El Barça, en alerta tras el expediente al Reus por los gritos de “independencia”

“Se mostró una enorme bandera cuatribarrada, y se gritaron cantos, seguidos masivamente, de INDEPENDENCIA”. Esta denuncia del delegado arbitral en su informe del Reus-Osasuna del pasado 23 de septiembre ha abierto un conflicto de proporciones aún inestimables.

El proceso, detallado con lujo documental por Ser Catalunya, es el siguiente: el exárbitro Fernández Marín incluyó en su informe la exhibición de una bandera de Catalunya y los gritos de independencia. También reseñó que la afición visitante cantó “Qué puta es España”. El informe se trasladó al Comité de Árbitros, que el 25 de septiembre lo convirtió en una denuncia al Comité de Competición “para que se adopten las medidas disciplinarias que se consideren oportunas”.

Se da la circunstancia de que los otros estamentos que informaron del partido (el árbitro en el acta, el director de partido de la Liga y los Mossos) no observaron nada denunciable.

A partir de aquí, el presidente de Competición, Francisco Rubio, se puso manos a la obra y abrió un expediente que ha trasladado a los dos clubs y a la Comisión Estatal contra la violencia, que lógicamente también tomará cartas en el asunto. Doble vía en marcha.

En su comunicado, el polémico Rubio (sus opiniones sobre el independentismo han trascendido en las redes sociales) señala el punto clave del asunto: los hechos pueden ser considerados constitutivos de conductas de violencia, racismo, xenofobia o intolerancia en el fútbol.

Esto afecta, en el caso del Reus, tanto a la exhibición de la bandera catalana como a los gritos de independencia, que el denunciante Fernández Marín, por algún motivo, recalcaba en mayúsculas.

Competición ha designado a un jurista prestigioso y buen conocedor de la legislación deportiva, Juan Antonio Landaberea, como instructor del caso. Si el Reus es sancionado se abriría la puerta para extender el castigo, especialmente en el caso más notorio: los gritos de independencia del Camp Nou, acompañados (¿posible agravante?) de estelades.

La Federación Catalana, alertada, ha requerido información a la Española y en un comunicado considera que únicamente los cánticos de la afición del Osasuna “podrían resultar punibles”. Pero donde el asunto adquiere una trascendencia inmediata es en el FC Barcelona. Fuentes del club consultadas por este diario señalan que “esto es prácticamente imposible que prospere, sería una barbaridad” e indican que los gritos de independencia “forman parte de la libertad de expresión, no generan ninguna violencia”. En todo caso, el club blaugrana se muestra, si hace falta, “dispuesto a ir hasta el final, como ya hicimos con los silbidos al Rey en la Copa”. El Barça considera que debería producirse una intervención del secretario de Estado para el Deporte y cerrar la vía abierta.

Loading...