Bolt se despide con una lesión

El jamaicano no consigue terminar su relevo y cierra su participación en el atletismo con los dientes apretados por el dolor

Usain Bolt se despide del atletismo, en el Mundial de Londres, con un adiós muy extraño, incongruente con la superioridad que ha desarrollado en esta era en la que se ha muestro intratable en las pruebas de velocidad. La carrera no se terminó cuando Gran bretaña pasó primera por la línea de meta, sino cuando Usain Bolt lanzó su grito y su pierna al aire porque un pinchazo le impedía continuar corriendo. Un adiós extraño y, sin duda, inolvidable, aunque no con el cierre deseado alrededor de su cuello.

Por unas razones o por otras, Jamaica ha gobernado la velocidad mundial desde 2008, cuando se produjo la gran explosión del líder Usain Bolt en los Juegos de Pekín, con sus tres oros (luego perdió uno en el relevo por el positivo de su compañero Nesta Carter) y sus tres récords del mundo. Bolt ha ganado las pruebas de 100 y 200 metros de los últimos tres Juegos Olímpicos y también los Mundiales de 2009, 2011 (no fue oro en Daegu en 100 por una salida falsa) 2013, y 2015.

El relevo jamaicano de 4×100 dominó la especialidad desde hace nueve años. Por este pasado glorioso para la isla caribeña que tiene la misma extensión que Alicante, el Mundial de Londres está resultando un suplicio. Jamaica ha abdicado, junto a Bolt, en las pruebas de velocidad. El gen ha delegado sus funciones. Bolt perdió la final de 100 metros, superado por Justin Gatlin y Chris Coleman, y no se presentó a la de 200, la que ganó un blanco, el turco de Azerbayán Ramil Guliyev, sin ningún jamaicano en la final por primera vez en años.

Loading...