Atlético de Madrid: “Costa adelanta el cotillón” – Marca.com

Diego Costa, en un entrenamiento.
Diego Costa, en un entrenamiento.

Si es cierto que creer en lo heroico produce héroes, el Metropolitano va a recibir en volandas al atacante que mejor ha escenificado el juego directo y rápido que promueve Simeone. La hinchada adelanta el cotillón en el estadio para despedir el año y recibir a uno de esos jugadores que entran pocos en la docena, porque pocos han resultado tan determinantes en el juego colectivo del equipo. Diego Costa está de vuelta y la afición lo celebra más contenta que unas pascuas, nada hay en esta vida más contagioso que el entusiasmo. Vitolo también se une a la fiesta, y el carácter competitivo del canario va a suponer un plus para el equipo. Tiene recursos técnicos en ataque, un buen uno contra uno, sabe proteger el balón y conduce. Además, en defensa repliega muy bien y cierra su banda con garantías.

Pero el protagonista de la mañana está cantado (y coreado), porque desde que se subió al autobús de los bluesel Atleti ha sido prisionero de su figura. La del nueve. La demarcación de delantero centro quedó huérfana, y las contrataciones del club ni encajaron en el juego ni aportaron los méritos por los que se pesa a los nueves, los goles. Sin el hispano-brasileño se esfumo el paraíso del gol. El gol ha sido Griezmann o el abismo. Y Costa formó él solito un sistema de ataque en toda regla.

Es cierto que la inspiración existe (en el área), tan cierto como que Diego Costa se la ganó porque siempre le pillaba trabajando: ofreciéndose, fajándose, constituyendo una amenaza constante incluso a 60 metros del área, llevando al límite a las zagas rivales. El añorado Costa es uno de esos futbolistas que nunca se achican, y sólo los que se atreven a ir demasiado lejos descubren hasta dónde pueden llegar. Aquí está otra vez, en el Atleti, y todos tan felices.

Loading...