Hamilton, el triunfo de un estilo de vida diferente

Lewis Hamilton se coronó campeón del mundo de F1 por cuarta vez en el GP de México de F1. El piloto británico ha vuelto a lo más alto de la F1 después de perder el pasado título ante Nico Rosberg. Muchos apuntaron que aquel Mundial se le escapó a Lewis Hamilton por sus constantes desconexiones y su peculiar estilo de vida, basado en divertirse y disfrutar siempre que puede. En 2017, Lewis también vivió un momento crítico en el que se volvió a cuestionar su forma de ver la vida, y de nuevo, logró salir del túnel sin cambiar ni un ápice sus ideas, ganando el campeonato fiel a lo que es.

Uno de los peores momentos que vivió Hamilton en este Mundial de F1 en 2017 se produjo antes del GP de Gran Bretaña de F1, cuando fue duramente criticado por no acudir al ‘F1 Live’, la gran fiesta que montó Liberty media en plena Trafalgar Square de Londres para acercar el ‘Gran Circo’ a la gente. Lewis fue el único que no acudió, abogando que estaba centrado en prepararse lo mejor posible para el GP de Gran Bretaña. En realidad, se había cogido unos días de relax en Grecia junto a sus amigos, done no dudó en compartir imágenes y vídeos de fiestas privadas.

“He estado relajándome los últimos días y llego con mucha ilusión y muchas ganas a este GP. Tenemos la lucha por el título que es lo más importante y está muy apretado, pero llegar a mi casa y estar en la casa del motor significa mucho para mí, así que intento prepararme de la mejor manera posible”, se defendió el inglés días antes de callar de nuevo a sus críticos ganando con otro recital en casa.

Lewis venía de un inicio de campeonato muy difícil. La hegemonía de Mercedes parecía haber acabado y Ferrari se estaba mostrando muy fuerte. Lewis solo había podido ganar tres de las primeras 9 carreras y acumuló una quinta y una cuarta plaza en Azerbaiyán y Austria respectivamente. Estaba hundido, con Vettel en lo más alto, absolutamente crecido. Pero fue irse de fiesta y todo pareció cambiar.

“No he estado en el teléfono en los últimos días. Lo he encendido un par de veces para ver los mensajes pero intento mantenerme fuera del teléfono. Creo que me he preparado de la mejor forma posible y es lo que puedo hacer. Todo el mundo puede tener su opinión. La temporada es muy intensa y yo intento prepararme de lo mejor forma posible”, apuntó en aquella tensa rueda de prensa previa al GP de Gran Bretaña, una carrera que terminó celebrando junto a la marea de fans que saltó a la recta principal del trazado de Silverstone.

Volvieron las dudas

De nuevo, otro parón de verano fue clave. Sebastian Vettel se marchó de vacaciones con 14 puntos de ventaja sobre Lewis Hamilton después de otro mal fin de semana para el inglés en Hungría. Tras Silvertsone, volvían las dudas. En aquella ocasión, Lewis empezó a forjar su campeonato con un gesto que dice mucho de él. Dejó el tercer lugar del podio a Bottas, que vueltas antes le había cedido la posición para que tratara escalar posiciones. “Demostré que soy un hombre de palabra”, apuntaba Hamilton tras dicho gesto en favor de su compañero y del equipo. sabía que su momento llegaría y no tenía prisa. Y llegó tras las vacaciones. Después de lo de Hungría, Wolff sufría por que los puntos que dejó escapar Lewis en favor de Valtteri no fueran claves de cara al título. “Me sentí horrible tras lo que hizo Hamilton”, dijo el austríaco, asegurando que sería el primero en “dispararme en la rodilla si perdían el título por estos puntos. No obstante, Lewis hizo todo lo necesario para evitar esto tras las vacaciones de verano.

Un parón veraniego clave

El inglés llegaba a la cita mexicana con 66 puntos de ventaja después de los fallos de Ferrari en Asia. Primero fue la colisión entre Vettel, Raikkonen y Verstappen en la salida de Singapur, luego los problemas de motor y la última plaza de salida para el teutón en Malasia, y el desastre de Ferrari se culminó en Japón con un contratiempo en la bujía del SF70H del alemán. “No hay que ser un genio para ver que se me escapa el título”, exclamó resignado Vettel tras otra decepción en Suzuka, sabiendo que Ferrari había tirado tras el parón veraniego todas sus opciones de luchar por el título. Vettel se las prometía muy felices marchándose de vacaciones tras el GP de Hungría con 14 puntos de ventaja en el liderato del campeonato, pero los días libres le sentaron mejor a un Hamilton que sumó 80 puntos más que el germano en las últimas seis pruebas hasta llegar a México.

Hamilton se mostró muy centrado, con muy pocos errores tras el verano. De nuevo, como hizo en 2016 con Rosberg, su final de temporada es para enmarcar. En aquella ocasión no pudo ganar pero en 2017 pudo por fin completar el trabajo. De nuevo, sin cambiar un ápice su forma de ser, siendo muy activo en las redes sociales, y muy activo socialmente. No ha sido extraño verle volar con su jet privado de un desfile de moda o un concierto directamente a un circuito en pocas horas. Lewis es así y ahí reside su fortaleza. Rema contra todo siempre haciendo oídos sordos. Es lo que aprendió de pequeño. Sólo le importa ganar, y es lo que ha logrado de nuevo.

Loading...