El vestuario del Barça se plantó ante Bartomeu para jugar

Los futbolistas del Barça quisieron mayoritariamente jugar el partido contra Las Palmas. Y querían hacerlo porque no deseaban perder la sustancial ventaja que llevan ahora sobre el eterno rival, el Real Madrid, que sube a siete puntos, y de seis sobre el Atlético de Madrid cuando solo se han disputado siete jornadas de Liga. El presidente Josep Maria Bartomeu habló con los capitanes (Iniesta, Busquets, Mascherano y Messi), con Gerard Piqué, y también con Ernesto Valverde. En el vestuario, le acompañaron en las consultas con el plantel el vicepresidente deportivo, Jordi Mestre, y el director de Deportes Profesionales, Albert Soler, que estuvo en contacto por la mañana con Javier Tebas, presidente de LaLiga, Juan Luis Larrea, su homólogo en la RFEF, y José Ramón Lete,secretario de Estado para el Deporte.

El presidente le comunicó primero a Iniesta, como capitán, que la prioridad del club desde la mañana, tras ver los episodios de fuerte represión policial, era conseguir el aplazamiento del encuentro. Ante la imposibilidad de hacerlo al no afirmar los Mossos d’Esquadra que la seguridad corría peligro como sí pasó luego con el Nàstic-Barça B y la negativa de LaLiga, se debatieron pros y contras. Piqué se quedó casi solo al no querer jugar el partido pero asumió luego la voz de la mayoría, que no deseaba perder seis puntos de ningún modo. Hubo un peso muy pesado que quería jugar con público pero al final se consensuó hacerlo a puerta cerrada asumiendo el presidente la decisión final. En la junta y el vestuario esgrimen que “de las posibles soluciones, era la menos mala”.

Los jugadores aportaron sus argumentos. Un importante futbolista extranjero incidió en que el Barça jugó ante el Betis el 20 de agosto a los tres días de los atentados terroristas en Barcelona y Cambrils y desde el cuerpo técnico se recordó que durante su trayectoria profesional afrontaron muchos partidos en el País Vasco tras trágicos atentados de ETA. El equipo quiso jugar y Bartomeu decidió que así fuera. En caso contrario, más que seis puntos menos, en el club habrían perdido a la plantilla con toda la temporada por delante. El equipo sabe que será duro conservar su renta pero quiere ganar esta Liga más que nunca.

Loading...