Una feria netamente fidelista

26

La Editora Política ha preparado un ‘Diccionario de pensamientos de Fidel Castro’ para la ocasión (cubadebate.cu)

LA HABANA, Cuba.- El pasado viernes fue el primer día de acceso del público a la 26 edición de la Feria Internacional del Libro de La Habana. Un evento que, según se ha anunciado, pretende  homenajear a Armando Hart, ex ministro de Cultura y actual presidente de la Oficina del Programa Martiano.

Sin embargo, basta poner un pie en la Fortaleza de la Cabaña para constatar que la figura de Hart queda eclipsada por la apabullante presencia de Fidel Castro.

Ya antes de iniciarse la Feria se conocía la intención de los organizadores de dedicar un espacio importante de esta cita literaria a la memoria del ex máximo líder. Por ejemplo, sabíamos de la presentación de la Colección 90 Aniversario, que incluye aproximadamente 25 títulos referidos a la vida del Comandante, y que tratan sobre sus facetas como guerrillero, periodista,  político, gobernante, abogado…, y hasta un diccionario contentivo de su pensamiento. Mas, la realidad supera las expectativas.

Además de lo anterior, el programa que se reparte a los asistentes a la Fortaleza de la Cabaña indica que también habrá historietas dirigidas a los niños sobre distintos aspectos de la vida de Fidel Castro. Según el referido programa, “son obras que ayudarán a los más pequeños a comprender la historia del líder de la Revolución Cubana”.

Tampoco faltarán los conversatorios y las conferencias magistrales dedicados al hijo predilecto de Birán. A propósito, el primer evento académico de la Feria fue un coloquio denominado “Fidel, política y cultura”, que contó entre sus panelistas con incondicionales de siempre, como Katiuska Blanco, Mario Mencía, Fernando Martínez Heredia, Atilio Borón y Frei Betto.

Por lo demás, esta versión 26 de la Feria del Libro no está exenta de los problemas que han lastrado las ediciones anteriores. Entre ellos, los altos precios —casi inaccesibles para el cubano de a pie— de los libros presentados por las editoriales extranjeras, la escasa o nula presencia de autores nacionales muy demandados como Leonardo Padura o Pedro Juan Gutiérrez, así como la poca agilidad de los empleados de varios stands, quienes ya con el público dentro de los locales aún no terminan de colocar los libros en los anaqueles.

Casi al marcharnos de la Cabaña entramos en el local de la editorial cubana Pablo de la Torriente Brau. Allí dos jóvenes  solicitaban el texto Fidel periodista, y el empleado del stand les preguntó si ellos también eran periodistas, pues varis jóvenes profesionales de la prensa se habían interesado por ese libro.

Hay que recordar que en días pasados el oficialismo celebró el 2do Encuentro de Jóvenes Periodistas. Según contó el periódico Juventud Rebelde (“Alianzas de tinta fresca”, edición del 8 de febrero), al término de ese evento “la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana fue el escenario donde los jóvenes periodistas protagonizaron un emotivo homenaje al Comandante en Jefe en una velada en la que, entre canciones y pinturas inspiradas en Fidel, compartieron ideas para cumplir el concepto de Revolución desde la labor diaria que realizan”.

Nada, que a lo mejor les mandaron de tarea para la casa, como mismo sucede con los niños de la enseñanza primaria, el estudio del libro Fidel periodista.