Inicio Deportes Miguel Méndez: «El relevo hay que hacerlo de una forma tranquila, sin...

Miguel Méndez: «El relevo hay que hacerlo de una forma tranquila, sin ponerles una presión excesiva»

   GUADALAJARA, 21 Jun. (EUROPA PRESS) –

   El seleccionador femenino de baloncesto, Miguel Méndez, aseguró que el relevo de las internacionales hay que hacerlo «de una forma tranquila y con tiempo» sin ponerles «una presión excesiva» y calificó el proyecto de «completamente diferente» al anterior, en el que el equipo alcanzó, según él, «el mejor momento en su historia».

   «El relevo hay que hacerlo de una forma tranquila y con tiempo. Yo creo que está bien que hablemos mucho de ellas, de las más jóvenes, que muchas de ellas lo están haciendo bien, pero hay que tener mucha paciencia y no ponerle una presión excesiva porque muchas van a hacer algunas de las cosas por primera vez en su vida al nivel que se van a encontrar luego», comentó el gallego en una entrevista a Europa Press durante la gira ‘Camino al Futuro’ del combinado nacional.

   Méndez afirma que algunas de las jugadoras «están empezando a apuntar grandes cosas», pero que es diferente hacerlo a nivel de equipos que con el combinado nacional. «Una cosa es apuntar cosas en tu club, muchas de ellas sin jugar competición europea o sin tener el objetivo de conseguir títulos, y otra cosa es el máximo nivel o presión que tenemos cuando venimos a la española, hace falta tiempo para ese aprendizaje y para competir con las mejores jugadoras del continente, son cosas diferentes y hay que tener paciencia», explicó.

   El técnico gallego se incorporó a la selección a finales de 2021, sabiendo que, sin poder participar en la Copa del Mundo 2022, su primer gran torneo sería el Eurobasket de 2023. Con pasado en la selección, Miguel Méndez ve positivo el haber trabajado ya con muchas de las jugadoras.

   «Yo creo que he trabajado prácticamente con todas las que están aquí, y con las que no pues hemos jugado muchas veces contra unas, contra otras y hay un conocimiento importante ellas de mí y yo de ellas, y esto ayuda. He tenido la suerte de trabajar en categorías de formación, llevo muchos años, creo que la primera vez que cogí fue en el año 2001, incluso jugadoras que ya muchas están retiradas», subrayó.

   Sin embargo, también pone en valor el trabajo que se hace en España. «En la federación hay un trabajo previo muy importante, hay muchos informes, están los técnicos que trabajan en la federación, que lo hacen muy bien. Podría llegar aquí una persona que no conociera de nada a las jugadoras y a la semana siguiente estar empapado de todo lo que hay. Formamos una organización que está bien engrasada», apuntó.

   Miguel Méndez se toma la oportunidad al frente del banquillo español «como un privilegio». El gallego valora «poder ser el eslabón final de la cadena» que componen todos los estamentos del baloncesto español, que «trabajan durante muchos días al año para tener buenas competiciones, clínics, cursos de entrenadores y hay muchos que trabajan con estas jugadoras durante el año». «Yo soy el eslabón final y me considero el privilegiado que al final logra redondear todo, es un gran placer poder estar aquí», añadió.

   Méndez habló, desde su experiencia de «20 años trabajando de una forma más o menos constante con la federación», sobre «el funcionamiento de las selecciones» y su diferencia con entrenar a un equipo.

   «En un club tienes ocho o nueve meses para construir, puedes fichar jugadoras de todos los lugares del mundo y tienes mucho tiempo para ir construyendo afinidades, química, y técnica y tácticamente a un equipo. En una selección, sea de formación o sea la absoluta, no tienes ese tiempo, todo tiene que ser priorizando mucho más todo lo que haces y el trabajo es completamente diferente y quizás la experiencia que tengo en selecciones de formación la puedo utilizar también en la absoluta», explicó.

«ME OFRECEN UN TRABAJO QUE ME GUSTA EN UN PUESTO LIBRE»

   El seleccionador relevó en el banquillo a Lucas Mondelo, que llevaba nueve años en el equipo en una etapa gloriosa que se cerró de forma polémica. «Con seguridad venimos del mejor momento de la selección española en su historia. Han coincidido una serie de jugadoras de diferentes generaciones con una gran personalidad, con un carácter competitivo increíble y hemos podido hacer un equipo muy potente que ha conseguido muchos éxitos dirigidos por un cuerpo técnico de alto nivel que muchas veces además ha sido el factor diferencial entre una selección y la otra», sentenció Méndez.

   No quiso entrar en polémicas sobre su predecesor, que ha tenido que acudir a la justicia tanto por su despido por parte de la federación como por acusaciones de maltrato psicológico por parte de dos jugadoras. «Para mí no cambia nada, aquí todos somos profesionales, a mí me ofrecen un trabajo que me gusta y en un puesto de trabajo que está libre, por lo tanto no tengo más que decir», señaló.

   «Esa etapa ha acabado, estamos haciendo otro trabajo completamente diferente, un trabajo de construcción diferente y queremos construir un equipo nuevo y tratar de estar y ser lo más protagonistas posibles en todos los partidos que juguemos», completó Miguel Méndez.

«LA GUERRA UCRANIA-RUSIA ES ALGO TREMENDO»

   Desde 2018, Miguel Méndez entrenaba al Ekaterimburgo, equipo con el que dominaba el baloncesto europeo y con el que ganó tres veces la Euroliga, un proyecto que se les terminó de golpe tanto a él como a Alba Torrens tras la invasión de Ucrania en 2022. «La guerra entre Rusia y Ucrania es algo drástico y es algo tremendo para todos. Al final el deporte es solo una parte de ello, es verdad que a nivel personal ha sido un golpe», comentó.

   «Habíamos conseguido conseguir construir algo muy chulo en Ekaterimburgo, teníamos un muy buen equipo, que trabajaba junto, con muy buen ambiente, redondo y que perdía pocos partidos. Y que esto se acabe, en mi caso la posibilidad de entrenar a las mejores jugadoras del mundo, de una manera tan abrupta no deja de ser un golpe», declaró.

   De cara a la próxima temporada regresará a Italia, donde ya entrenó entre 2013 y 2017, para dirigir a la Virtus Bolonia. «Es un proyecto en construcción, una sección muy joven, lleva prácticamente tres años en la máxima división y quieren ir construyendo poco a poco. Sé por experiencia que no es fácil tener un equipo masculino que ha ganado un título el año pasado y que es un histórico en el baloncesto europeo e italiano. Poner ahí la semillita del baloncesto femenino no es fácil, pero vamos a ver si lo conseguimos», explicó.

   La próxima temporada, además, se dará la atípica situación de que tanto el seleccionador masculino, Sergio Scariolo, como el femenino, entrenarán al mismo club y no será español, algo a lo que Méndez quita importancia. «Es curioso tener un club que tenga una sección masculina y una sección femenina de alto nivel. Eso es lo que no hay muchos. A partir de ahí Sergio (Scariolo) es italiano y que trabaje en uno de los mejores equipos italianos no es noticia. Y que llegue yo a un equipo italiano, que ya he trabajado cuatro años allí, tampoco es noticia», aseguró.

«HACE TRES O CUATRO AÑOS CASI TODAS JUGABAN FUERA»

   Miguel Méndez también valoró el retorno del talento nacional a la Liga Femenina Endesa. «En los últimos años han vuelto muchas de las jugadoras que estaban fuera, porque la situación era que hace tres o cuatro años prácticamente toda la selección absoluta jugaba fuera del país», comentó.

   «Muchas de ellas están volviendo, eso hace que la liga sea más potente. Hay una liga de 16 equipos, que es la única liga de Europa con tantos equipos, con lo cual es muy competitiva, muy exigente y muy vendible. Esperamos poder seguir vendiendo el producto del baloncesto femenino de la mejor manera posible», concluyó.

Publicidad