Rafa Nadal campeón de Pekín y sexto título del año arrollando a Kyrgios

Doce años después, a sus 31, Rafa Nadal sigue mostrando un estado de forma excelente. Ganó el ATP 500 de Pekín en 2005, y ha repetido en este 2017 arrollando al australiano Nick Kyrgios, 6-2 y 6-1 en 1h.32’. Su sexto título de la temporada, 75º de su carrera, y enseñando los galones de número uno mundial ante un rival con mucho potencial pero que apuntó su cara más oscura perdiéndose en sus protestas y posterior indolencia viendo que delante tenía un muro infranqueable.

Campeón de Montecarlo, Godó, Madrid, Roland Garros, US Open y Pekín, tras haber perdido las finales de Australia, Acapulco y Miami. Un Rafa Nadal que ha ganado de una tacada doce partidos, incluyendo la primera ronda de Pekín remontando dos pelotas de ‘match’ ante Lucas Pouille. Un paso muy importante en su objetivo de acabar nº 1 de la temporada, con ya 2.370 puntos de ventaja sobre Roger Federer.

Enorme Rafa Nadal, que no se apartó un segundo del encuentro, que defendió su ventaja como si la final estuviese equilibrada, ante un Kyrgios con quien estaba 2-2, habiendo perdido recientemente en Cincinnati. El manacorí dio una lección al ‘aussie’, a sus 22 años el 19º ATP, no más arriba, porque no le da la gana.

Nadal disputó cada bola con estrategia, potencia y concentración. Kyrgios se quedó estancado en una pelota del ‘game’ inicial. Sí, se equivocó el juez de línea cantando mala una bola que era de ‘break’ a favor para el australiano. Se repitió el punto, y lo perdió. Pero acababa de empezar todo, y él no lo quiso asimilar.

Aguantó un cuarto de hora, remontó cinco bolas de rotura en el segundo juego, pero cuando Nadal hizo el ‘break’, Kyrgios se dedicó a protestar al árbitro, Mohamed Lahyani. La reiteración le valió perder un punto, 0-15 en el que sería último ‘game’ del set, que remató con dos dobles faltas seguidas.

6-2 en 49 minutos para un Nadal intocable, encadenando nueve juegos consecutivos, del 2-2 al 6-2 y 5-0. Intentó con frivolidades y golpes rompedores Kyrgios sacar provecho de un tenis de máximo riesgo, a cara o cruz, pero Nadal lo hizo todo bien.

Trofeo, talón de 652.370 dólares y 500 puntos ATP. La semana que viene, al Masters 1.000 ATP de Shanghai, con el estadounidense Jared Donaldson esperándole en segunda ronda.

Loading...