El Bernabéu, el patio del recreo de Messi

El Barça regaló el mejor christma a su afición antes de sentarse ante las repletas y suculentas mesas navideñas. No faltarán temas para comentar, ni cuestiones por discutir, pero el rotundo 0-3 del Bernabéu ocupará un lugar destacado. El equipo de Valverde ya rueda imparable a velocidad de crucero hacia la Liga. Tras los empates en el Wanda Metropolitano y Mestalla, éste con un gol legal no concedido por Iglesias Villanueva , los blaugrana sometieron a un Real Madrid que no encaró el duelo con la valentía que requería y acabó abrumado por un segundo tiempo implacable del líder. Los nueve puntos de ventaja a un Atlético que espera con estrés a Diego Costa , los 11 al Valencia y los 14 al intermitente Real Madrid son un verdadero pasillo al podio.

El Barça encadenó su tercer triunfo consecutivo ganando en el Bernabéu y Messi ya suma 15 goles marcando en su estadio favorito. Un ‘hat trick’ de históricas victorias con mucho simbolismo que son un álbum de imágenes preciosas para el barcelonismo. El 0-4 con Messi en el banquillo ofreció la imagen del abrazo de Leo con peto abrazándose a Iniesta por su gol; en el 2-3 de la pasada temporada, las portadas proyectaron a Messi con la camiseta blaugrana tendida ante la grada por el tercero y su gol 500; y, ayer, el argentino, otra vez, provocó la imagen del día con los brazos abiertos tras marcar el penalti del 0-2. El Bernabéu es como el patio de recreo para el mejor jugador del mundo. Disfruta a lo grande.

Messi saluda a los aficionados al final del partido.
Messi saluda a los aficionados al final del partido.

Grave decisión

La dura derrota dejará heridos en las filas del Madrid. Zidane volvió a recurrir a Kovacic como en la ida de la Supercopa para frenar a Messi . El croata lo marcó bien en el Camp Nou, pero en un duelo en que estaba en juego el futuro blanco en la Liga y la irrenunciable obligación de ganar, la decisión fue entendida como un acto de cobardía.

Tres victorias seguidas y el gol 15 de Leo hacen de Chamartín el patio del recreo del mejor crack de la historia

La entrada de Kovacic tuvo como consecuencia un partido físico y tumultuoso en la zona media de creación. Con una presión alta por ambas partes pero poco juego y oportunidades. Si el Madrid sorprende al Barça es precisamente provocando su desorden y jugando a la contra. Paulinho tuvo más peso que Kovacic y el brasileño, que se conectó bien con Messi y se convirtió en el mejor atacante del líder con dos ocasiones de gol.

Isco fue el segundo damnificado. ZZ prefirió músculo a magia ante el dilema y dejó al malagueño en el banquillo en un partido determinante. Isco ha sido la bandera del madridismo y el público le reclama. Con la BBC diseminada, no hubo manera de entender el mensaje crudo que Zidane lanzaba.

Suárez rompió el 0-0 culminando una bella jugada en los pies de Busi, Rakitic y Roberto, de nuevo decisivo en el ataque

Y el tercer herido fue Sergio Ramos , el capitán inestable que desequilibró el partido perdiondo la cabeza. El jugador más expulsado de la Liga volvió a liarla on una agresión a Luis Suárez que quedó solo en amarilla. La agresión de Ramos ocurría en el minuto 59, con mucho trecho por delante y todo por decidir, pero el Madrid fue a la deriva hasta el punto de que cuatro minutos más tarde Carvajal vio la roja las manos en un tiro a gol de Paulinho . Acabado el partido, Ramos tuvo una reacción que no se corresponde con alguien que debe tener responsabilidad al ironizar: “En Barcelona seguro que piensan que debo ir a la cárcel como Puigdemont”. No hace falta añadir comentarios. El polémico jugador blanco suma 19 expulsiones en su feo historial y ayer rebasó a Hierro como jugador con más tarjetas en los Clásicos. Todo un hito.

Zizou, el gran señalado, se acobardó con la alineación, generó un lío con Isco y la grada silbó con los blancos rendidos

El Barça ensombreció la fiesta del Madrid, que mostró a la afición los cinco títulos conquistados en 2017. Más tarde, cuando los blaugrana protagonizaban un inmenso rondo sobre el césped (con el lacerante 0-2 vieron un calvario de 27 minutos), la grada del Bernabéu silbó a sus jugadores. El Madrid vive una temporada movida, mientras el Barça ya suma 24 partidos invicto con el ‘Txingurri’.

El Madrid empezó el curso declarándole la guerra a los árbitros y desde el club se contagió ese descontento a la grada. La sanción a Cristiano de cuatro partidos por empujar al árbitro en la Supercopa en el Camp Nou, no se ha olvidado. Ahora, y si lo de Isco no coge vuelo, al portugués se le mima pero no se le da el dinero que pide. Ayer estuvo irregular y se le escapó el ‘Pichichi’ del año 2017 que ganó Messi con 54 tantos.

El inestable Sergio Ramos perdió la cabeza y desquició a su equipo que acabó con 10 y en manos de un líder ya con 25 invictos

El Barça obtuvo más que un triunfo sobre el gran rival, una ventaja en la tabla que le vendrá muy bien para administrarse de cara al exigente mes de enero (le esperan nueve partidos de Liga y Copa) y para la Champions ante el Chelsea. Messi , Iniesta , Luis Suárez , Piqué , todos, dejaron el christma más deseado.

Loading...