El Barça no entiende de fronteras

No hubo la tensión habitual, ni la trascendencia ni incluso la calidad que atesoran ambos equipos, pero el Clásico disputado en Miami deparó un partido repleto de los goles que todo aficionado estadounidense reclama. Un show con numerosas alternativas que cayó del bando del Barça después de avanzarse con dos goles en los primeros compases y de volverse a poner por delante tras la reacción del Madrid. Piqué acabó por certificar un triunfo que además ratificó la primera y anecdótica International Champions Cup para los azulgranas.

El soccer se convirtió en fútbol a base de marketing en la ciudad de Florida. El Hard Rock Stadium, plaza habitual de los Miami Dolphins, de la NFL, tuvo el privilegio de ser el primer escenario estadounidense donde el blanco y el azulgrana se entremezclaban con el verde del césped. Un duelo con el cartel de amistoso, aunque ese calificativo resulte paradójico cuando los dos gigantes del fútbol mundial saltan a un mismo terreno de juego.

No lo fue en 1982, cuando ambos libraron el primer duelo fuera de territorio español, en la ciudad venezolana de Barquisimeto, y que acabó con victoria madridista por la mínima con un único gol de Vicente Del Bosque. Pero la última vez que ambos se enfrentaron sin nada importante en juego data de septiembre de 1991 en el llamado ‘Desafío Canal +’. Otro producto de la ingeniería publicitaria. Un encuentro creado por la cadena privada para captar abonados en sus primeros meses en antena.

Pese a ser pretemporada, el peso de la historia influyó más que las aún poco rodadas piernas de los futbolistas

Sin duda, Barça y Madrid, más allá del fútbol ofrecido durante 90 minutos, ejercen un reclamo perfecto para traspasar cualquier frontera y en esta ocasión se encargaron de encandilar a la creciente afición estadounidense, además de llenar las arcas de todos los involucrados en el encuentro. Cientos de dólares, y algunos miles, se gastaron los 65.000 aficionados que abarrotaron las gradas. Un desembolso que para su fortuna estuvo acompañado de un digno espectáculo en el rectángulo.

Pese a ser pretemporada, el peso de la historia influyó más que las aún poco rodadas piernas de los futbolistas y la intensidad fue la primera protagonista. Tanto Valverde como Zidane le dieron oficialidad al duelo poniendo a su equipo de gala desde el pitido inicial, aunque con la destacada ausencia de Ronaldo en el bando merengue, aún de vacaciones y pendiente de declarar por presunto fraude fiscal el próximo lunes.

Messi sentó a Modric con un recorte marca de la casa y con algo de fortuna inauguró el marcador

Entre los azulgranas, Neymar partió de inicio en el que quizá haya sido su última participación en un Clásico.Las dudas, o no, en su cabeza por su futuro, se toparon en el primer minuto de juego con un problema físico en su tobillo que captó toda la atención de las cámaras, con un bonito primer plano de sus nuevas botas, y de paso hizo temblar todos los cimientos del PSG.

Mientras el brasileño se recuperaba, se estrenó con el esférico Messi. La última vez que el argentino tocó un balón contra los blancos fue para enmudecer al Bernabeu y como si aún conservara la magia de aquel momento, se internó en el área para inaugurar el marcador. Sentó a Modric con un recorte marca de la casa y con algo de fortuna, el balón tocó en Varane, logró inaugurar su casillero goleador en lo que va de curso.

Neymar aquejado de un golpe en el tobillo. Neymar aquejado de un golpe en el tobillo. (AFP)

El Madrid no comparecía en Miami. Sin apenas tiempo para asumir el marcador llegaba Neymar por su banda preferida para conectar con Rakitic en la frontal. El croata ofreció a los espectadores una de sus mejores virtudes y con un disparo seco puso el segundo para los azulgranas en apenas cinco minutos de juego.

Insistían los pupilos de Valverde en la portería defendida por Navas. Los blancos parecían seguir la pésima tónica exhibida contra el City cuando sin previo aviso apareció Kovacic al borde del área azulgrana, que receloso de su compatriota, acortó distancias con un gran disparo ajustado al palo. Un bálsamo para los de Zidane.

Los 22 protagonistas pasaron el relevo entonces a Marc Anthony que captó la atención de todos los focos durante un descanso atípico de media hora

Se igualaron las fuerzas en un partido sin defensas ni centro del campo. Un correcalles con constantes llegadas al área. De infarto a otras alturas de la temporada. Perdonaron Neymar y Messi dos ocasiones claras y como dicta la norma en el fútbol, no perdonó Asensio pocos minutos después. El mallorquín culminó una contra blanca tras un mal córner y un peor repliegue barcelonista.

Los 22 protagonistas pasaron el relevo entonces a Marc Anthony que captó la atención de todos los focos durante un descanso atípico de media hora. Un show con sabor a Superbowl acompañado de los siempre bienvenidos fuegos artificiales. Se reanudó el duelo pero ambos conjuntos se dejaron en el vestuario parte de la presión y ritmo mostrado en el primer acto.

Piqué en el remate de su gol. Piqué en el remate de su gol. (AFP)

La pretemporada empezó a pesar pero no para Piqué, que siempre acepta de buen grado cualquier opción de marcar al eterno rival. Se sumó al ataque el zaguero en una jugada a balón parado y tras deshacerse de su marca batió al meta costarricense. El cansancio comenzó a hacer mella y la batería de cambios en ambos conjuntos acabó por desvirtuar el choque.

Se sintieron más cómodos los blancos con el fondo de armario en el campo. Ni una sola llegada barcelonista a las inmediaciones de Navas en los últimos compases mientras Cillessen se lucía en dos ocasiones con sendos disparos de Isco. Sin Ramos en el campo, la épica madridista quedó pendiente para la parroquia merengue en Estados Unidos.

Victoria azulgrana en el primero, y menos importante, de los tres encuentros que ambos conjuntos disputarán en los próximos días. La Supercopa espera y para entonces, sin tanto glamour ni expectación, se empezará a marcar el camino de una temporada donde solo el fútbol y las circunstancias de los dos colosos serán los protagonistas.

Loading...