El Barça gana al Depor por 4-0

Rafinha, en el momento de marcar el segundo gol (David Ramos - David Ramos / Getty)

El Barça ha resuelto por la vía rápida la visita del Depor, incómoda por el horario y por llegar después de un parón FIFA y antes de la visita del City en la Champions. Sin llegar a dar gas a fondo sino más bien con aires de siesta, el conjunto barcelonista ha liquidado al Deportivo en el primer tiempo de la mano de Rafinha, con dos goles, y Luis Suárez, autor del tercero. En el segundo, ha reaparecido un Messi en forma con gol y Paco Alcácer, que ha dado relevo al uruguayo, ha continuado con su particular gafe con el gol: Lux, que no había parado una en el primer tiempo, le ha sacado dos remates increíbles al valenciano.

Tres goles que pudieron ser un par más, dos tiros al poste y el partido resuelto ha sido el balance de la primera parte, sin que el conjunto de Luis Enrique se haya visto forzado a dar gas a fondo. El Depor ha puesto buena voluntad y en algunas fases ha exhibido buena circulación de balón, pero se ha visto desbordado en cuanto los azulgrana han acelerado con el objetivo de hacer daño.

Así, si de entrada Luis Enrique se ha mostrado comedido en las rotaciones (a pesar de que Messi ha empezado en el banquillo), en la segunda parte ha podido gestionar más los minutos: Suárez, con cuatro amarillas (y se la ha jugado en una pugna con Arribas), ya no ha salido tras el descanso. El legado del uruguayo ha sido más que notable: uno de los tres goles, una asistencia y un tiro al palo.

El gran debate semanal, la sustitución de Sergi Roberto, se ha resuelto con la ubicación de Mascherano como lateral derecho. En la media, Sergio Busquets no ha tenideo descanso de entrada y ha repetido titularidad pese al tremendo tute que arrastra y a que será fundamental en los próximos partidos. Le han flanqueado Rakitic y Arda, mientras que en ataque Messi ha empezado en el banquillo.

En situaciones de ataque, Digne se situaba como extremo y Neymar atacaba por dentro. Por la derecha, Arda pasaba al extremo mientras era Rafinha se metía en el interior y Mascherano quedaba en la derecha de una defensa de tres. A la hora dl repliegue, el clásico 4-3-3. Rafinha ha sido clave en el desarrollo del partido, tanto en la creación de juego como en la definición, marcando los dos primeros goles.

El primero, tras robar el mismo el balón en una salida desde atrás del Depor y apoyarse en una pared con Suárez antes de lanzar un gran disparo que Lux se ha comido. Y el segundo, tras recoger un rechace del meta a un cabezazo de Piqué tras falta lanzada por Neymar. Antes del descanso, Luis Suárez ha puesto el 3-0 tras recoger un pase interior magistral de Neymar, sentar al central Albentosa con un giro y fusilar a Lux.

Aún ha tenido tiempo de mandar un balón al poste en una jugada rapidísima del equipo. Era el segundo: a los siete minutos había sido Neymar el que había estrellado un balón en el larguero, con cabezazo del uruguayo alto en el rechace.

Y si Neymar había sido el protagonista, junto a Rafinha, del primer tiempo, Messi lo ha sido en el segundo. Leo ha entrado por Busquets y Rakitic se ha ubicado como mediocentro. Nada más entrar, otro pase interior estratosférico de Neymar que el argentino ha aprovechado. No era el primer balón que tocaba, pero sí el segundo. El gol, junto con la expulsión de Laure poco después por propinar un codazo a Neymar, liberaba al Barça de cualquier angustia y dejaba libre el camino de una goleada más amplia, que desde luego pudo llegar de la mano de un Messi desatado e imparable.

Pero el gafe de Alcácer es increíble. Primero Lux ha sacado de forma increíble un gran cabezazo del delantero, que ha picado abajo tras centro de Messi tras jugada del rosarino. Y después, Piqué le ha dejado un balón a centro de Neymar. Su remate, sin oposición, se lo ha encontrado el portero. Y, ya en el descuento, ha rematado fuera solo ante puerta tras jugadón de Messi y centro de Arda. Cosa de ‘meigas’.

Finalmente, 4-0 para un Barça espectacular.

Loading...