Portugal sub 21: España vence y ya está en semifinales

La selección española Sub-21 sumó su segunda victoria en el Europeo, un triunfo (1-3) que le vale para clasificarse matemáticamente para las semifinales del torneo continental a falta de jugar el último partido del grupo ante Serbia, que ya será intrascendente y que servirá para dar descanso a la mayoría de titulares. Los tres puntos sumados tienen un valor especial, pues se lograron ante una gran Portugal, que demostró todo el potencial que se le suponía y que bien pudo ganar, por fútbol y ocasiones de gol, pero que no lo hizo ante una Rojita (hoy de blanco) que es capaz de convertir en oro cualquier acción ofensiva que dispone. Saúl, Sandro e Iñaki Williams así lo hicieron y el objetivo de alcanzar la siguiente y penúltima ronda se cumplió

Europeo Sub21: Portugal-España, en imágenes

Que no iba a ser un paseo para España quedó comprobado desde el pitido inicial. Portugal sorprendió a los de Albert Celades con una presión extenuante arriba y haciéndose con el balón, que durante el primer cuarto de hora lo tuvo la mayor parte en su poder (un 60 por ciento). Los lusos iban a tope de revoluciones (Ruben Neves ya fue amonestado en el minuto 4) y pronto empezaron a acercarse a los dominios del portero Kepa, que vio cómo Bruno Fernandes intentaba sorprenderle con un chut lejano que se fue fuera por poco. La selección española no encontraba su sitio en el campo y la banda derecha era una autopista para Portugal, con un Joao Cancelo que hacía mucho daño con sus internadas. El rival tuvo el gol a su alcance, en un disparo desde la frontal del área del extremo Podence, en el minuto 11, pero el balón topó con el poste y salvó la Rojita.

Cuando peor lo estaba pasando España apareció Saúl Ñíguez. Si ante Macedonia ya inauguró el marcador, hoy de nuevo lo volvió a hacer. El 0-1 llegó en una gran acción individual del centrocampista del Atlético, quien tras irse de varios rivales se sacó un potente disparo desde la frontal del área. El balón tocó lo justo en Edgar Ié, despistó al portero Varela, y se alojó dentro del marco.

El gol dio más tranquilidad a una España hasta entonces a merced de su adversario. Empezó poco a poco a tener más el balón, aunque ello no quedó reflejado en sus apariciones ofensivas, que continuaron siendo escasas. Portugal, mientras, no se vino abajo. Guedes y Bruno Fernandes volvieron a probar fortuna con chuts lejanos y Deulofeu replicó con otro. Eran momentos de toma y daca entre dos selecciones que con un claro ‘1-4-3-3’ iban a por todas. La Rojita dispuso de tres ocasiones seguidas para incrementar su renta, una de Bellerín y dos de Sandro, y Portugal otras dos (Cancelo y Podence) que tuvieron la réplica de una atento Kepa. Con 1-0 se llegó al descanso.

El paso por los vestuarios no relajó a ninguna de las dos selecciones. Como ya hiciera en la primera parte, Portugal volvió a salir a tope, asediando el área del rival. En el minuto 50 el habilidoso Podence pudo empatar tras un error de Vallejo, pero el balón se marchó lamiendo la base del poste. La réplica española no tardó en llegar, pues casi acto seguido Marco Asensio dispuso de una magnífica oportunidad. Su chut, con el portero Varela ya batido, lo sacó Edgar Ié casi bajo palos.

Si la película se estaba repitiendo con la salida en tromba de Portugal, que volvió a poner a prueba con un zapatazo de Renato Sanches que fue detenido por Kepa, con un agobio luso que hacía presagiar lo peor, de nuevo la Rojita hizo gala de la calidad de sus jugadores para empezar a encarrilar el partido. Una contra iniciada por Meré y continuada por Deulofeu con un carrerón por la banda derecha, acabó con un centro del extremo que Sandro, en el primer palo, aprovechó para batir al meta con un chut raso y ajustado a la base del poste.

El 0-2 quizás no hacía justicia a lo que se estaba viendo en el césped, pero reflejaba la clase de una selección española capaz de sacar petróleo de donde parecía no haberlo. Portugal lo siguió intentando, ya sin un decepcionante Renato Sanches, y con los ‘españoles’ Bruma (ex Real Sociedad) y Horta (Málaga), y la recompensa a su derroche físico y fútbol ofensivo tuvo parcialmente premio con un golazo de Bruma, que sorprendió a Kepa con un trallazo desde fuera del área (min. 77).

Nada estaba ganado aún para España ni nada perdido para Portugal, que siguió apretando hasta el pitido final. Pero su ambición por amarar al menos un punto la acabaría pagando cara. Iñaki Williams, que había sustituido a Sandro, puso en evidencia a la zaga lusa. Fresco, rompió por velocidad, encaró a Ruben Semedo, le quebró y se sacó de la chistera un chut cruzado que sorprendió a Varela. 1-3. Minuto 93. El broche a un gran partido, que perfectamente podría haber sido la final del torneo, y que encumbró un poco más a una selección española dispuesta a dejar su huella en tierras polacas.

Ficha técnica:

Portugal: Varela; Cancelo, Edgar Ié, Ruben Semedo, Rodrigues; Joao Carvalho (Paciencia, min. 66), Ruben Neves, Renato Sanches (Horta, min. 76); Gonzalo Guedes, Bruno Fernandes y Podence (Bruma, min. 57)

España: Kepa; Bellerín, Jorge Meré, Vallejo, Jonny; Saúl Ñíguez, Marcos Llorente, Dani Ceballos; Deulofeu (Denis Suárez, min. 82), Sandro (Iñaki Williams, min. 75) y Marco Asensio (Mikel Merino, min. 90)

Goles: 0-1, Saúl Ñíguez (min. 20); 0-2, Sandro (min. 65); 1-2, Bruma (min. 77); 1-3, Iñaki Williams (min. 93)

Árbitro: Tobias Stieler (Alemania). Mostró tarjeta amarilla a Ruben Neves (min. 4), Dani Ceballos (min. 56), Bruno Fernandes (min. 70), Paciencia (min. 75), Ruben Semedo (min. 79)

Loading...