Operación salida en el Barça

Philippe Coutinho es el gran objetivo del FC Barcelona para este mercado invernal que está ya a la vuelta de la esquina y el club tiene previsto ingresar dinero para compensar la gran inversión que se desea hacer con el brasileño y para rebajar la masa salarial. Varios son los nombres que están encima de la mesa, unos ya desde hace semanas pero otro, Mascherano, muy inesperado y más tras la lesión de Umtiti para los próximos dos meses. Arda Turan era el primero de la lista de transferibles ya desde el pasado verano pero puede haber más movimientos en forma de bajas. Rafinha quiere irse ya, Aleix Vidal prefiere seguir pero el club lo tiene en el mercado y Gerard Deulofeu empieza a barajar la posibilidad de volver a salir de un Barça que no vería mal tampoco su marcha siempre que sea a cambio de una cifra notable.

En cuanto a otros jugadores con cartel en la plantilla que no son titulares indiscutibles, Ernesto Valverde ya fue muy claro sobre el futuro de André Gomes en una reunión con Pep Segura y Òscar Grau el 27 de noviembre. No quiere que se vaya, lo considera vital en sus planes apoyado en su polivalencia y si llegara un ofertón, querría que fuera suplido por otro de su nivel. Denis Suárez es otro jugador que ha estado en la órbita de clubs como el Nápoles pero él no quiere irse y es el único perfil similar a Iniesta en el equipo y mientras no venga Coutinho, Ozil o un futbolista de ese corte

Mascherano, dispuesto a esperar a que vuelva Umtiti

La decisión de Javier Mascherano de salir del Barça, tal y como le comunicó al presidente Bartomeu, un mes atrás es irrevocable. Sin embargo, consciente del contratiempo que ha supuesto para el equipo la lesión de Umtiti, baja para los dos próximos meses tras lesionarse del bíceps femoral en el partido ante el Celta, el argentino estaría dispuesto a esperar para salir del Barça.

Pese a que su voluntad inicial era despedirse coincidiendo con el Clásico del Bernabéu del próximo día 23 de diciembre, Mascherano esperaría hasta finales de enero, cuando Umtiti ya estaría en la recta final de su recuperación, según los plazos dados por los servicios médicos del Barça. Lejos de enemistarse con el club y sus dirigentes, Mascherano desea ser útil al equipo hasta el último día y salir por la puerta grande. Eso sí, siempre y cuando el Barça le facilite su salida y lo venda por cinco millones a China, donde el mercado de invierno abre en el mes de febrero

Arda Turan, el más transferible de todos

Arda Turan es el caso más claro, el más transferible de todos. El jugador, que sólo ha entrado en una convocatoria en toda la temporada y no ha jugado ni un minuto, entiende que su etapa en el Barça ha finalizado, pero a las oficinas no ha llegado ni una sola oferta firme para contratarle. Su agente se muestra optimista y confía en poder tener un destino para Arda en quince días. El club azulgrana ya se ha resignado y sabe que no obtendrá una cifra elevada por su traspaso, pero al menos confía en poder ahorrarse a partir del mes de enero la ficha del turco, de las más altas de la plantilla, para rebajar la masa salarial, ahora mismo por encima de lo recomendado.

El Besiktas turco ya ha dicho que no y el Galatasaray no está en condiciones económicas de afrontar la operación, además de que su afición no es partidaria de su regreso. China siempre es una opción aunque por ahora no hay ofertas y Monaco y Arsenal han sonado como posibles destinos

Aleix Vidal: Habrá reunión y volver a Sevilla es una opción

Aunque Aleix Vidal en todo momento se ha mostrado reticente a abandonar el Barça en el mercado de invierno, el jugador ya asume que si llega alguna propuesta interesante le conviene estudiarla, puesto que Valverde le ha demostrado que apenas cuenta con él. El técnico ya lo ha descartado como lateral derecho, posición en la que apuesta por Semedo y Sergi Roberto y la competencia en el extremo será aún mayor una vez se recupere en enero Ousmane Dembélé.

El club tiene una reunión pendiente con su representante y el futbolista ya sabe que el Barça le ha puesto el cartel de transferible e incluso es partidario de incluirlo en alguna operación. Aleix Vidal siempre ha tenido muy buen cartel en Italia y su regreso al Sevilla también es una opción que se contempla. El club hispalense, que busca refuerzos, ya se ha interesado por la situación de Aleix, aunque de momento no ha habido contactos formales

Rafinha quiere salir para tener opciones de ir al Mundial

Rafinha, que ayer volvió a entrenar por primera vez con el grupo después de muchos meses lesionado, quiere salir en enero para intentar poder disputar el Mundial de Rusia. Sabe que después de más de medio año de baja lo tiene complicado, pero tiene el ejemplo reciente de Deulofeu, al que le bastaron unos meses en Milán la temporada pasada para volver a la selección española. Al jugador le seduce la idea de poder jugar en Inglaterra, Alemania o Italia y el club asume que tanto tiempo de baja juega en contra de su valor en el mercado, que antes era de unos 30 millones de euros. En caso de salir traspasado, 15-20 millones sería una cifra bien considerada por el Barça.

En Galicia también se ha especulado con un posible regreso al Celta, en el que hizo una gran temporada y además Unzué le conoce bien. En este caso, la primera opción del club vigués sería solicitar su cesión

Deulofeu apenas juega ahora y en enero vuelve Dembélé

El de Deulofeu es un caso atípico. Fichado el pasado verano, tanto el club como el futbolista ya tuvieron sus dudas sobre su continuidad. El adiós de Neymar primero y la lesión de Dembélé después le tendrían que haber abierto las puertas de la titularidad, pero su protagonismo ha ido decreciendo con el paso de los meses. Ahora parece que apenas cuenta para Valverde, que no le convocó ante el Celta y lo dejó sin minutos ante el Sporting de Portugal, pese a que era un partido propicio para los menos habituales.

Acaba contrato en 2019 y las conversaciones para ampliarlo están paralizadas. Su cláusula es de 20 millones y aunque su salida en el mercado de invierno no estaba en principio en el guión, el club le dejaría marchar si algún equipo está dispuesto a abonar los 20 millones que cuesta. Si ahora está jugando muy poco, el regreso de Dembélé en enero le pondrá las cosas aún más complicada. Fue fichado por 12 ‘kilos’ el pasado verano

Loading...