Inicio Cuba Trabajadores del sector turístico denuncian violaciones de sus derechos laborales

Trabajadores del sector turístico denuncian violaciones de sus derechos laborales

LA HABANA, Cuba. – Una encuesta realizada por la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC) y dirigida a trabajadores estatales del sector turístico arrojó que muchos de estos obreros enfrentan “dificultades” laborales, incluso desde antes de la llegada de la pandemia de COVID-19

La organización no gubernamental ha recopilado varios testimonios de empleados de este sector, quienes denuncian la violación de sus derechos laborales. 

“Algunos (de estos trabajadores) han sido sancionados, otros han sido obligados a pasar a Salud Pública o hacer otros menesteres en esta etapa de la COVID”, explicó a CubaNet Emilio Alberto Gottardi Gottardi, uno de los coordinadores de la ASIC. 

Emilio Alberto Gottardi Gottardi, uno de los coordinadores de la ASIC (Foto de los autores)

De acuerdo con el testimonio de Gottardi, la encuesta realizada por la organización sindicalista no se ejecutó “de la forma tradicional, (a través) de un papel. La hemos hecho conversando con ellos (los trabajadores afectados) o visualmente”, explicó.

Como parte de su labor, la ASIC también brinda atención y asesoramiento a los trabajadores que denuncian violaciones de sus derechos laborales. “Ellos nos han comunicado una buena cantidad de dificultades que han tenido desde sus inicios (como empleados) en el turismo”, señaló Gottardi.

Entre los testimonios recopilados, el entrevistado resalta el de una cubana que labora en el Hotel Habana Libre ―y cuyos datos no reveló para evitar represalias en su contra― a la cual le exigieron incorporarse a trabajar en el sector de la Salud Pública debido a la falta de turistas. De no hacerlo ―le advirtieron― podría perder su plaza en el turismo.

El miembro de la ASIC también contó que los empleadores de la trabajadora, enfermera de profesión, le exigieron presentar avales políticos antes de contratarla.

“Cuando ella dejó la enfermería y empezó en el turismo lo primero que le pidieron fue un aval del MININT (Ministerio del Interior), del Partido (Comunista de Cuba) y ser revolucionaria”, enfatizó.

De igual modo, según Gottardi, la mujer alegó haber sufrido acoso debido a su apariencia física: “En varias ocasiones ha sufrido asedio, precisamente por su figura. Le han dado hasta garantía de que pudiera subir hasta de cargo (solo por su aspecto físico)”, denunció el sindicalista. 

Gottardi también comentó el caso de un chofer de este mismo sector que fue sancionado por no retractarse de la denuncia realizada en contra de la administración de su empresa, a la cual acusó de haber cometido “errores”.

“Le dijeron que él no era idóneo, que no podía tener ese criterio y que no lo dejarían seguir trabajando. Le dijeron: ‘Bueno, si no te retractas de lo que estás diciendo te vamos a sancionar’; y lo sancionaron por seis meses. Después vino la etapa de la COVID y no ha podido trabajar (más)”, contó el entrevistado.

Gottardi también aseguró tener referencias sobre la venta de empleos en el sector del turismo, aunque confesó que las personas involucradas no hablan al respecto por temor.

“Hemos tenido referencias sobre esto, pero generalmente (los trabajadores) no lo dicen por temor, unos a perder la plaza, si es que todavía la tienen, o simplemente porque no quieren develar cómo lo hicieron (cómo llegaron a su puesto)”, indicó.

Entretanto, también planteó que los empleados del turismo, a diferencia de los trabajadores de otros sectores, viven gracias a las propinas que reciben de los visitantes extranjeros.

“El salario que devengan no es un salario bueno, aunque es mucho mejor que el de otros trabajos. Ellos viven generalmente de las propinas que reciben y que, en muchos casos, las agrupan y después supuestamente las reparten entre todos los trabajadores (de su área)”. 

“A pesar de que han subido los salarios, (el ascenso) no es correlativo con el trabajo que hacen. Además, si tienen algún problema y rompen algo, se los cobran de su salario”, apuntó.

Por otra parte, Gottardi señaló que en el sector cuentapropista la situación es todavía peor debido a los altos precios de los productos, que actualmente solo pueden adquirirse en moneda dura (dólares americanos), cuyo costo aumenta por días en el mercado informal. Actualmente un dólar se cotiza en más de 60 pesos cubanos.

“Los precios suben y (los cuentapropistas) no tienen un almacén mayorista donde puedan comprar (las materias primas). Todo es en las tiendas en MLC, donde los precios están por las nubes”.

Nota del editor: Este trabajo se realizó en conjunto con el Instituto Republicano Internacional (IRI).

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.