Resumen Barcelona – Juventus: Messi se enfada y liquida

Lionel Messi es lo más grande que ha visto un campo de fútbol en la historia. Cada partido se reinventa. Ante la Juventus volvió a ser decisivo. Metió el 1-0,vital por el momento en que llegó, le dio el segundo a Iván
Rakitic y logró un golazo que significó el 3-0, en el que batió, de nuevo, a su antigua bestia negra, a un superado Buffon.Y casi logra el ‘hat trick’ si el poste no lo impide. En el segundo tanto hubo ‘asistencia’ del colegiado esloveno Skomina que le acababa de amonestar por reclamar el genio argentino una justa amarilla para Pjanic que le había hecho falta. Su rabia por la injusticia de la amonestación la transformó en una galopada con asistencia final al croata, que marcó el 2-0.Debían saber que es mucho mejor no enfadar a Leo porque sino, pasa lo que pasa.Esos minutos de un Messi desatado acabaron con las pocas esperanzas de la Juve de sacar algo positivo del Camp Nou. Leo Sencillamente les arrolló, apoyado por sus compañeros.









La segunda mitad recordó a la ultima final de la Champions de Cardiff en que el Real Madrid superó fácil a la Juventus tras el descanso. El Barça fue muy superior a la Vecchia signora que quería pero no podía. Ni defendía bien ni era capaz de ligar una jugada de contra ataque como a ellos les gusta.El equipo de Ernesto Valverde confirmó que sigue mejorando, partido a partido. Ahora ha superado con nota el examen de la Champions, tras hacerlo en LaLiga dónde no conoce la derrota.

Las mejores fotos del Barça-Juventus



Un Barça-Juventus siempre es un gran partido. Da igual que sea la final de Champions en Berlín, que un amistoso en Estados Unidos, esta pretemporada, que significó el debut de Ernesto Valverde en el banquillo del Barça. Había, además, una cuenta pendiente de la temporada pasada en que la Vecchia signora eliminó y echó de Europa en cuartos al club azulgrana de la propia Copa de Europa. El duelo de este martes no decepcionó, al contrario. De paso, los barcelonistas ajustaron cuentas, hubo una ‘vendetta’ futbolística con los italianos. El Bara ganó merecidamente este partido que puede ayudar a ser primero de grupo y tener un mejor cruce en octavos de la Champions.









Examen europeo

El Barça se encontró ante una Juventus que a pesar de las numerosas e importantes bajas le plantó cara en el propio Camp Nou, aunque sólo en la primera mitad. Igual que el Barça, llegaban con tres victorias en la Serie A, como el equipo azulgrana en LaLiga. Massimiliano Allegri hizo una apuesta de riesgo, valiente, con un equipo de circunstancias que jugó un peculiar‘ ‘4-4-1-1’. Su apuesta fue colocar al joven uruguayo Rodrigo Bentancur de interior derecho y meter en el lateral Mattia de Sciglio.Su virtud fue la presión alta que maniató a un equipo de Ernesto Valverde muy lento en sus evoluciones y que volvió a fallar en pases no forzados.

Durante esa primera parte el dominio fue juventino. Ter Stegen tuvo que trabajar duro con tiros de De Sciglio y de Pjanic. El Barça apenas creó peligro salvo un par de intervenciones de Ousmane Dembélé y una falta, que tras tiro de Lionel Messi, fue remachaza con un tirazo por Luis Suárez que obligó a Gianluigi Buffon a hacer un paradón.

La Juventus metió en una ‘jaula’ a Leo, tal como hizo la temporada pasada, copiando al PSG en París. No le dejaban un palmo de espacio y cortaban los pases que debían llegar al genio de Rosario. Le salió bien durante casi 40 minutos.









Pero Mattia de Sciglio cayó lesionado, entró por él Stefano Sturaro (centrocampista defensivo) que debió hacer de lateral improvisado y Lionel Messi hizo saltar en pedazos la ‘jaula’ juventina. Dembélé empezó una jugada que se la pasó a Messi, Leo hizo la pared con Suárez y el argentino sorprendió a Buffon con un tiro por entre las piernas de un defensa juventino. ¡Batía así por primera vez a Buffon, doble celebración! Ese 1-0 fue un gol decisivo, llegó al límite del descanso.

Partido abierto

La segunda parte ya fue diferente. La Juventus ni presionaba ni defendía igual y encima enfadaron entre ellos y el árbitro a Lionel Messi. Lo pagaron con la derrota.El Barça ya llegaba más fácil al área italiana y los juventinos sufrían para hacer lo propio. Allegri trató de arreglarlo con la entrada de Bernardeschi por Bentercur. Joven por joven, talento por talento. Claro que ya iban perdiendo 2-0 tras el gol de Rakitic. Ese cambio llegaba tarde. El partido ya estaba decidido.

En esos minutos, junto al mencionado Leo Messi, aparecía la gigantesca figura de un Iván Rakitic que ha empezado este año la temporada a un gran nivel. Está en todos lados, ayuda en la presión, llega a posiciones de ataque y, encima, mete goles, como el de este martes. Ya le marcó otro en la final de Berlín que abrió el marcador.









En esa fase se vio, también, que Ousmane Dembélé se había quedado sin aire. Aún así ayudó con su cruce y finta a liberar a Leo de defensas para que marcara el 3-0 . Fue cambiado por Sergi Roberto. Txingurri mantuvo, más o menos el esquema, con el de Reus jugando arriba junto a Messi y Suárez.

Además, Ter Stegen vio un partido más como no le batían, como el sistema defensivo del Barça, con un Semedo que brilló, funcionaba a tope, aunque tuviera algún que otro despiste. Cierto que fueron propiciados por errores en el pase de sus compañeros que les dejaron en inferioridad. También Jordi Alba volvió a destacar jugando de ‘extremo izquierdo’. En la segunda mitad la Juventus no existió en ataque.

Valverde aprovechó para darle minutos a Paulinho que entró por Rakitic. Volvió a jugar el brasileño en el Camp Nou un rato como ante el Espanyol en laLiga. También Txingurri supo administrar el esfuerzo de Iniesta y le suplió por André Gomes. De paso, el Camp Nou vitoreó al capitán, el barcelonismo adora a don Andrés.

El Barça ha dejado claro que en esta Champions League tiene decidido llegar lejos, que cuando los nuevos se vayan integrando al equipo, Ernesto Valverde tiene equipo y, sobre todo, a un Messi que permite seguir soñando sin límite.









Loading...