Inicio Deportes Montse Tomé: «Es imposible que este equipo esté relajado»

Montse Tomé: «Es imposible que este equipo esté relajado»

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) –

La seleccionadora nacional femenina de fútbol, Montse Tomé, dejó claro que es «imposible» que su equipo esté «relajado» de cara a la final de la Liga de Naciones de este miércoles ante Francia, rival al que pueden «hacer daño» sin son fieles a su estilo, y aseguró que tampoco piensa en su continuidad pese a los buenos resultados y el rendimiento de un grupo «con muchísima ambición».

«La verdad es que no pienso en la renovación, pienso en el trabajo realizado y en lo que venimos haciendo. No es sólo yo, tengo detrás todo un cuerpo técnico que me ayuda, con el que puedo debatir, con el que nos podemos pelear. Al final esto es la élite, tener gente alrededor que te haga pensar y te ayude, así que estoy muy centrada en el trabajo y en eso no pienso», afirmó Tomé este martes en rueda de prensa previa a la final.

La entrenadora sabe que estar en los Juegos era «un objetivo marcado desde el primer día» y que era algo que les ilusionaba «cuerpo técnico». «Ilusionaba la mirada de la futbolista y era algo único hablar de eso, pero eso ya está, lo hemos conseguido y llevamos desde el sábado ya pensando en el próximo partido porque otro de los objetivos era estar en la final y competir esta final para ganar», comentó.

«Al final estamos rodeados de un grupo de futbolistas con muchísima ambición y un cuerpo técnico que tiene muchísimas ganas de todo. Hemos trabajado duro para estar aquí, estos días hemos preparado bien este partido y tenemos muchas ganas de que el árbitro pite el inicio», agregó Tomé.

La ovetense se volvió a deshacer en elogios hacia sus jugadoras. «Da gusto trabajar con ellas, contamos con un grupo de futbolistas con ambición, con ganas de aprender. Para mí, lo que te mantiene en la élite es tener la humildad de querer seguir aprendiendo, ganando, pero aprendiendo», indicó.

La seleccionadora apuntó que «el grupo está alegre» y que «cuando entrena, entrena ‘a muerte'». «El tiempo que tienen de descanso tienen que disfrutar también y estamos en un momento de equilibrio bueno, con un clima que nos acompaña profesional», puntualizó.

En este sentido, después de conseguir el histórico billete olímpico dejó claro que el equipo no está «relajado». «Eso es imposible. Sabemos que nos enfrentamos a un gran rival, del que conocemos sus características, sus puntos fuertes y débiles, y el equipo tiene muchas ganas de esta final. El equipo está con confianza y muy preparado para este partido», remarcó.

«Nosotros preparamos al equipo para ganar, eso es algo inherente al juego y que sientes cuando eres deportista y futbolista de alto nivel, pero tratamos de centrarnos en el cómo ganar, qué tenemos que hacer, qué podemos controlar para ganar, que esas cosas nos lleven a estar cerca de lo que queremos y creo que toda España quiere», prosiguió la seleccionadora.

En cuanto a Alexia Putellas y Tere Abelleira, no dio pistas sobre su presencia o no asegurando que sus 25 futbolistas están disponibles, mientras que eludió valorar la posible preocupación del FC Barcelona en relación al físico de la centrocampista catalana. «Desde el cuerpo técnico hemos valorado primero que era una jugadora que podía estar y que nuestra intención era que pudiera entrar. Desde que está aquí hemos llevado los procesos con mucho detalle y con mucho cuidado. Alexia está bien y centrada en lo que está centrado todo el equipo», zanjó.

«FRANCIA TIENE UNA ESENCIA Y UNA ESTRUCTURA TOTALMENTE DIFERENTE»

Sobre Francia, la asturiana recordó que la «esencia» de la campeona del mundo es «tener el balón y tenerlo bien para hacer daño a los rivales» porque ese «control del juego» es lo que les hace sentirse «bien», pero advirtió que «cada rival es diferente».

«Contra Países Bajos había unas jugadoras que nos podían hacer determinadas transiciones y también es un rival que llevamos tiempo analizándolo y que conocemos el tipo de futbolistas que tiene y con una capacidad de transitar muy rápida y que tenemos que estar muy atentas y muy pendientes de esas vigilancias y esas transiciones», añadió.

Tomé recordó que una de las «armas» de la campeona del mundo es ser «un equipo que quiere tener el balón, que presiona intenso y rápido y sobre todo ordenado». «Esto es algo que hemos ido trabajando durante todos estos meses y que el equipo ha evolucionado. Es nuestra seña de identidad y vamos a ir con todo», expresó la entrenadora.

Tomé destacó la fortaleza defensiva de su rival, pero también que «es el que menos goles ha marcado» de las cuatro semifinalistas, y habló de sus virtudes como «un carril izquierdo bastante potente» como Karchaoui o el peligro de Diani «en banda derecha». «Creo que podemos hacerle bastante daño con balón y ahí es donde vamos a buscar profundizar y cuidar mucho esa estructura que nos compense a la hora de una posible pérdida para evitar esas salidas rápidas de Francia», detalló.

«Creo que siendo nosotras, ocupando bien los espacios, consiguiendo que Francia corra bastante sin balón, vamos a poder hacerle daño. Es una final, es un partido de altísimo nivel, con dos estructuras y dos esencias de juego totalmente diferentes y vamos a ir a tope con todo», aseveró la entrenadora asturiana.