Superderbi en el Camp Nou

No hay tiempo para recrearse en el romanticismo futbolístico de las pugnas vecinales. Para el Barça no es el típico derbi apasionado de mitad de Liga, sino que va más allá. El equipo de Luis Enrique afronta ante el Espanyol otra final en su maratoniana carrera por atrapar a un Madrid que, distraído hoy con el Mundial de Clubs, le lleva seis puntos de ventaja en la clasificación. Recortar la distancia, aunque sea a efectos reales, supone una inyección moral notable para cerrar este 2016.

La empresa no será fácil. Después de un decepcionante arranque, el Espanyol llegará al Camp Nou blandiendo la etiqueta de equipo revelación que muchos le concedieron en agosto. Anda enrachado con un serial de nueve partidos sin perder, desde septiembre, y presumiendo de ser el tercer mejor visitante del campeonato y de no encajar apenas goles gracias a un cerrojo eficiente. Con Luis Suárez hipermotivado por su reciente renovación, el Barça tratarán de seguir el rastro de sus dos últimos resultados frente a Gladbach y Osasuna, goleando y con la portería a cero, lo que les alivió del escozor del empate ‘in extremis’ ante el Real Madrid en el mismo Camp Nou.

La historia está a favor de los azulgrana, que ha encadenado siete victorias en los derbis de Liga jugados en el Estadi y que ha solventado los últimos cuatro con tres goleadas. En el total, desde la victoria en febrero de 2009, el Espanyol ha sido incapaz de ganar al Barça en 14 partidos (11 derrotas y tres empates), contando la eliminatoria de la Copa del Rey de la temporada pasada.

Luis Enrique no escatimará munición. Cuenta con todos a excepción de Mathieu, del que no aventura retorno. Las únicas dudas se dan en el eje de la defensa, si Umtiti o Mascherano y el acompañante de Busquets y de Iniesta en el centro del campo, que será un Rakitic que suma dos partidos sin jugar. El once de lujo pero con la salvedad del francés o el argentino defendiendo. Quique Sánchez Flores tiene un panorama peor. Ni Leo
Baptistao, con una talalgia en el pie derecho, ni Hernán Pérez, que no se ha recuperado de una contusión en el costado, ni Víctor Sánchez, baja de última hora por una sobrecarga en el gemelo, entraron en la lista.Al menos recupera a Pablo Piatti, aunque su arma principal es Diego Lópezque acaba de cerrar un récord de 586 minutos imbatido. Claro que con Messi delante es para estar asustado

Loading...