Fuerza Aérea mostró la cantidad de aviones de ataque disponibles para usarlos en Cuba. El general Curtis LeMay, jefe de gabinete de la Fuerza Aérea, había argumentado a favor de un ataque de los EE.UU. Contra las bases de misiles. Su plan posterior a la crisis mostró que había 1,456 aviones y 355 misiles, incluidos 80 misiles Polaris en submarinos nucleares, disponibles para atacar a Cuba.

Esas aeronaves, según el memorando, estaban disponibles “para un ataque selectivo en incrementos graduales de dos a doce horas, de acuerdo con la aplicación de la fuerza deseada”.

Loading...