Messi, OK para Glasgow

La sonrisa de Leo Messi es la que necesitaba el barcelonismo para empezar a pasar página tras el inesperado empate cosechado en el Camp Nou ante el Málaga, que le ha alejado un poco más del liderato de la Liga. Mañana miércoles se retoma la Champions League, en la que el Barça sí va por delante y en la que aspira a sellar su clasificación para los octavos de final en Glasgow, ante el Celtic. Ese partido apunta a reaparición del mejor futbolista del mundo, que fue baja ante el Málaga por un cuadro vírico que le inhabilitó. Ayer, el ‘10′ ya pudo entrenarse ayer con absoluta normalidad y, si no hay contratiempos, será titular.

Ayer lunes deparó una matinal con cierto suspense en torno a Messi. Hubo intriga porque el crack argentino llegó de los últimos a la Ciutat Esportiva. Al fin, apareció al filo de las diez y cuarto de la mañana y, tras pasar la oportuna consulta con los médicos del club, se puso a entrenar con el plácet de los doctores. Su implicación en la primera sesión preparatoria de la semana estuvo al nivel de la plantilla.

Buen rollo con Luis y Neymar

El buen rollo que se apreció durante el entrenamiento con sus compañeros habituales, Luis Suárez y Neymar, fue otro excelente síntoma respecto a su completa disponibilidad de cara al partido en Glasgow. Los tres saltaron juntos al campo de entrenamiento. Ante el Málaga, el Barça no sólo echó de menos a Messi sino también al Bota de Oro, que no jugó por sanción. Neymar fue el único del tridente que jugó el sábado. Este miércoles, los tres volverán a estar juntos. Durante la sesión preparatoria de ayer, como era previsible, todo el mundo estuvo muy pendiente del estado de Messi y también de sus gestos. Leo participó de los rondos con cara de buen humor. Excelente señal.

Tres goles a los escoceses

Tras quedarse a cero ante el Málaga, el regreso ante el Celtic de Messi y Luis Suárez tranquiliza a la afición. Messi ya le marcó tres goles al Celtic en el Camp Nou, Suárez otros dos y Neymar otro.

Se avecinan tres partidos de suma importancia estratégica en el calendario, tanto en la Champions League como en la Liga. Tras el duelo en Glasgow, el domingo se reanuda el torneo de la regularidad con el “partidito” en Anoeta ante la Real Sociedad, como lo calificó sarcásticamente Luis Enrique por la histórica dificultad que representa la visita a Donosti. El 3 de diciembre ya llega el gran Clásico liguero en el Camp Nou ante el Real Madrid. En medio, el 30 de noviembre, quedará el partido de dieciseisavos de final de la Copa del Rey, en el Rico Pérez ante el Hércules.

Las ganas de jugar que transmitió ayer el Balón de Oro y la química con sus compañeros de tridente son la mejor manera de afrontar unas citas tan importantes. El Barça necesita de los mejores y, en ese grupo selecto, el gran referente es Messi

Loading...