Inicio Deportes España se fue de la Eurocopa 2020 con un sabor amargo, pero...

España se fue de la Eurocopa 2020 con un sabor amargo, pero a la vez con gran satisfacción

Las expectativas con España estaban tan bajas al comienzo de la Eurocopa, que muchas casas de apuestas incluso comenzaron a ofrecer bonos de apuestas gratis para facilitar el apostar por el conjunto de Luis Enrique.

Cinco partidos más tarde, la historia ha cambiado completamente y la Selección ha demostrado ser capaz de apostar por un nuevo conjunto de jugadores que han sentado las bases para el futuro. Un equipo que funciona y donde muchas futuras estrellas brillan ya con luz propia.

El angosto comienzo; la esperada liberación

Decía Luis Enrique, tras unos primeros partidos en la fase de grupos en los que España no logró convencer al respetable por su falta de acierto de cara al gol, que el conjunto elegido para la Eurocopa no solo era uno de los mejores del torneo, sino que estaba a punto de «descorcharse» y comenzar a ofrecer alegrías.

Y así fue en el último partido de la ronda grupal y el de octavos, con 5 goles embolsados por la Selección en cada uno de ellos. Más complicado fue ganar a Suiza, pero la alegría llegó en los penaltis con un soberbio Unai Simón.

Cada una de las secciones de juego que componen el equipo nacional ha disfrutado de su propio protagonismo y momentos de exaltación en esta Eurocopa 2020. Unas muy esperadas y que, pese a la eliminación ante Italia en semifinales, no caerán en el olvido.

Porque no muchos serán los que nieguen que el conjunto español ha sido una de las grandes revelaciones de la máxima competición futbolística de naciones europeas.

Cimientos de futuro

Si hay algo que ha quedado claro tras este campeonato es que España tiene equipo para rato en lo que a la Selección de fútbol se refiere. Un nuevo conjunto, con nuevas ideas pero que ha demostrado ser solvente una vez se le ha dado la oportunidad tras los primeros partidos.

Naturalmente, esto tampoco entraba entre los pronósticos de apuestas, que han ido mejorando las posibilidades de España para alzarse como ganadora de la Euro a medida que la competición ha ido avanzando.

Pero la actitud, calidad individual y de equipo demostrada por España permiten soñar, ahora más que nunca, en los años venideros después de unos cuantos alejados de las fases finales de los grandes torneos. Y viene como anillo al dedo, claro, teniendo en cuenta la celebración del mundial de Catar el próximo año.

El trabajo de Luis Enrique y sus jugadores ahora es cristalino: consolidar, pulir y terminar de dar forma a un equipo que ha conseguido devolver la esperanza a un país y, a pesar de haber caído en semifinales, haberlo hecho con todo el honor posible.

Publicidad