La pegada de Cristiano da media Liga al Madrid

Un punto le falta al Real Madrid para ser campeón de Liga después de lograr la victoria en Vigo, ante un Celta que naufragó ante la enorme pegada de los blancos. De nuevo Cristiano Ronaldo, con dos dianas, sentenció un partido que los gallegos controlaron mientras jugaron con once, pero que nunca estuvieron cerca de ganar. Aspas terminó expulsado de manera injusta y lo que era un encuentro honrado lo deslució el colegiado con decisiones erróneas contra los gallegos. Martínez Munuera cercenó las opciones de los de Berizzo, que terminaron desangrados y con la sensación de que su rival jugaba con todas las cartas a su favor. La victoria otorga a los blancos la posibilidad de ser campeones con un punto, por el que deberán pelear en Málaga este domingo.

“Es feliz el que soñando, muere. Desgraciado el que muera sin soñar”, una lección de Rosalía de Castro, precursora de la literatura gallega, aplicable a este Celta que, como ante el Manchester United, perdió ante el Madrid. Pero lo hizo soñando y creyendo, y manteniendo en vilo, por ende, a un Barça que dependía en cuerpo y alma del conjunto gallego.

Cristiano Ronaldo se ha reivindicado en este final de temporada como un rematador infalible

Pero el Madrid, que se jugaba más, despertó a golpe de gol al equipo gallego. Ganaron los blancos por su contundencia ante la portería de Sergio Álvarez. Porque Cristiano Ronaldo se ha reivindicado en este final de temporada como un rematador infalible. Las dos primeras ocasiones de que dispuso fueron gol y condicionaron de manera sobresaliente el duelo.

El fútbol son momentos y el Celta de Berizzo ha coleccionado muchos durante esta temporada. No hay títulos en su palmarés, pero en el imaginario colectivo futbolístico quedan las hazañas protagonizadas por los vigueses ante el Barça en la Liga, ante el Real Madrid en la Copa y en la Europa League, en el dramático duelo ante el Manchester United. No quedará en el recuerdo, sin embargo, este duelo ante un Real Madrid exigido pero solvente, al que la delantera gallega no logró hacer más que un rasguño.

El delantero portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo celebra uno de sus goles ante el Celta de Vigo El delantero portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo celebra uno de sus goles ante el Celta de Vigo (Salvador Sas / EFE)

Nada decidía el partido, pues todavía resta una jornada por disputarse, pero en juego había tres puntos fundamentales para el campeonato. Y ambos salieron a competir con sus mejores armas, como debe ser en una competición de la seriedad de la Liga española. Moleste a quien moleste, Berizzo formó con su mejor once en su intención de ganar para devolver a su público en forma de triunfo todo el cariño recibido tras la eliminatoria ante el Manchester United.

Zidane entendió la dificultad del encuentro y alineó al teórico equipo A, en el que incluyó a Danilo en lugar de Nacho. Sin embargo, el Madrid fue un equipo camaleónico que vivió siempre a expensas de su rival, pero por delante en el marcador. El Celta intentó ahogar la salida de los blancos, mientras los de Zidane esperaron a generar superioridad en los contraataques. Lo lograron pocas veces pero, cuando superaron la primera línea de presión gallega, generaron peligro con mucha facilidad sobre la portería de Sergio.

En Vigo la afouteza promulgada por Berizzo es casi una religión y los locales no dejaron nunca de intentarlo

Producto de ello llegó el primer tanto del partido. No fue un error celeste, pero sí un acierto blanco. El balón llegó de rebote a la frontal del área y Cristiano (min. 10), con la zurda, soltó un latigazo que coló el balón pegado al palo. Todavía no se habían visto a los porteros en acción y los blancos ya estaban por delante en el marcador. Peleaba el Celta por la victoria como equipo honrado y ganaba el Madrid, haciendo gala de una pegada descomunal.

El tanto no afectó a los locales que, ayudados por el conservadurismo blanco, percutieron todavía con más entrega. El equipo de Berizzo no se vino abajo, consciente de que se reencontraba por primera vez con su afición tras la eliminación de la Europa League. El Madrid prefería buscar el contragolpe y cuando recuperaba, dormir el partido para que los gallegos perdiesen la fe en su cometido.

Iago Aspas se va expulsado de Balaídos Iago Aspas se va expulsado de Balaídos (Miguel Riopa / AFP)

Pero en Vigo la ‘afouteza’ promulgada por Berizzo es casi una religión y los locales no dejaron nunca de intentarlo. Rozó el gol Wass a la media hora con un disparo de falta desde la frontal. En ese momento irrumpió en escena la figura de Iago Aspas, el mejor futbolista del partido. El de Moaña abandonó su posición en la banda para desequilibrar por el centro y en los minutos antes del descanso dispuso de las mejores ocasiones de su equipo.

El pichichi español en la Liga, con 18 tantos, lo probó desde todos los ángulos, pero no tuvo su día de cara a gol. Sus disparos desde la frontal siempre se marcharon fuera de la portería de Navas. El Celta gobernaba el partido en su totalidad ante la pasividad blanca, que había decidido ser un equipo encajador, a la espera de que su pegada hiciese el trabajo sucio, si llegaba a necesitarlo.

Comenzó el segundo tiempo como terminó el primero. El Celta probando y el Madrid matando. Falló Guidetti, acertó Cristiano

Antes del intermedio, los gallegos reclamaron unas manos claras de Varane dentro del área, que el árbitro no señaló. Martínez Munuera amonestó a Aspas por protestar una jugada que no admitía discusión. La decisión del colegiado a la postre sería determinante para el desenlace del encuentro.

Comenzó el segundo tiempo como terminó el primero. El Celta probando y el Madrid matando. Falló Guidetti, acertó Cristiano. El sueco con retranca gallega tuvo una nueva tarde para olvidar. En la enésima que no acertó a rematar construyeron los blancos el contragolpe para que Cristiano rematase el segundo y se pusiese media liga en el bolsillo.

Desde ese momento siete hombres blancos se mantuvieron por detrás del balón para mantener el fantástico botín. Hasta que el árbitro Martínez Munuera decidió convertir un partido de alternativas en un despropósito, al expulsar a Iago Aspas. El colegiado estimó que el delantero gallego fingió una caída en el área, pero el contacto de Sergio Ramos fue muy claro y mereció la pena máxima. Diferente criterio tuvo con Casemiro en la siguiente jugada, que propinó una patada en la rodilla a Wass en un contragolpe y se quedó sin ver la segunda amarilla.

Cristiano Ronaldo marca su primer gol Cristiano Ronaldo marca su primer gol (Octavio Passos / Getty)

Balaídos se rebeló contra el colegiado por echar a su capitán general, mientras el equipo se sentía tocado en su autoestima. Pese a ello sacó fuerzas de flaqueza para venirse arriba y, sin su mejor futbolista, meter miedo al Madrid. Con diez hombres fue capaz de crear peligro y hasta de recortar distancias. Guidetti, de rebote, acertó por primera vez en toda la noche. Pero en casa del pobre todo son lamentos y en la jugada siguiente Benzema puso el 1-3 en el marcador.

De ahí al final, los blancos pudieron lograr un resultado de escándalo. El Celta, desagraviado por el colegiado, murió desangrado ante un rival que jugaba con todas las cartas a su favor. Sergio Álvarez evitó el bochorno, pese a que Kroos hizo el cuarto en la recta final. El Madrid vivió de sus goles también en Balaídos y eso le deja al borde del campeonato tras cinco años en blanco.

Celta, 1 – Real Madrid, 4

1 Celta de Vigo: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Cabral, Roncaglia, Jonny; Wass, Hernández, Jozabed (Marcelo Díaz, min.74); Iago Aspas, Pione Sisto (Pape Cheikh, min.84) y Guidetti (Beauvue, min.84).

4 Real Madrid; Keylor Navas; Danilo, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Modric, Casemiro (Kovacic, min.73), Kroos; Isco (Lucas Vázquez, min.84), Cristiano Ronaldo (Asensio, min.84) y Benzema.

Goles: 0-1 Cristiano Ronaldo, min.10; 0-2 Cristiano Ronaldo, min.48; 1-2 Guidetti, min.69; 1-3 Benzema, min.70; 1-4

Árbitro: Martínez Munuera (colegio valenciano). Expulsó a Iago Aspas (min.62) por doble amonestación y al segundo entrenador del Celta Ernesto Marcucci (min.66). Además, mostró tarjeta amarilla a Jonny, Guidetti, Hugo Mallo y Hernández por parte del Celta de Vigo, y a Casemiro y Sergio Ramos por parte del Real Madrid.

Incidencias: Partido aplazado correspondiente a la vigésimo primera jornada de la liga Santander disputado en el estadio municipal de Balaídos ante unos 22.838 espectadores.

Loading...