Inicio Fútbol Barça El Barça ya ha gastado más del doble de lo que cobró...

El Barça ya ha gastado más del doble de lo que cobró por Neymar

El Barcelona es el equipo que más ha gastado en el último año en fichajes. El conjunto culé ingresó 222 millones de euros por la venta de Neymar y entendieron que debían emplear ese dinero en nuevos fichajes que hicieran reponerse a una plantilla que había quedado tocada anímica y deportivamente tras la marcha del jugador carioca. Sin embargo, la dirección deportiva no ha sabido emplear bien ese montante que recibieron del PSG y han doblado la cantidad invertida en reforzarse. En total, han gastado un total de 474 millones de euros en fichajes desde la marcha de Neymar.

Primero fueron Paulinho y Dembelé, por los que pagaron 40 millones y 145 (105+40) respectivamente. Para después invertir en el mercado invernal 12 en Yerry Mina y 160 (120+40) en Coutinho. Por aquel entonces, nadie entendió ninguno de los fichajes. Cierto es que Paulinho -gran desconocido en Europa- rápido borró el mal cartel que traía al llegar de la Superliga china y rindió muy por encima de lo esperado. No sucedió lo mismo ni con Dembelé ni con Mina. Y en el caso de Coutinho, no se comprendió el por qué su llegada en enero, con la Liga más que encarrilada y sin poder contar con él en Champions League.

Dembelé se lesionó en dos ocasiones y apenas contó el pasado curso con minutos. Pese a ello, dejó algún vislumbre de lo que puede llegar a aportar al equipo aunque la sensación es que la millonada pagada era excesiva. Algo a lo que hay que añadir la llegada de Malcom, que competirá con el directamente por un puesto.

Por su parte, Mina nunca encajó en los planes de Valverde. Llegó para subsanar la baja de Mascherano y su nivel fue cuestionado desde el primer día, incluso Vermaelen llegó a estar por delante del colombiano. Sólo tras su gran Mundial ha desatado algún tipo de esperanza.

Tras los cuatro refuerzos del club el pasado curso, para la próxima campaña se han realizado ya otros tres fichajes: Arthur, Lenglet y el recién llegado Malcom. En esta ventana estival, los barcelonistas se han dejado ya una cantidad superior a los 100 millones.

El primer refuerzo de los blaugranas era Arthur. El jugador es un auténtico desconocido en el fútbol europeo aunque su juventud ha hecho que se haya pagado por él a Gremio 31 millones, que puede llegar a los 40 por objetivos. Por su parte, el ex del Sevilla llega para reforzar la defensa y para cerrarle, de paso, la puerta a Mina. Por Lenglet pagaron la cláusula de rescisión, que ascendía a los 35 kilos.

Los tumbos del conjunto azulgrana en la última época a la hora de cerrar sus fichajes son claros. Los barcelonistas fichan por último a Malcom por 41 millones al Girondins de Burdeos, cuando horas antes la Roma lo tenía hecho por 31.