Inicio Deportes Rodrygo, una eclosión apoyada en el gol y en la confianza de...

Rodrygo, una eclosión apoyada en el gol y en la confianza de Zidane

MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) –

Rodrygo Goes reconoce estar viviendo un sueño en el Real Madrid, algo que pocos esperaban de este joven delantero brasileño de 18 años, que ha aprovechado al máximo la oportunidad y confianza que le está otorgando Zinédine Zidane, lo que se contrapone con la situación de su compatriota Vinicius Jr.

Rodrygo apenas ha tardado un mes en convertirse en el nuevo ídolo de una afición que ansía nuevos referentes. Lo mismo le pasó a Vinicius, un jugador con características diferentes y que actualmente no termina de cuajar desde que levantase una pasión similar cuando Santiago Solari por fin decidió darle galones en el primer equipo.

Tanto el de Osasco como el de Sao Gonçalo son considerados como algunas de las nuevas perlas del prolífico fútbol brasileño, del que salieron como estrellas en ciernes del Santos, el equipo de Pelé y Neymar, y el Flamengo, para convertirse en piezas para el proyecto de futuro de Florentino Pérez.

Vinicius, apenas seis meses mayor que Rodrygo, fue el primero en aterrizar en el Santiago Bernabéu, pero su destino fue el filial y una Segunda División B, donde su caché despertaba cierto recelo. Fue a finales de septiembre, y en un partido de nivel como el derbi ante el Atlético en el feudo merengue, cuando Julen Lopetegui le dio la alternativa, aunque apenas fuesen unos minutos al final.

El técnico guipuzcoano siempre envió el mismo mensaje de tener paciencia en la formación del extremo y no le dio muchas más oportunidades, ni siquiera como revulsivo para cambiar su destino. El ascenso de Solari tras el adiós del de Asteasu, cambió las cosas para el extremo, titular en el primer partido, el de Copa del Rey ante el Melilla, y que días después, se vestía de ‘héroe’ en el Bernabéu al participar en el gol que abrió la victoria, en el minuto 83, ante el Valladolid.

A nadie le pareció importar que su disparo no fuera entre los tres palos y que recibiese la inestimable ‘ayuda’ de Kiko Olivas. En un equipo ‘tocado’ y con una afición disgustada, su irrupción y descaro en su banda, la izquierda, era aire fresco. Y así fue madurando y emocionando Vinicius, titular casi indiscutible para el técnico argentino y que a sus buenas actuaciones no le acompañaban los goles, su asignatura pendiente.

Pero el guión cambió la amarga noche del 5 de marzo de 2019. El Ajax asaltaba sin contemplaciones el Bernabéu para echar el cierre a la temporada en el club, eliminado de todo. Para más mala fortuna, Vinicius se lesionaba y «una rotura de ligamentos de la articulación tibioperonea de la pierna derecha» le apartaba de los terrenos de juego durante dos meses.

El 5 de mayo, ante el Villarreal, volvía a jugar, pero ya no estaba su gran valedor sino Zinédine Zidane, un técnico que ha dado la sensación de no tener una máxima confianza en sus prestaciones, como sí las tenía entonces ya en jugadores como Fede Valverde o Brahim Díaz, ahora desaparecido.

La nueva temporada 2019-2020 trajo para Vinicius la llegada de Rodrygo, un amigo al que podría aconsejar sobre su nueva experiencia y que, al igual que él hacía un año, tenía como destino el Real Madrid Castilla de Raúl González junto a otro joven talento como Takefusa Kubo.

UN GOL MÁS QUE VINICIUS EN UNA TEMPORADA

Al delantero del Santos se le apuntaba mejores dotes goleadoras que a su compatriota y lo cierto es que lo ha demostrado en apenas tres meses. Demostró su calidad con un gran gol de falta en la pretemporada ante el Bayern Múnich, pero sus primeros pasos eran el filial hasta que Zidane demostró que parece haberle visto algo diferente.

Y Rodrygo ha tenido la suerte de caer de pie, como le pasó a ‘Vini’. El 25 de septiembre y ante Osasuna, ‘Zizou’ decidió darle la alternativa. En el minuto 72, el brasileño entraba precisamente en lugar de su compatriota, aquel día muy sonriente por haber hecho el 1-0, y apenas tardó un minuto en levantar a la afición. El ex del Santos bajó con una enorme calidad un balón largo y luego tuvo temple y calma para desbordar al defensa y batir a Rubén.

Por entonces, Gareth Bale le cerraba el sitio, pero los problemas físicos del galés le abrieron la puerta. El hueco que dejaba el de Cardiff era una oportunidad para él y para Vinicius, pero el ex del Flamengo no ha conseguido destaparse en el lado derecho, con Eden Hazard inamovible del izquierdo, su favorito. Rodrygo sí lo ha hecho, demostrando más versatilidad y sobre todo, gol, algo tan necesario en el equipo.

Sorpresa en el once en la ‘final’ ante el Galatasaray, cuajó un buen partido en Estambul, y Zidane le ha respaldado con otras tres titularidades consecutivas ante el Leganés, el Betis y de nuevo el conjunto turco. Marcó ante los ‘pepineros’ y ayer miércoles fue cuando se destapó con un triplete y alcanzar los cinco goles en apenas un mes, uno más de los que marcó en su primer año completo un Vinicius que fue el primero en felicitarle efusivamente.

A Rodrygo, que además puede cerrarle la puerta a Bale, le queda ahora demostrar estas primeras gotas en partidos de mucho más nivel, empezando por el del sábado, si Zidane mantiene su confianza, en Ipurua. El PSG, a finales de noviembre, y Mestalla y el Camp Nou, en diciembre, esperan verificar, esa palabra ahora tan de moda en esta semana electoral, si las previsiones sobre su futuro son tan altas.