La antorcha olímpica vuelve a recorrer Barcelona en el 25 aniversario de los Juegos

Hace 25 años millones de personas de los cinco continentes contemplaron en directo la que se consideró como una de las mejores ceremonias de inauguración de la historia, el espectáculo El mediterráneo de La Fura dels Baus. También vieron como el arquero paralímpico Antonio Rebollo lanzaba la flecha en llamas al pebetero del Estadi Olímpic ante la admiración de todo el público. Por su parte, Josep Carreras y Sarah Brightman cantaron ‘Amigos para siempre’ que, años más tarde, Los Manolos popularizarían en versión rumba catalana.

Hace justo 25 años se inauguraban los Juegos Olímpicos de Barcelona y este martes la capital catalana rinde homenaje a aquellos días de ilusión, nervios y puesta de largo. Un acontecimiento que se convirtió en un hito para el olimpismo, que catapultó la proyección internacional de Barcelona y que transformó decisivamente el paisaje y las infraestructuras de la ciudad.

Un acto institucional lleno de alusiones políticas

Los actos de conmemoración han empezado a las ocho de la tarde en el Palacete Albéniz, donde las autoridades han posado junto a los relevistas que portarán la antorcha por la noche en una foto de familia. Han recibido con aplausos al exalcalde Pascual Maragall, al que también se dedica una mención especial este martes mediante la proyección de imágenes de su parlamento en la ceremonia de apertura de los Juegos del 92.

“Los Juegos fueron un éxito organizativo indiscutible, fueron una suma que multiplica”, ha celebrado Colau, que ha agradecido la labor de Maragall y ha elogiado la colaboración institucional y el amplio apoyo ciudadano. “Se lo debíamos a nuestros abuelos que no pudieron disfrutar de la Olimpíada Popular de 1936 por el estallido de la Guerra Civil, a los atletas que vinieron y se quedaron a compartir nuestra lucha; a nuestros padres y entidades y ciudadanos que tiraron adelante de la ciudad en la larga noche del franquismo y batallaron cada equipamiento”, ha sostenido.

“Ahora que ya hemos puesto Barcelona en el mapa, tenemos que aprovecharlo para hacer de Barcelona un referente en los derechos humanos, la lucha contra el cambio climático, el feminismo y la acogida”, ha añadido. Thomas Bach, presidente del COI ha recordado la figura de Samaranch –cuestionada por los grupos de izquierdas del consistorio, incluido el partido de la alcaldesa– y ha pedido a la ciudad que le recuerde por su defensa del “poder unificador del deporte”.

El presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, ha intervenido en francés, inglés, castellano y catalán y ha enfatizado que las sedes y subsedes creadas en 1992 “siguen en pleno rendimiento deportivo”. “Los Juegos –ha dicho– demuestran que si nos proponemos algo, podemos conseguirlo”. “Por ello, el gobierno de Catalunya estamos convencidos que podemos presentar una candidatura a organizar unos Juegos de Invierno y volver a proyectarnos al mundo”, ha añadido.

Finalmente, el Rey Felipe VI ha concluido los parlamentos con un discurso –buena parte en catalán– sobre “el ejemplo y orgullo” de los Juegos de Barcelona. “Esta mañana en el CAR de Sant Cugat del Vallès he podido recordar los magníficos resultados de nuestros atletas olímpicos y paralímpicos”, ha dicho. “Fue un éxito rotundo para Barcelona, Catalunya y toda España, que fue posible gracias al trabajo comprometido y generoso de parte de todos”, ha subrayado. En la apertura de los Juegos, ha asegurado, “toda España miraba a Barcelona con confianza”. “El resumen más simple y más claro”, ha añadido, es que “en la clausura, toda España se sintió orgullosa de esta ciudad”.

El monarca ha recordado también su participación en la ceremonia inaugural, en la que desfiló como abanderado de la delegación española, y las medallas que cosecharon los deportistas españoles. “Al vernos salir nos arroparon con un estallido de entusiasmo inolvidable y contuvimos la respiración ante la audacia que supuso esa flecha en llamas de Antonio Rebollo”. Ha acabado su discurso, lleno de alusiones a la unidad, con un aplaudido “Amics per sempre”.

La plaza Catalunya, escenario principal de la ciudadanía

Simultáneamente, la plaza Catalunya ha empezado a llenarse de ciudadanos y ciudadanas que pueden seguir en directo los actos mediante una gran pantalla. A partir de las 20 horas han podido disfrutar con nostalgia de la proyección de imágenes del 92 y de la música de moda de aquel verano, así como de la actuación gratuita del grupo Mambo Jambo hasta la llegada de la llama.

La antorcha vuelve a la calle

El recorrido que harán los diferentes atletas portando la antorcha olímpica desde el Estadi Olímpic hasta la Plaza de Catalunya. El recorrido que harán los diferentes atletas portando la antorcha olímpica desde el Estadi Olímpic hasta la Plaza de Catalunya. (Adela Vived)

La primera en romper el hielo con la antorcha ha sido Elisabeth Maragall, medallista en los Juegos de Barcelona del 92 y sobrina de alcalde olímpico, Pasqual Maragall. Ha recogido el testimonio en el Palacete Albéniz, justo después de los discursos, y ha iniciado la cadena de relevos en Montjuïc.

Como en el 1992, la antorcha y la bandera olímpica han recorrido las calles de la ciudad, pero esta vez en sentido inverso: desde la subida del Estadi Olímpic, en la que se encuentra el pebetero, hasta la plaza de Catalunya. El paseo Maria Cristina, la plaza Espanya o el Paral·lel han sido algunos de los puntos que han recorrido los relevistas.

Entre los corredores se han podido ver atletas que participaron en los Juegos de Barcelona del 92 y en los últimos –los de Río de Janeiro este 2016–, así como periodistas que cubrieron las Olimpiadas y representantes de servicios indispensables como los Bomberos. Cada uno ha corrido junto a un abanderado, que es un representante de 30 entidades catalanas elegidas por los distritos.

Imagen de archivo del encendido del pebetero durante la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona. Imagen de archivo del encendido del pebetero durante la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona. (Pedro Madueño)

En el tramo final del recorrido, la antorcha y la bandera olímpica han sido trasladadas por la atleta paralímpica Teresa Perales o el extenista Àlex Corretja, entre otros. La llegada se ha producido poco antes de las diez y media de la noche, con un poco de retraso sobre la hora prevista. Purificación Santamarta, atleta paralímpica y el exjugador de baloncesto Juan Antonio San Epifanio ‘Epi’ han sido los dos últimos relevos del recorrido.

A su llegada a la plaza de Catalunya, el deportista paralímpico Antonio Rebollo ha recibido la antorcha de manos de ‘Epi’, después de un pequeño susto, cuando el fuego se ha apagado, pero Rebollo ha podido recrear el encendido del pebetero. Con unos segundos de antelación, en el Estadi Olimpic Lluís Companys también se ha encendido, después de 25 años, el pebetero real con la llama.

Después de este momento, Los Manolos han saltado al escenario al ritmo de Amigos para siempre, All my loving y todos sus éxitos para alargar la fiesta. Antes, los barceloneses y nostálgicos que se han dado cita en la plaza han podido disfrutar de un concierto de Mambo Jambo.

Imagen de archivo de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Barcelona. Imagen de archivo de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Barcelona. (Mercè Taberner)

Aunque la fiesta de este 25 de julio es el acto central de la conmemoración, hasta la fecha Barcelona ha celebrado más de 50 dedicados al aniversario y ofrecerá aún unos cuantos más en lo que queda de año. Una celebración extensa y variada para recordar unos Juegos que perduran muy vivos en la memoria de más de 44.000 voluntarios, de los deportistas, de los organizadores y de todos los barceloneses.

Barcelona ya ha celebrado más de 50 actos con motivo de este aniversario

Loading...