Resumen Barcelona – Espanyol: Leo Messi, el señor del derbi

Leo Messi volvió a destrozar al Espanyol en un derbi con mucho dominio azulgrana, y con algunos destellos más que esperanzadores de cara al futuro. El enésimo ‘hat trick’ del argentino, con un primer gol en fuera de juego, y un cuarto tanto obra de Piqué dieron los tres puntos al Barça, que deja al Madrid ya a cuatro puntos en la clasificación, lo que debería dar al equipo de Valverde tranquilidad para irse asentando. El Espanyol, si tuvo algunas opciones de entrar en el partido, las desperdició entre un poste de Piatti y un paradón de Ter Stegen, casi al final, a chut de Dídac Vilà. Y, para completarlo, gol de Suárez ante Pau López después de muchos intentos, con asistencia de Dembéle tras su debut.

Valverde optó por un 4-3-3 clásico, sin complicarse la vida con cambios tácticos. Y sin novedades, más allá de un Semedo cada día más consolidado como lateral derecho, que jugó un partido sobresaliente. Dembélé, entre una gran expectación, entró cuando el partido ya estaba sentenciado con el 3-0. En casi su primera acción recibió una patada por parte de Aaron, la primera de muchas en la Liga española. Casi la siguiente acción fue la asistencia del 5-0. Paulinho entraba poco después dando descanso a Busquets. Una pista, quizá, sobre el papel que le reserva Valverde.

Barça-Espanyol, en imágenes



El Barça fue dominador casi siempre e hizo circular bien el balón, aunque sufrió y dio muestras de cierta inconsistencia en algunas fase en las que el Espanyol le presionaba arriba. Pero, con un Messi en estado de gracia, todo es más fácil.

De entrada el Espanyol esperó al Barça, agazapado, pensando en una contra. Cerraba bien los espacios cerca del área, pero apenas le duraba dos pases el balón, mientras el control del conjunto de Valverde generaba acercamientos peligrosos: una internada de Deulofeu con pase de la muerte que no encontró rematador, un chut ajustado de Messi, una dejada de Suárez a Rakitic que el croata, que jugó un partidazo en la medular, remató al aire o una falta lejana lanzada por Suárez.

El 1-0 llegó, cuando la presión azulgrana comenzaba a remitir, en fuera de juego. La línea de cuatro blanquiazul estaba saliendo y dejó a Messi en posición incorrecta dentro del área cuando Rakitic, tras una recuperación, vio un espacio y le metió un balón de oro. Y el argentino ahí es definitivo: fintó ante la entrada de un central y superó a Pau, que minutos después se lució ante Rakitic tras un jugadón de Ivan con Leo.

Justo cuando el Espanyol salía de la cueva y el Barça daba señales de cierta inconsistencia, llegó el segundo, a la contra. Lo marcó Messi, pero hay que atribuir gran parte del mérito a Jordi Alba, que corrió como un poseso la banda y cedió a Leo. El argentino no logró salir de un último regate ante Javi Fuego, pero un rechace en un defensa volvió hacia atrás y llegó a Alba, que dio una asistencia magistral a Leo.

Si al descanso se llegó con 2-0, fue porque Piatti estrelló el balón en el poste poco antes de la media parte, en una fase en la que el Barça se había desinflado. El marcador permitió a los azulgrana jugar cómodo y con espacios. Luis Suárez, gafado ante su ‘amigo’ Pau López, estuvo a punto de marcar dos veces: una, de tacón; la segunda, a pase de Messi tras otro pase en profundidad de Rakitic. Pero no había manera… de momento.

El festival final

El Espanyol, obligado a tratar de mover el partido, se recompuso. Tras un nuevo gol fallado por Piatti después de un error de Alba, Quique Sánchez puso en liza a Sergio García, aunque sin salirse del 4-4-2 . Pero quien acabó con el derbi fue, ¡cómo no!, Messi, al rematar otra asistencia de Alba tras una jugada que había iniciado el propio Leo. Y llegó el festival final, con protagonismo de Piqué, Dembélé y Suárez.

Piqué, rematando un córner lanzado por Alba, y Luis Suárez, a la contra y tras asistencia de Dembélé, completaron la manita.

Loading...