El Getafe regresa a Primera un año después de descender (3-1)

Del Coliseum tenía que salir un equipo de Primera y ese es el Getafe, que acompañará al Levante y Gerona en el ascenso. Al final, los tres primeros clasificados en Liga subieron a Primera. Desenlace de justicia. El Getafe regresa a Primera un año después de descender. Toda hazaña tiene un héroe y el de este partido fue Pacheco, autor de dos goles. El héroe del ascenso fue Bordalás, que cogió al equipo penúltimo en la octava jornada y lo ha llevado a Primera.

Las ganas por subir a Primera de uno y otro convirtieron el partido en un desfile de emociones. Magnífico a ojos del aficionado, nocivo para el corazón de los entrenadores. A los treinta segundos, saque de esquina a favor del Tenerife. En el minuto 2, ocasión clarísima para Amath, 2’ que estaba en posición correcta pese a que el árbitro pitó fuera de juego. Igual daba una cosa que la otra porque Amath la había desperdiciado.

Dos minutos y dos llegadas del Tenerife. El Getafe lo estaba pasado mal. Sobre todo sus centrales y en especial Gorosito, demasiado intranquilo. Pero de repente la tendencia del partido cambió por completo y se entró en una fase de oleadas azulonas. En el 7’, un disparo de Chuli sacó astillas de la escuadra. En el 8’, Camille cometió penalti a Molina, el árbitro no lo vio y la jugada acabó en córner, y de ese saque de esquina llegó el primer gol, de Faurlin, el mediocentro argentino nacido en Rosario. En nueve minutos el Getafe le había devuelto el resultado al Tenerife y con la misma jugada, un remate en un córner.

Ahora el obligado a marcar gol era el Tenerife. El Getafe le interesaba anestesiar el partido, pues el 1-0 le daba el ascenso en caso de prórroga al no haber penaltis, pero no se conformó y fue a por más. Y lo hizo con determinación y prisa. El 2-0 llegó en el 13’, una buena triangulación en ataque con llegada al área de Chuli y pase atrás al segundo palo, por donde apareció Pacheco tan solitario que le dio tiempo a mirar y a pensar por donde lanzaría el balón, ajustándolo al poste derecho de Dani Hernández. Gol. 2-0, pero para el Tenerife poco cambiaba la escena pues seguía necesitando un gol.

Lo consiguió a los cuatro minutos. Jugada de Gaku por la banda izquierda con centro raso al área que Lozano, lanzándose acertó a meter la puntera y batir a Guaita. Ahora al que le hacía falta un gol era al Getafe, que lo lograría en el 37’ al remachar un despeje del portero a remate de Molina tras jugada de Portillo. Cuatro goles en poco más de media hora. La efectividad en el partido estaba siendo tal que en la grada el público comenzaba a recordar aquel 3-5 con el que el Getafe subió en Tenerife en 2004.

Comenzó la segunda parte con la misma necesidad del Tenerife de conseguir un gol, y Martí barajó sus cartas, a la ducha el japonés Gaku y al césped Aarón Ñíguez, el hermano del rojiblanco Saúl que en el primer balón que tocó hizo una jugada que firmaría su propio hermano, librándose de dos rivales a la vez haciendo una roulette.

El paso del tiempo apuraba a al Tenerife, que estiró el partido para provocar espacios. Eso le exponía a riesgos, como la contra de Molina en el 71’, quien arrancó con el balón desde el centro del campo y llegó a plantarse ante Dani pero, asfixiado ya, golpeó mal y desviado.

Los últimos diez minutos fueron los del miedo. Los del Getafe por perder lo que hasta ese momento tenía conseguido. Los del Tenerife, por no conseguir lo que estaba buscando con tesón, un gol. Amat lo tuvo, pero lo evitó Guaita. El Getafe, a Primera.

Loading...