Inicio Deportes Lendoiro: «La Liga del 2000 fue el título más importante, pero el...

Lendoiro: «La Liga del 2000 fue el título más importante, pero el partido más histórico es el Centenariazo»

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) –

El expresidente del RC Deportivo Augusto César Lendoiro ha asegurado que aunque la Liga conseguida por el conjunto gallego en la temporada 1999-00 fue «el título más importante» de la historia del club, su mejor recuerdo es «el Centenariazo», cuando en 2002 ganó la Copa del Rey ante el Real Madrid en el Santiago Bernabéu.

«Seguro que es el título más importante. Nos quedó la pena de no conseguir la Champions o una Recopa de Europa que tuvimos tan cerca. El partido más histórico es el Centenariazo; es el triunfo contra el Real Madrid de los ‘galácticos’, del centenario. Será algo que quede para la historia, no solo del deportivismo, sino del fútbol español y mundial, como fue el Maracanazo de Uruguay a Brasil», señaló en ‘[email protected]’, un directo con el diario AS, con motivo del 20º aniversario de aquella gesta.

En aquella temporada, reconoció que alguna vez le vino el recuerdo de la trágica liga de 1994, perdida con el penalti de Djukic. «Fue la primera vez y la última en la que bajé al vestuario en un entrenamiento. Observaba que iba ocurriendo una cosa parecida a aquella vez, el equipo se iba viniendo abajo, como si no aguantase la tensión de toda la temporada», indicó.

«Antes de un entrenamiento, les dije que teníamos el mejor equipo, el mejor calendario, que íbamos de primeros y que los únicos que podíamos perder la Liga éramos nosotros. La gente sabía que había que hacer un esfuerzo y que no se podía tirar por tierra lo que habíamos hecho durante tantos meses», manifestó.

«Me levantaba sobresaltado muchas noches con el bueno de González haciéndome un corte de mangas después de parar el penalti a Djukic. Así como a mucha gente no le gusta ver el penalti, yo lo veo con normalidad, lo encajo dentro del deporte. Puede ser la única vez en la vida en la que el equipo pierde la liga en el último minuto, de penalti y en su casa. Después tuvimos la oportunidad de ganar otras cosas», confesó.

Además, aseguró que aunque ganaron el campeonato con 69 puntos, había «cuatro equipos que podían ser campeones en el último partido». «Era una gran competición con muchísimos equipos a un altísimo nivel. Es el año de la desgracia del Atlético con un equipo que podía ser campeón; de hecho fichamos a Valerón, Molina y Capdevila. Eso habla del potencial de los equipos de aquellas ligas. Se empezaban a dar cuenta de que si el Deportivo podía llegar, ellos también; me queda la pena de no haber conseguido más, porque estuvimos 8 o 10 veces en el podio de la liga», explicó.

«Yo era un ganador nato, pero nunca me preocupó no ganar. Teníamos la ilusión de poder ganar. Ese espíritu gallego, de no saber si se sube o se baja, nos hizo perder alguna liga que deberíamos haber ganado», apuntó el dirigente de Corcubión. «Tanto Arsenio como Irureta gozaron de tener grandes jugadores y les sacaron un gran rendimiento», añadió.

«NO NOS PUDIMOS PERMITIR PAGAR 14 MILLONES POR CRISTIANO»

En otro orden de cosas, reconoció que rechazó una gran oferta del Real Madrid por Manuel Pablo. «Siempre le pedí disculpas por no haberle dejado alcanzar la gloria de jugar en el Madrid y cobrar lo que se cobra allí. Yo no quería vender, porque es difícil y vender y mantener el nivel. Cuando tienes uno bueno, amárralo bien. El Deportivo supo aprovechar algunos descensos para fichar, como el de mi querido Tenerife», expresó.

También relató una anécdota sobre Roy Makaay y su salida del club coruñés y cómo sacó dos millones de euros extra al Bayern de Múnich por presentar al jugador sin haber firmado todavía. «Salvo el primer año de Makaay en el Bayern, todos los jugadores que salieron del Deportivo no triunfaron en absoluto. En el caso de Makaay pasó una cosa curiosísima; Rummenigge y Hoeness tuvieron la desfachatez de que, sin tener el contrato firmado, lo presentaron como jugador. Yo me las sabía un poco todas. Habíamos tenido una reunión en Madrid y, sin acuerdo, me dejaron tirado buscando un taxi. Pensé ‘esto os va a costar un milloncito más’. A partir de ahí, ya no discutieron nada. Todo se cumplió bien, pero a ellos no se les sentó bien», rememoró.

Por otra parte, recordó el fichaje frustrado de Samuel Eto’o por el ‘Depor’, en una operación vinculada al traspaso de Flavio Conceicao al Real Madrid. «En la operación se descontaban 1.000 millones de pesetas por Eto’o, pero Eto’o se negó a venir a A Coruña porque estaba encantado en Mallorca. A raíz del comportamiento de Eto’o, que dejó bastante que desear, Florentino le puso cruz y raya», expuso.

Además, habló de la posibilidades Cristiano y Deco. «Jorge Mendes es mi ‘afillado’ -ahijado-, mantenemos muy buena amistad, porque el primer negocio en el mundo del fútbol que hace es Nuno. Me insistía mucho en Deco, pero a mi secretario técnico no le llegó a convencer, igual que le pongo en solfa que no me hablara de Cristiano. Cuando nos pidieron 14 millones de euros por un chaval tan joven, el Deportivo no se lo podía permitir. En el caso de Deco lo perdimos porque quisimos y en el de Cristiano, porque era imposible de pagar», manifestó.

En este sentido, recordó sus negociaciones más maratonianas. «En la de Schürrer empezamos a las 9 de la noche y terminamos a las 12 de la mañana, y a las diez estuvo a punto de romperse la negociación. Sobre el tema de José Miguel Ramis, terminamos sobre las diez de la mañana porque Paco Durán tenía una boda en Barcelona. Mi mujer se asustó porque en aquella era objetivo del Comando Donosti de ETA», confesó.

Sobre la actual situación del equipo blanquiazul, espera que se salve «por la afición y la historia que tiene». «Me parece que lo más difícil ya se ha hecho, que es reconducir la situación con el presidente Fernando Vidal y Fernando Vázquez en el banquillo. Sigue estando en la pelea, pero espero que siga en Segunda y el año que viene vuelva a Primera», expresó.

Lendoiro habló también de una leyenda deportivista como Juan Carlos Valerón. «Valerón es el ideólogo que necesita la cantera del Deportivo. Es una persona que puede ser el gurú por cómo es él, no solo desde el punto de vista deportivo, sino también por sus condiciones humanas. A mí, como padre o como abuelo, me gustaría que mi hijo o mi nieto tuviesen alguien con los principios de Juan Carlos Valerón. Ha renunciado muchas veces a cuestiones económicas por el club», indicó, antes de terminar hablando del eterno capitán Fran González.

«No puedo decir lo mismo de Fran, que sí que es un grandísimo jugador. Si llega a exigirse más, hubiese sido otro Luis Suárez o otro Amancio. Se ha quedado en ser un buen jugador. En esta vida, hay que tener una serie de condiciones. Las malas relaciones vienen derivadas de denuncias que hizo contra el club y que ponían en peligro la subsistencia del equipo», concluyó.