Inicio Cuba Se disparan las peticiones de refugio de médicos cubanos en Brasil

Se disparan las peticiones de refugio de médicos cubanos en Brasil

Dr. Karel Enrique Sánchez Fuentes, médico cubano que permanece en Brasil (Foto: Globo)

MIAMI, Estados Unidos. – Las solicitudes de asilo de médicos cubanos en Brasil se han triplicado con respecto a lo registrado en el primer semestre de 2018, informó la edición digital del diario Globo.

Según estadísticas del Comité Nacional para los Refugiados (CONARE), desde noviembre de 2017 hasta abril de 2018, con el programa “Más médicos” aún en vigor, hubo 880 solicitudes de asilo, a razón de 4.86 aplicaciones diarias. Tras la salida de Cuba de ese programa gubernamental la media aumentó a 12,62.

Este aumento sin precedentes obedece al temor de muchos de los galenos de regresar a la isla.

“No puedo volver a Cuba. No seré aceptado allí”, confesó el Dr. Karel Enrique Sánchez Fuentes, de 35 años, uno de los 2.209 médicos que solicitaron asilo en ese país.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), señala que alrededor de 8 300 médicos cubanos participaban en el programa cuando se dio por terminado el acuerdo. De ellos, unos 1 800 se quedaron en Brasil, según un estimado del ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta.

Sin embargo, no todos los cubanos que quedaron buscaron refugio. Algunos obtuvieron la residencia por motivos de relaciones personales. Por su parte, el CONARE, responsable de la información sobre el número de refugiados, no detalla las razones de las solicitudes.

“El aumento no está necesariamente vinculado al programa, dado que hay un flujo migratorio de cubanos hacia el país”, explicó el coordinador de ese organismo Bruno Laferté.

Para el coordinador, algunas de las solicitudes no se ajustan a los requisitos de la condición de refugio, que está reservada para aquellos que escapan de situaciones de violaciones de derechos humanos.

“Hay motivos alegados por los peticionarios que no cumplen con los criterios de la Convención de Refugiados (de la ONU) y se parecen a una migración económica”, agregó Laferté.

Cada caso de refugio en Brasil puede demorar aproximadamente dos años para ser evaluado por las autoridades.