Inicio Fútbol Barça Valverde: “No podemos quedarnos en casa lloriqueando, tenemos mucho que ganar aún”

Valverde: “No podemos quedarnos en casa lloriqueando, tenemos mucho que ganar aún”

Ernesto Valverde venía dispuesto para el bombardeo periodístico. Se presentó en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva Joan Gamper sabiendo, consciente, de que todo aquello que él sospechaba (“les ha pasado a todos los entrenadores del Barça ¡cómo no me va a ocurrir a mí tras una derrota!”) iba a producirse: entrenador conservador, plantilla minusvalorada o de insuficiente calidad para afrontar todas las competiciones, traición al ADN del Barça, fracaso, jugadores que le recriminaron el planteamiento de Roma…Y a todo ello respondió con la sensación de que, en efecto, la eliminación europea ha afectado y muy seriamente al vestuario, pero también con la idea de que “no podemos quedarnos en casa lloriqueando, pues tenemos aún muchas cosas que ganar. No nos impulsa lo que hemos perdido, sino lo que nos queda por ganar, que es mucho. Si en agosto, cuando perdimos la Supercopa ante el Real Madrid, nos dicen que, a falta de siete jornadas, con 10 puntos, somos campeones, no nos lo hubiéramos creído”.

Va en el cargo asumir las críticas

Valverde confesó que tenía muy claro que “en cuanto llegase una derrota importante, sonada, habría barra libre para decir lo que fuese, para criticarlo absolutamente todo”. De ahí que se esperase las preguntas sobre si había traicionado el tradicional juego del Barça (“no, de ninguna manera y, la verdad, yo no me pondría tan dramático”, le dijo al periodista que se lo preguntó), sobre si se sentía respaldado o si estaba en el peor momento de su carrera (“no es el peor momento de mi carrera, no, y lo único que puedo decir es que, ahí dentro, todos estamos unidos”) y, sobre todo, si se sentía señalado por la eliminación de Champions: “Cuando firmé por el Barça, sabía que podía llegar un momento así, por supuesto. Ha llegado y lo asumo porque va en el cargo”.

En ese sentido, el ‘Txingurri’ lo que sí quiso recordar es que “en agosto, cuando caímos en la Supercopa, se produjo casi, casi, el final del mundo, la hecatombe, fue tremendo y el equipo se unió y, no solo se levantó, sino que hemos llegado a los últimos meses de la temporada en una situación privilegiada que, entonces, nadie pronosticaba”. De ahí que Valverde espere y desee que el equipo mañana, ante el Valencia, salga, de nuevo, a ganarse al público, a jugar y ganar el partido desde el minuto uno y a demostrar que “está a solo 10 puntos de ganar otra Liga, el torneo de la regularidad, el que demuestra que eres el mejor a lo largo de toda la temporada”.

“En agosto, cuando perdimos la Supercopa, también era el fin del mundo, la hecatombe y el equipo se levantó y estamos a 10 puntos de ganar la Liga y jugar la final de Copa”

Ernesto Valverde

Entrenador del Fútbol Club Barcelona

Valverde, que volvió a disculparse frente a la afición culé “porque ellos, como nosotros, tenían mucha ilusión en esta Champions”, recordó que tres equipos que son líderes en sus respectivos países y que son los grandes favoritos para llevarse el título (Manchester City, Juventus y Barça) están fuera de las semifinales de la Champions y, encima, los tres, en un momento u otro de los cuartos, han encajado un 3-0. “La Liga es el torneo de la regularidad y, en la Champions, no puedes sufrir una mala noche. Si la tienes, puedes ser eliminado. Si sufres esa bajonazo, caes”.

La tristeza de Piqué y Messi

El ‘mister’ azulgrana reconoció que de las derrotas se aprende mucho más que de las victorias. “Pero hemos de dejar de pensar, ya mismo, en el partido del martes, porque seguimos pensando en él el miércoles y seguíamos perdiéndolo, pensamos en él el jueves y continuábamos perdiendo, así que hay que pensar en el Valencia y en los tres primeros puntos a descontar de los 10 que necesitamos para ser campeones de Liga, que es una gran conquista”.

La última pregunta fue, sí, demoledora al señalarle un periodista si la actitud triste de Gerard Pique Leo Messi en el inicio del entrenamiento de hoy “tiene algo que ver con que fueron los dos jugadores que, al término del partido del Olímpico de Roma, le pidieron explicaciones por el planteamiento que usted había hecho del encuentro”. Hubo un silencio tremendo y Valverde regresó a su reflexión inicial: “No tengo nada que decir sobre eso, entre otras cosas porque no hubo nada de todo eso. Insisto, como ahora hay barra libre, se puede decir cualquier cosa”.