El Sevilla gana y da un paso de gigante

El Sevilla FC dio una lección de experiencia europea en el campo del Dinamo
Zagreb y, con los esfuerzos necesarios, logró llevarse una ajustada victoria (0-1) que le da muchas opciones para pasar a la ronda eliminatoria de la Champions League, siendo colíder empatado a puntos con la Juventus. El solitario gol de Nasri le sirvió a los hispalenses para lograr unos tres puntos que no vieron peligro a pesar de que el equipo especuló.

Con el transcurso de los primeros minutos ya se pudo ver por donde irían los tiros. El Sevilla, de nuevo con un 3-5-2, mantenía el control del juego mientras que un Dinamo
Zagreb replegado confiaba en la velocidad de Soudani y Fernandes para salir a la contra, algo que no llego a ocurrir.

Pronto se vio que las claves estarían en los carrileros. Mariano y Escudero fueron un puñal constante para los croatas, que no supieron como frenarlos. La primera parte fue para el brasileño, que vio como sus asistencias fueron repelidas por Schildenfeld en los primeros compases del partido. Incluso tuvo el primer disparo del encuentro Mariano, pero una gran estirada de Livakovic evitó el tanto.

Fue Nasri el que adelantó al Sevilla justo después de errar un gol a bocajarro tras una gran asistencia de Escudero. No falló a la segunda el francés tras finalizar una brillante jugada colectiva del equipo nervionense. El ‘MudoVázquez condujo, dejó para Mariano que, con un pase adelantado, dejó solo a Nasri para que definiera al primer toque (37’).

La segunda parte empezó con un Dinamo
Zagreb consciente de que necesitaba más para hacer daño a la portería de un inédito Sergio
Rico. Los croatas adelantaron las líneas de presión pero aun así no lograron arrebatarle el control al Sevilla.

Seguía entrando con peligro el conjunto de Sampaoli por las bandas, en concreto la izquierda, con un Escudero con una clara vocación ofensiva. Vietto, desaparecido durante todo el encuentro, erró el segundo tanto del encuentro. Vázquez lo dejó solo ante el portero y, a pocos metros de la línea, el argentino disparó directamente fuera. Esa fue la última opción clara del Sevilla.

El Dinamo
Zagreb lo intentó pero sin criterio. Soudani y Fernandes jugaban demasiado solos en ataque. Solo un remate de Schildenfeld y otro de Knezenic en los últimos minutos intimidaron a Sergio
Rico mientras que el Sevilla se dedicó a especular con el balón hasta que el colegiado decretó el final del encuentro.

Loading...