Cristiano se lleva el Oro

Nunca pudo pensar que a los 31 años, en la madurez de su carrera, conquistaría todos los triunfos soñados desde niño. Durante tres lustros ha luchado por ganar la Champions, el Balón de Oro y un título con Portugal. Había conseguido la Copa de Europa en 2008 y en 2014. Había celebrado el Balón de Oro en 2008, en 2013 y en 2014. Por fin, el triple éxito le ha abordado este año, doce temporadas después de llorar junto a su ídolo, Figo, en aquella final de Lisboa que su selección perdió ante Grecia. Cristiano tenía entonces 19 años y quería comerse el mundo. Alex Ferguson, su padre deportivo, le había fichado para el Manchester United diez meses antes. Se estaba comiendo, en efecto, el mundo. Pero la derrota en su país con la rojiverde le dio la primera lección de la dureza de este deporte: hay que saber perder a lo grande, asumirlo y saber remontar. Ayer, Ronaldo, el líder del Real Madrid, fue galardonado con el cuarto Balón de Oro de su carrera en esta guerra sin fin que mantiene con Messi por el reinado mundial. El combate queda 4-5. Continúa. Los dos han conquistado el planeta fútbol desde 2008. Y amenazan con seguir.

Ronaldo conoció la noticia en Yokohama, a las cuatro de la mañana. Florentino Pérez, Zidane y muchos de sus compañeros estaban despiertos y le felicitaron

El luso conoció la noticia de su cuarto Balón áureo en Yokohama, donde se encuentra concentrado con el Real Madrid para rematar un año inigualable con el Mundial de Clubes como último objetivo de 2016. Fue felicitado por Florentino Pérez, por Zidane y por muchos de sus compañeros, que estuvieron despiertos hasta las cuatro de la mañana, hora japonesa, las ocho de la tarde en España, para escuchar oficialmente la concesión del galardón al mayor artillero de la historia del club, 376 tantos en 365 partidos con la camisola blanca. Hubo alegría en esos instantes. Zinedine le abrazó. Y el capitán volador de los goles, Ramos. Y Marcelo. Y su hermano Pepe. Y ese gallego llamado Lucas que le da pases de oro, como el Balón.

51 goles en 2016

Ha recibido el trofeo individual más prestigioso del mundo por ser decisivo en los éxitos del Real Madrid y de Portugal. Ha anotado 38 dianas con su equipo y trece con su equipo nacional a lo largo de estos doce meses, una cifra que espera mejorar en los partidos del Mundial de Clubes ante el América, mañana, y en la ansiada final del domingo. Fue determinante en la Undécima, con 16 dianas en toda la competición, segunda mejor marca histórica, solo superada por los 17 que él mismo firmó en la Décima. Clasificó al Real Madrid para semifinales gracias a sus tres goles al Wolfsburgo en una noche épica, que remontaron el desastre sufrido en Alemania, aquel 2-0 que sembró las alarmas por exceso de confianza. Quedó patente, una vez más que en Europa no hay enemigo pequeño.

En 2016 marcó 38 goles con el Real Madrid y trece con Portugal. Fue determinante en ambas escuadras. Salvó a los blancos con su triplete frente al Wolfsburgo y salvó a su selección en los momentos críticos

También fue letal con su equipo nacional. Salvó a su selección en la Eurocopa con goles clave cuando la continuidad estaba en juego. Demostró ser importante cuando se le necesita.

«Soy muy feliz por conseguir este cuarto Balón de Oro en mi carrera», manifestó el luso desde Yokohama. «Es otro premio al trabajo de tantos años y a la constancia por querer ser siempre el mejor».

Loading...