Crónica Espanyol – Girona: El Espanyol cae merecidamente ante el Girona

“Queridos, este Espanyol no funciona”. Esta frase, a buen seguro, la habría pronunciado el maestro Andrés Astruells, fallecido el pasado domingo. Tendría razón, como siempre. Decepcionante el partido que hizo el Espanyol ante el Girona. Los de Pablo Machín, que no pierden fuera de casa desde el 10 de septiembre en San Mamés, fue muy superior a los de Quique Sánchez Flores. Un gol Timor, en el 45’, les bastó a los gerundenses para imponerse a un débil Espanyol. A los blanquiazules no les salió nada. Están a cuatro puntos del descenso y las aguas bajan movidas. La afición perica, indignada por el ‘espectáculo’, gritó contra Quique, el Consejo y los jugadores locales.

Quique Sánchez Flores sólo hizo un cambio en el once respecto al que jugó en Eibar: Leo Baptistao entró por el lesionado Sergio García. Es decir, formó un equipo con los titulares habituales de esta Liga. Pablo Machín, por su parte, se vio obligado a hacer tres cambios en defensa por las lesiones de los tres centrales titulares: Muniesa, Bernardo y Alcalá. Tres bajas sensibles cubiertas por Ramalho, Juanpe y Timor. El técnico soriano no cambió el sistema pese a las ausencias.

LaLiga: Las mejores fotos del Espanyol-Girona

El Espanyol empezó el partido dejando que el Girona llevara el balón para poder salir al contraataque tras robarlo. Eso le pudo costar algún disgusto pues los de Montilivi se volcaron sobre la portería de Pau. El meta catalán estivo providencial en el 18’ al despejar un potente disparo de Borja García que pudo significar el primer gol visitante.

Mucho juego aéreo y alternativo en ambas áreas con ocasiones de peligro merced a balón parado y jugadas de estrategia. David López, Aarón y Piatti, por parte local, y Ramalho y Borja, por banda visitante dispusieron de oportunidades para desnivelar el marcador.

El Girona, mejor posicionado y sabiendo a qué jugar, logró el gol que buscó desde el inicio en el 45’. El lanzamiento de un córner, desviado por Pau en la jugada anterior a tiro de Pere Pons, propició que Timor adelantara al equipo gerundense.Un jarro de agua fría con el que se llegó al descanso.

El Espanyol intento salir en la segunda mitad más enchufado que en la primera para, como mínimo, lograr el empate. Tuvo más posesión de balón sin genera demasiado peligro.La mejor ocasión la tuvo Gerard, en el 69’, después de un centro por banda de Hernán Pérez , que aportó mucho en ataque desde su entrada al campo por Piatti, El Girona cerrado atrás, pero sin sufrir demasiado.

A medida que iban transcurriendo los minutos, el equipo blanquiazul empezó a enlazar una serie de errores y en la grada afloró el nerviosismo. Bueno, más que nerviosismo, indignación. Los aficionados pericos pidieron a Quique que se marchara, la dimisión del Consejo y gritaron contra el equipo. Los de QSF estaban a merced de un Girona que cada vez que se acercaba al área ponía en jaque a los locales. El Girona se llevó merecidamente los tres puntos.

Loading...