Por Neymar, la cláusula y un jugador del PSG

Concluida la gira americana, y después de que Neymar disputara la pasada madrugada su más que probable último partido con la camiseta del Barça en el Clásico de Miami, el futuro del delantero brasileño podría quedar definido de forma inmediata. Neymar, que el pasado jueves ya anunció a un sector de compañeros del vestuario, a los más allegados, que se marcha al PSG, tenía previsto volar tras el partido en dirección a China, donde debe cumplir con dos compromisos publicitarios con dos ‘partners’ locales del Barça tras el acuerdo firmado ya hace tres meses, al margen de otros compromisos personales del jugador. Mientras, el Barça y el PSG resolverían su futuro.

La única vía que el Barça abriría con el PSG para evitar que Neymar tuviera que liquidar los correspondientes impuestos de IRPF al tener que abonar él de forma personal la cláusula ante la LFP sería que el PSG pagara al Barça los 222 millones de la cláusula y añadiera a uno de estos cuatro jugadores que gustan a la dirección deportiva: Di María, Draxler, Rabiot o Verratti, aunque la opción del italiano se ve muy complicada. Si se resolviera así, Neymar se convertiría a todos los efectos en nuevo jugador del PSG. Pese a los esfuerzos de Bartomeu, directivos, los pesos pesados del vestuario o Raül Sanllehí, director de fútbol, André Cury, empleado del Barça en Sudamérica, y Álvaro Costa, amigo personal y empleado de Nike, Neymar ha transmitido que sus razones para elegir el PSG van más allá del dinero.

A los franceses les quedaría otra vía. De China, y salvo que no haya más cambios, tal y como informaron desde Brasil, el jugador tomaría otro avión destino a Qatar. En Doha firmaría un acuerdo con Qatar Sports Investment, empresa de la familia real de Qatar y propietaria también del grupo de inversión que manda en el PSG, por el que percibiría 300 millones a cambio de convertirse en embajador del Mundial de Qatar del 2022. Con ese dinero, el jugador ya estaría en disposición de abonar su cláusula de rescisión -lo debe hacer el propio jugador y no el club de destino- para poder convertirse en nuevo futbolista del PSG. Bartomeu, en ESPN, fue categórico. “Queremos que Neymar siga, pero existen las cláusulas. Si quiere irse, que pague hasta la última peseta”, avisó el dirigente azulgrana.

Neymar quiere ser el líder del equipo francés y afrontar el reto de poder conquistar la Champions con el PSG. Cree que solo así puede disputarle el Balón de Oro a Messi y a Cristiano, De hecho, ese ha sido el principal argumento del PSG para acabar convenciendo al jugador, ayudado por su amigo Alves. Pero al margen de las razones deportivas, existe un motivo mucho más personal. Tras una segunda ruptura con Bruna Marquezine hace un mes, desde el entorno del jugador explican que “quiere empezar de cero en otra ciudad”.

Loading...