El enfado del Madrid con el videoarbitraje

El videoarbitraje no está generando demasiados adeptos en su estreno en una competición oficial de clubes. Si el pasado miércoles ya hubo bastante polémica en el Atlético Nacional-Kashima Kantlers por el primer tanto de los japoneses, logrado tras un penalti sancionado por este nuevo sistema, ayer también hubo controversia en la segunda semifinal del torneo, ganada con claridad por el Real Madrid, pero con cierto revuelvo final.

A diferencia del duelo entre colombianos y nipones, el uso del videoarbitraje no resultó decisivo, pero eso no fue óbice para que dejara un poso de amargor en el conjunto blanco. El segundo tanto del Madrid, logrado por Cristiano Ronaldo en el minuto 93, enfadó bastante a los jugadores de Zidane. El colegiado Enrique Cáceres, a instancias de los dos asistentes de vídeo, decidió anular el gol del portugués por un supuesto fuera de juego e, incluso, cogió la pelota y la llevó justo a la posición en la que Cristiano estaba en posición antirreglamentaria para que el América reiniciara el juego.

El luso, indignado, como el resto de sus compañeros, no daba crédito a lo que estaba viendo. Pero a los pocos segundos de no dar por válido el tanto, el árbitro paraguayo dio marcha atrás y trasladó el balón al centro del campo, dando por buena la diana de Cristiano, mientras los madridistas se miraban con cara de asombro preguntándose qué había pasado.

Mensaje a la FIFA

Luka Modric, nombrado mejor jugador del partido, aprovechó el reconocimiento para mandar un mensaje rotundo a la FIFA: «No me gusta el videoarbitraje. Es muy lento y crea mucha confusión. En la reunión que tuvimos con la FIFA para explicarnos su funcionamiento no escuché mucho, pero en la práctica puedo decir que espero que no se siga utilizando. Para mí, no es fútbol. Los jugadores tenemos que centrarnos en el partido, pero las primeras sensaciones de este nuevo sistema no son buenas».

Zidane también reconoció que el videoarbitraje aún está algo verde, pero en su habitual línea de prudencia no fue tan severo como el futbolista croata: «Nos tenemos que adaptar a lo que quiere la FIFA. Quizás no se sabía del todo si era fuera de juego o no. Así que se ha mirado y se ha confirmado que Cristiano estaba en posición legal, pero es cierto que la jugada ha creado confusión. Si con este sistema la FIFA buscar mejorar, es bueno para el fútbol, pero las cosas deben estar más claras en próximas situaciones, no como ocurrió en la jugada de Ronaldo».

Dos polémicas en dos días

Con tanto ruido, tuvo que ser David Elleray, director técnico de la International Football Association Board y exarbitro, quien echara una mano a la FIFA, defendiendo su actuación en estas dos polémicas jugadas que han marcado las semifinales del Mundial de Clubes: «Es importante tener en cuenta que los VAR pueden utilizarse para ayudar en las decisiones de fuera de juego si la infracción se produce en una jugada de gol o de penalti. Este punto se explica en las decisiones sobre los cambios en el juego incluidas en el protocolo».

La UEFA también se pronunció al respecto, y como no podía ser de otro modo, no fue precisamente para echarle un cable a sus «colegas» de la FIFA: «De momento, es sólo un experimento. Vamos a ver qué pasa en el futuro, pero no está en nuestros planes usarlo», manifestó su presidente, el esloveno Aleksander Ceferin.

Loading...