“Mira, ahí está Dios”

El Barça llegó a las 21.45 horas a su hotel de Madrid tras aterrizar con más de media hora de retraso en Barajas. La capital los recibió con mucho viento y una sensación térmica de 15 grados centígrados. Frío y viento que aguantaron los 16 aficionados que recibieron al Barça a las puertas del hotel.

Pocos, pero eufóricos aficionados rendidos por completo a Leo Messi que bajó sonriente del autocar que transportó al Barça. Camisetas con el ‘10’ en busca de un autógrafo del argentino al que un aficionado no dudó en decir “mira, ahí está Dios”, cuando Messi bajó del vehículo. No sólo Leo fue vitoreado, también lo fue Rakitic por un joven que se desgañitó gritando su nombre mientras lucía una cartulina con fotos del croata.

El Barça llega a Getafe



Loading...