Inicio Deportes Revulsivo Rodrygo

Revulsivo Rodrygo

   MADRID, 6 May. (EUROPA PRESS) -

   El delantero brasileño Rodrygo Goes se erigió en uno de los 'héroes' el pasado miércoles de la clasificación para la final de la Liga de Campeones 2021-2022, gracias a sus dos goles en poco más de un minuto que permitieron al Real Madrid remontar ante el Manchester City y llevar el partido a la prórroga, lo que le permitió aumentar su idilio con Europa y su capacidad de ser revulsivo.

   En la 'Champions' seguramente más sufrida y emocionante que ha vivido el conjunto madridista, el joven futbolista de 21 años confirmó que las grandes noches europeas sacan lo mejor de él, sobre todo su olfato goleador que se acentúa en la máxima competición continental y su habilidad para refrescar el ataque de su equipo saliendo desde el banquillo.

   El brasileño, sin haber ostentado la condición de titular fijo en los esquemas de Zinédine Zidane o de Carlo Ancelotti, suma ya una decena de dianas en sus tres temporadas con el 13 veces campeón de Europa, una cifra que se contrarresta con las que atesora en LaLiga Santander donde únicamente ha visto puerta en seis ocasiones.

   Sin duda, Rodrygo, un jugador de condiciones diferentes a su compatriota Vinicius, teóricamente más dotado para el gol y con un gran uno contra uno, ha vivido una de sus semanas más felices desde que aterrizó en Madrid, reflejado en sus goles en el Pizjuán, ante el Espanyol y frente al City, y parece estar atravesando su mejor momento en este último decisivo mes.

   Los dos goles ante el City entre el minuto 90 y el 91, uno de jugador de área y otro de gran cabezazo pese a su 1,74, le convirtieron seguramente en el gran héroe junto a Thibaut Courtois para el Santiago Bernabéu, al que ya maravilló hace dos campañas cuando le hizo un triplete al Galatasaray turco, una muestra del idilio que iba a empezar a tener con la 'Champions'.

   Sin embargo, ese esplendor goleador no tuvo una gran continuidad con Zidane, aunque el técnico francés confió en él para el intento de remontada en la vuelta de octavos ante el Manchester City en el Etihad Stadium. Ahí, demostró su buen desborde y su buen pie para asistir al 1-1 de Karim Benzema.

   Su segunda temporada no fue tampoco excesivamente positiva, con protagonismo y ostracismo combinados, además de una lesión a finales de 2020 que le dejó fuera casi dos meses. Aún así, volvió a ser clave saliendo desde el banquillo al marcar el vital gol de la victoria por 3-2 ante el Inter de Milán en el Alfredo Di Stéfano y enderezar un rumbo que había empezado mal con la derrota en casa ante el Shakhtar y el agónico empate ante el Borussia Moenchengladbach. Fue uno de los dos goles de esta campaña.

LA LLEGADA DE ANCELOTTI AUMENTA SU PARTICIPACIÓN

   La llegada de Carlo Ancelotti sí ha cambiado algo su rol en la plantilla, 'ayudado' en parte por el rendimiento y los problemas de Eden Hazard. El técnico italiano ha confiado bastante en Rodrygo, que ya ha superado con creces los minutos acumulados respecto a las otras dos temporadas. En la primera amasó 1.428, en la segunda 1.298 y en esta lleva ya 2.123, a falta de cuatro partidos de Liga y la final de París.

   Pero como parece que mejor está funcionando es como revulsivo en el ataque merengue. Y, una vez más, lo demostró sobre todo en la máxima competición continental donde de sus cinco goles, cuatro han sido fundamentales. El primero, de nuevo ante el Inter, en el Giuseppe Meazza, en el minuto 89 para dar el triunfo por 0-1 y tras salir en el 65.

   Posteriormente, marcó uno de los tantos de la goleada por 0-5 ante el Shakhtar y luego su impacto se fue reduciendo hasta la vuelta ante el PSG francés. No fue titular, pero Ancelotti le metió en el campo junto a Eduardo Camavinga en el minuto 57 con 0-1 en el marcador y aunque no marcó sí dio aire nuevo para la remontada final.

   Encadenó dos partidos como titular, ante el Mallorca y el Clásico, donde no brilló y no tuvo ningún minuto en la ida ante el Chelsea, el último partido en el que no ha tenido protagonismo. Tras ser titular ante el Getafe, en la vuelta ante los 'blues' fue suplente y Ancelotti tuvo que recurrir a él en el minuto 78 con 0-3 en el marcador y al borde de la eliminación. El brasileño no falló y acertó a 'cazar' sin dejar botar el balón un excelso pase de exterior de Luka Modric para llevar el partido a la prórroga donde el gol de Benzema dio el pase.

   Días después, en el Ramón Sánchez-Pizjuán, salió tras el descanso por Camavinga con 2-0 en el marcador y sólo tardó cinco minutos en meter al Real Madrid en el partido. Luego, dio la asistencia del definitivo 2-3 a Benzema. Ancelotti le premió con dos nuevas titularidades consecutivas en El Sadar, donde fue de los mejores pese a no marcar, y, sobre todo, en el Etihad Stadium, pero Rodrygo no tuvo su mejor noche ese día.

   Su nueva titularidad ante el Espanyol el pasado sábado en el día del alirón auguraba que no repetiría en la vuelta ante los de Pep Guardiola, pero volvió a mostrar sus dotes en el área y su capacidad para jugar en el lado izquierdo. Resolvió con calidad dos jugadas en el área y encarriló la victoria y la celebración con su doblete.

   Como era de esperar, el delantero no formó parte del once inicial ante el City, formado por cuatro centrocampistas y con Benzema y Vinicius arriba. Ancelotti decidió sacarle en el minuto 68 por Toni Kroos en busca del gol que faltaba, pero al poco marcó Riyad Mahrez el 0-1. Todo estaba cuesta arriba, pero Courtois y Mendy le dieron una oportunidad a Rodrygo de demostrar su capacidad de revulsivo y su idilio con la 'Champions'. El brasileño se lo agradeció por partida doble y ahora sueña con ser clave también el 28 de mayo.

Publicidad