Nadal y Federer, a saborear de nuevo la gloria en Melbourne

Actualizado 29/01/2017 0:21:12 CET

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) –

El tenista español Rafa Nadal afronta este domingo (no antes de las 9.30 hora peninsular española/DMAX/Eurosport1) una final soñada del Abierto de Australia ante el suizo Roger Federer, dos viejos conocidos que vuelven a verse las caras con el primer ‘grande’ del año en juego, después de firmar un regreso triunfal en las pistas de Melbourne Park.

La historia de ambos es parecida. Muchos dudaron, incluso ellos, de ver a uno u otro engordando el palmarés de 14 y 17 títulos de ‘Grand Slam’. Las lesiones, la aparición de buenas promesas, la dictadura de Novak Djokovic o el paso al frente de Andy Murray habían despachado de las quinielas a dos leyendas aún en activo.

Los dos mejores tenistas del mundo, el escocés y el serbio, cayeron en Australia en cuarta y segunda ronda, donde afianzaban su paso Nadal y Federer. El mayor clásico del tenis moderno fue tomando forma hasta hacerse realidad. “Hace unos meses estábamos para jugar partidos benéficos”, así han resumido ambos su sentir.

Nadal tuvo que cortar su pasada temporada tras el esfuerzo por no fallar de nuevo a la cita olímpica. La lesión de muñeca que le hizo retirarse de Roland Garros cortó su gran progresión pero no le impidió estar, y a gran nivel, en Río de Janeiro. Después, el de Manacor aguantó hasta octubre.

Tras Shanghai Nadal puso fin a su temporada para recuperarse físicamente al 100%. Pese a tratarse del inicio del curso, el segundo torneo del calendario oficial, Nadal ha demostrado que no perdió el tiempo. Las victorias ante Gael Monfils, Alexander Zverev, Milos Raonic y Grigor Dimitrov enseñaron a un Nadal renovado.

El balear ha sabido sufrir y defenderse, pero también atacar con una derecha que funciona como debe en un tenista que buscar volver a codearse con los mejores. En Australia sin duda lo ha conseguido, volviendo a pelear por un ‘grande’ más de dos años después, cuando ganó su último título en París.

En el lado contrario, su amigo Federer, con el que hace tres meses inauguraba la Rafa Nadal Academy en medio de ‘batallitas’ soñadoras con volver a estar en los últimos partidos de las grandes citas, sorprendió también en Melbourne Park. No es la primera ‘segunda juventud’ que demuestra Federer, a un partido de agrandar su histórico palmarés a 18 títulos de ‘Grand Slam’.

Al de Basilea ya se le dio por acabado en 2013, pero en los años siguientes peleó incluso por volver a ser número uno del mundo. En 2016 de nuevo le afectaron las lesiones y una ausencia en las pistas, la más larga de su carrera, de seis meses por culpa de su rodilla, vio su fin en el Abierto de Australia.

El cuatro veces campeón de la cita australiana ofreció un recital de tenis para hacer pequeños a Tomas Berdych, Kei Nishikori o Stan Wawrinka. Ahora, a sus 35 años, aspira a ser un poco más ‘grande’ casi cinco años después. “Si no puedo andar en otros cinco meses no pasa nada, voy a dar todo lo que tengo”, dijo el suizo al verse de nuevo en una final de este nivel.

Federer sabe que tendrá que hacerlo, del mismo modo que Nadal. En el histórico de un enfrentamiento que vivirá su capítulo 35, el tenista español domina a su prestigioso rival 23-11. Además, el balear cuenta con un 3-0 en Australia, entre ellas el título de 2009 que levantó Nadal con Federer entre lágrimas, y con seis victorias consecutivas en ‘Grand Slam’.

Loading...