Inicio Deportes Mi XI de la Eurocopa – Notas de Fútbol

Mi XI de la Eurocopa – Notas de Fútbol

Ningún gran torneo de selecciones es tal sin el XI de cada uno al término de la misma. Sin embargo, más allá de tratar de discernir quién ha sido el mejor en cada puesto, algo que al final suele atender a preferencias personales salvo esos tres o cuatro futbolistas que tienen que estar sí o sí, mi intención es hacer un equipo con los jugadores que más he seguido en esta Eurocopa, los que más me han llamado la atención, los que me han impresionado o los más importantes para sus equipos. Son estos:

Portero: Kasper Schmeichel

No solo es que Donnarumma haya sido el mejor portero del torneo, es que fue nombrado además el MVP de la Eurocopa. Gigio fue vital para que Italia se proclamase campeona no solo en las tandas de penaltis, sino también por sus enormes reflejos en cada uno de los partidos. Sin embargo, me quedo con Kasper Schmeichel por su papel en la revelación del torneo y su ascendencia en la selección de Dinamarca. No repitió la gesta de su padre en 1992, pero por él no fue: su actuación en semifinales ante Inglaterra fue memorable, incluso paró el polémico penalti a Harry Kane, pero el rebote favoreció al delantero.

Otros porteros destacables fueron Jordan Pickford, Yann Sommer o Unai Simón, que se rehízo del error ante Croacia, ya en el mismo encuentro, para firmar buenas actuaciones.

Lateral derecho: Denzel Dumfries

La caída de Países Bajos (los nostálgicos la seguimos llamando Holanda) en octavos frenó en seco el fantástico torneo del lateral del PSV, todo un puñal en la banda derecha. Incluso marcó dos goles, uno ante Ucrania y otro contra Austria. El sistema de tres centrales y carrileros largos, además, le sentaba como un guante. Otros laterales derechos destacables fueron Azpilicueta, que no soltó el lateral derecho de España tras el experimento de Llorente para aportar veteranía y solvencia, el checo Coufal o el italiano Di Lorenzo.

Central: Simon Kjaer

El capitán fue junto a Schmeichel el líder de la sorprendente Dinamarca. Fue además un bastión en el eje de la defensa junto a Christensen y Vestergaard, y aunque tuvo en semifinales la mala fortuna de marcar en propia puerta al tratar de evitar un remate de Sterling, se rehízo para liderar el muro que formó la selección danesa ante el asedio de Inglaterra, que solo pudo volver a marcar de penalti.

Central: Aymeric Laporte

Se hizo de rogar la nacionalidad española, algo de lo que ya hablamos aquí hace mucho tiempo, y es que el central del City esperó a Francia durante unos cuantos años, pero Deschamps, aunque le tenía en la agenda, siempre acababa decantándose por otros. La oportunidad llegó en esta Eurocopa, ya con 27 años y las ganas de disputar un gran torneo, y Laporte, aunque empezó dubitativo, acabó imponiéndose en el centro de la zaga.

Las continuas lesiones de Sergio Ramos durante la temporada fueron decisivas, aunque, viendo que Luis Enrique no acababa de decidirse entre Eric García y Pau Torres, que la entrada del jugador del Villarreal desplazaba a Laporte al perfil derecho y que Diego Llorente no debutó, bien podría haber sido Ramos, o su excompañero Nacho, el acompañante ideal de Laporte aportando además su veteranía. Pero esa es otra historia…

Otros centrales destacados fueron, cómo no, los incombustibles Bonucci y Chiellini, los ingleses Maguire y Stones o el alemán Hummels.

Lateral izquierdo: Luke Shaw

El camino de Shaw desde que debutara y brillara con solo 17 años en el Southampton no ha sido sencillo: pronto llegó a un grande como el United, donde no acababa de asentarse con las consecuentes críticas a su rendimiento. Pero ahora, con 26 años, está en su mejor momento y la Eurocopa con Inglaterra ha certificado esta condición, en especial las semifinales ante Dinamarca y la final contra Italia, donde marcó el gol más tempranero en las finales del torneo. De hecho, ya le llaman Shawberto Carlos: imaginad un equipo con Cafucas Vázquez y Shawberto Carlos en los carriles.

Fue una Eurocopa de grandes laterales zurdos: cómo olvidar a Spinazzola, Maehle o Gosens, aunque Alemania quedara pronto apeada.

Pivote: Sergio Busquets

Fue volver Busquets al pivote de España en el tercer partido tras su positivo por Covid y empezar a carburar España en el medio, aunque es de justicia recordar que ya ante Suecia se había jugado bien. Pero su juego sencillo y su veteranía fue clave para un equipo joven en el que hacía falta templanza y oficio. Si hay que destacar otro pivote del torneo, qué duda cabe de que sería Jorginho: tremendo campeonato el suyo.

Interior: Marco Verratti

Otro que regresó al equipo ya iniciado el campeonato fue Marco Verratti: a pesar de su lesión, Mancini no dudó en incluirle en la lista. La diferencia con Busquets es que Italia ya funcionaba muy bien antes de su recuperación, pero el técnico italiano no tenía dudas con el jugador del PSG a pesar que suponía tocar lo que ya funcionaba y sentar a un Locatelli que había brillado en los dos primeros partidos, pero el fútbol le dio la razón a Mancini: no tenía a otro centrocampista como Verratti para dominar los partidos y enlazar con el ataque.

Otros interiores que brillaron en la Eurocopa fueron Pedri, mejor jugador joven del torneo, Koke, que hizo un gran trabajo para la selección, Pogba, que siempre muestra su mejor versión con Francia, Wijnaldum, acertado de cara al gol o De Bruyne, clase mundial.

Extremo derecho: Enrico Chiesa

Otro jugador que empezó el torneo en el banquillo en favor de Berardi. Buen futbolista el del Sassuolo, pero Chiesa es otro rollo: su desborde, regate y capacidad goleadora fueron vitales contra Austria en octavos, España en semifinales y la final ante Inglaterra, donde fue un quebradero de cabeza para los de Southgate.

Destacar también a Pablo Sarabia, aunque en su caso alternaba ambas bandas: su presencia en la convocatoria fue discutida, pero una vez entró en el equipo ante Eslovaquia la justificó con goles y desborde. Lástima la lesión que le impidió jugar las semifinales.

Extremo izquierdo: Cristiano Ronaldo

Aunque ejercía como jugador más adelantado de Portugal, su fútbol le pide entrar desde unos metros atrás y escorado a la izquierda. Los lusos no pudieron reeditar entorchado tras caer ante Bélgica en octavos, pero a Cristiano le dio tiempo, en los tres partidos de la fase de grupos, a asegurarse el trofeo de máximo goleador y liderar a los suyos en el grupo de la muerte. Un depredador.

Otros futbolistas de banda izquierda a destacar fueron Sterling, Insigne, Forsberg y Damsgaard: sin duda, la Eurocopa ha revalorizado a los dos primeros, ha servido al tercero para resurgir y ha descubierto al continente al cuarto.

Delantero: Patrik Schick

La de Schick es una figura esencial en los grandes torneos: la del héroe inesperado, lejos de las estrellas que todo el mundo espera. Y además con la República Checa, que tantos nombres dejara para el recuerdo en 1996 y en 2004. Igualó el número de goles de Cristiano aunque con más partidos jugados, pues su selección alcanzó los cuartos, y el segundo de ellos, en el debut ante Escocia desde el centro del campo, fue un espectáculo.

Delantero: Álvaro Morata

Parecía que nadie, o muy pocos, querían al delantero de la Juventus ocupando la punta de lanza de la selección, pero Luis Enrique lo tenía claro. Morata fue superando adversidades desde el principio: cada ocasión fallada parecía un nuevo argumento para defenestrarle, pero cada aparición en el XI suponía una nueva oportunidad para redimirse. Y así sucedió marcando el único tanto ante Polonia, el primer gol de la prórroga ante Croacia con un gran remate y el tanto del empate ante Italia en semifinales. Fue el único partido en el que no partió de titular, ya que Luis Enrique prefirió un jugador de otras características en la figura de Dani Olmo. La apuesta salió bien, ya que el del Leipzig hizo un gran partido, pero la entrada de Morata en el segundo tiempo le dio la pegada necesaria al equipo. Y más allá de sus goles está su trabajo entre los centrales y su capacidad para recibir el balón de espaldas a la portería. En lo negativo, que no estuvo acertado en el lanzamiento de penaltis.

Otros delanteros a destacar fueron Karim Benzema, con un gran regreso a los bleus a pesar de la decepción de caer en octavos, Lukaku con Bélgica, Dolberg con Dinamarca o Harry Kane, que fue entonándose con Inglaterra lo largo del torneo.

Publicidad