Inicio Cuba Yaset Zayas, otro preso político para las listas del 11J

Yaset Zayas, otro preso político para las listas del 11J

LA HABANA, Cuba. – El nombre de Yaset Zayas Oliva no aparece aún en ninguna lista de presos políticos cubanos. Yaset se encuentra desde hace 10 meses bajo prisión provisional en la cárcel de Valle Grande con una petición fiscal de 10 años de privación de libertad por, entre otros dos delitos, prender fuego al portal de la Asociación de Combatientes del municipio Los Palacios, en Pinar del Río, durante la madrugada del 15 de julio de 2021.

Por este motivo se le acusó de “actos cometidos con artefacto explosivo o mortífero, agentes químicos o biológicos u otros medios o sustancias”, el cual está previsto y sancionado en el artículo 11, inciso b, de la Ley contra Actos de Terrorismo. El incendio solo provocó “daños consistentes en el deterioro de la pintura de la fachada exterior”, de acuerdo con las Conclusiones Provisionales de su caso, a las que tuvo acceso CubaNet.

Sin embargo, no es el único delito que se le imputa. Yaset Zayas también fue acusado de “propaganda enemiga” por, a raíz de los sucesos del 11 de julio, crear un grupo en Facebook llamado “Los Palacios pa’ la calle”, donde, según sus propias palabras, “estimulaba a que las personas del pueblo a que expresaran su descontento con el sistema y compartía videos de los sucesos del 11J”.

De acuerdo con las Conclusiones Provisionales emitidas por la Sala de delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Provincial Popular de Pinar del Río, Yaset “publicó frases como “Díaz-Canel suelta el poder”, “Pila de gente protestando en las calles. Pinar para cuándo”; y etiquetas que decían “#PatriayVida”, “#DíazCanelAsesino” y “#SOSCuba”.

Una publicación de Yaset en Facebook (Captura de pantalla)

También se le acusó de “difamación de las instituciones y organizaciones y de los héroes y mártires” por pintar, en la madrugada del 21 de julio de 2021, “lágrimas de sangre a un busto de José Martí”, ubicado en el parque central de Los Palacios.

A pesar de que es pinareño, Yaset se encuentra en el penal de Valle Grande “por medidas de seguridad”, dijo su esposa a CubaNet. Su juicio debía celebrarse el 14 de abril pasado, pero fue pospuesto para este 20 de junio.

“Desde el 15 de septiembre del 2021 me encuentro en este lugar donde no tienes seguro de vida aun estando rodeado de guardias, donde el peligro está a un metro de distancia (…), donde tu hijo es lo que te da fuerzas para seguir con vida, donde aprendes a sobrevivir”, confesó a este medio vía telefónica.

Yaset tiene un hijo de un poco más de un año y sufre de una esofagoplastia (trasplante de esófago) debido a un accidente que sufrió cuando tenía cuatro años. A esa edad, confundió un pomo que contenía sosa cáustica con uno de refresco y lo ingirió, según contó su madre. Es, además, asmático grado tres.

El joven de 31 años residía en los Estados Unidos desde el 10 de marzo de 2016, fecha en la que llegó a ese país luego de vivir por más de un año en Ecuador.

Según cuenta, desde el primer día en Estados Unidos advirtió “las mentiras del comunismo” y se dispuso a “hacer publicaciones en contra del sistema de Cuba”.

Su último viaje a la Isla fue el 28 de febrero de 2020. Desde esa fecha no ha regresado a Estados Unidos, por lo que su tarjeta de residente permanente o green card ya no es válida.

De acuerdo con el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de ese país, la tarjeta de residencia será válida para ser readmitido en Estados Unidos después de un viaje al extranjero si el titular no está fuera del territorio por más de un año. Si el periodo durara más, la persona afectada necesitará obtener un permiso de reingreso. Yaset tiene una petición fiscal de 10 años.

Su permanencia por tanto tiempo en Cuba se debió, primeramente, al cierre de los aeropuertos debido a la pandemia de COVID-19 y luego al embarazo de su esposa y nacimiento de su hijo.

“Ella sale en estado y yo decido estar más tiempo. Mi hijo nace medio enfermo, pero la Policía e Inmigración me empiezan a presionar para que salga del país y yo no lo hago”, explica a CubaNet.

Desde la primera visita de Yaset a la Isla, en 2018, la Seguridad del Estado comenzó a citarlo para cuestionar sus publicaciones en Facebook en contra del régimen cubano. Esto ocurrió en cada visita que realizó a la Isla, precisa.

“Ellos comienzan a pegarme multas por desacato, por propagación de epidemias, por la licencia de conducción que no era válida; y a amenazarme con que no me dejarían entrar a Cuba después que saliera”, contó Yaset.

Otra publicación de Yaset Zayas Oliva en Facebook (Captura de pantalla)

Las gotas que colmaron el vaso

El pequeño hijo de Yaset padece una dermatitis crónica, una enfermedad de la piel común en los niños, que provoca enrojecimiento y escozor. Debido a los apagones que afectan regularmente al sector residencial cubano, el padecimiento del pequeño se agudizó.

“La Policía no me dejaba salir de la casa por la COVID-19. Yo les explicaba la situación que tenía con el niño, que tenía que llevarlo al médico, comprarle comida y buscarle los medicamentos, a lo que me respondían que no les importaban los problemas que tuviera con mi hijo”, detalla.

Según relata, se cansó y, a partir de los sucesos del 11J, creó el grupo “Los Palacios pa’ la calle”, el cual fue eliminado de Facebook posteriormente. Días después, en protesta contra la violencia policial ocurrida en esas manifestaciones, incendió el portal de la Asociación de Combatientes de Los Palacios y luego le pintó lágrimas de sangre a un busto de Martí.

El nombre del preso político Yaset Zayas Oliva será incluido en los listados sobre los procesos penales relacionados con 11J y en la lista de prisioneros políticos de la ONG Prisoners Defenders, los cuales están en constante actualización, dijo a CubaNet el presidente de la organización, Javier Larrondo.

“Debemos tener contacto con los familiares, estudiar el caso, tener referencias de terceros sobre el caso, estudiarlo a cierto nivel, revisar los documentos procesales (autos del fiscal, autos del tribunal, entre otros)”, acotó.

Larrondo asegura que la inclusión en la lista de presos políticos dará mayor visibilidad al caso de Yaset y permitirá iniciar reclamos por su liberación.

Recientemente Prisoners Defenders denunció que la cifra de presos políticos en Cuba había aumentado durante el último mes y llegado a 1 046.

Mientras, el grupo Justicia 11J informó que desde principios de abril los registros ascendieron de 1 444 personas detenidas a un nuevo total de 1 470 personas. De ellas, 564 han sido juzgadas y 519 sentenciadas, 40 esperan sentencia y cinco han sido absueltas.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Publicidad