El Barça apura las opciones para atar un central experto

Como decía una fuente del club hace pocas fechas, “no es lo mismo fichar a Yerry Mina que encontrar una mina de central”. En esas estamos. El Barça, con Yerry Mina atado para el verano, lo tiene en su agenda para invierno pero en paralelo busca un central experimentado para suplir a Mascherano desde enero hasta final de temporada. Esta decisión es consecuencia de las conversaciones con el “Jefecito”, que caminan hacia un entendimiento. El Barça le planteó tres condiciones para aceptar su marcha y están cerca de cumplirse. La primera era que estuviera en la plantilla hasta final de enero, cuando el lesionado Umititi volviera a estar a disposición de Valverde. La segunda era que el club chino interesado por él tenía que subir la oferta de traspaso porque los 5 millones iniciales parecieron del todo insuficientes. Según informaba ayer Roger Torelló en MD, la oferta llegaría a cerca de diez millones de euros. La tercera condición de Bartomeu a Mascherano es que no se movería de aquí hasta que no tuvieran su sustituto.

Inmediatamente, la primera idea fue adelantar el fichaje del colombiano Yerry Mina, atado para el verano a cambio de 9 millones para el Palmeiras. Sus virtudes son su juego aéreo, su corte y su salida de balón. De pronto, sin embargo, surgen tres factores a tener en cuenta: en enero habrá que negociar una cantidad con Palmeiras que hará que Mina cueste más de lo que el Barça ingresará por Mascherano. También se tiene en cuenta de que el jugador ocuparía plaza de extracomunitario (para ser cuarto central). Pero, por encima de todo, la gran duda es cómo va a rendir y a superar la presión de tener que dar un rendimiento inmediato, y convincente, en una posición tan delicada cuando se trata de un jugador suramericano que jamás ha jugado en Europa. “Incluso a Neymar en su primer año le costó adaptarse en el salto de Brasil a Barcelona”, dicen desde oficinas.

Opción de compra no obligada

Ante esta triple disyuntiva, Pep Segura y Robert Fernández se pusieron manos a la obra a buscar otro central para relevar a Mascherano, sabiendo que Yerry Mina siempre estará en la recámara por si no se encuentra la oportunidad de mercado. ¿Cuál es el retrato robot? Un central con experiencia en el fútbol europeo, que pueda disputar la Champions, que sea diestro y, más difícil todavía, que acepte a venir cedido hasta final de temporada. Hasta ahora, los contactos establecidos por el Barça topan con una dificultad añadida: los jugadores que tienen este perfil piden, como mínimo, poder tener otra temporada completa en el Barça, que aceptaría una opción de compra no obligatoria. Otro tema será, convencido el jugador, que su club de origen se avenga a negociar la cesión de una pieza importante. Robert, pues, a pesar de rastrear partidos y plantillas, está buscando la aguja en el pajar.

Recuperado Vermaelen

Otra variable a tener en cuenta a la hora de relevar a Mascherano es el alto rendimiento que está dando Thomas Vermaelen. Cuando en noviembre el jugador comunicó al Barça su voluntad de irse, Vermaelen era el cuarto central que sólo había disputado el partido de Murcia. Ahora, Valverde se ha visto obligado a tirar del belga y ha hecho cuatro partidos de notable, en salidas tan difíciles como Valencia o Vila-real. Así las cosas, si antes se buscaba un tercer central, el penúltimo giro de guión puede pasar por buscar ahora un cuarto central, pensando que Vermaelen va después de Piqué y Umtiti, y en este sentido sí que el nombre de Yerry Mina sería una opción más viable, pensando en su paulatina adaptación

Loading...