Umtiti se agiganta en el Barça

Cada vez está más claro: Samuel Umtiti es uno de los mejores fichajes del Barça en los últimos años. Por rendimiento inmediato, proyección e inversión, con el central francés ya hay consenso. Su llegada fue un gran acierto de los técnicos, en un club en el que tanto debate generan sus movimientos en el mercado. El partidazo de Umtiti en el Wanda Metropolitano ante el Atlético consagró definitivamente a este defensa internacional ‘bleu’ que, con apenas 23 años de edad, se manejó con el oficio y el mando de un experto mariscal. Fue el pico más alto en visibilidad desde que aterrizó en verano de 2016 en el Camp Nou, aunque la regularidad ha sido siempre su principal virtud.

Si a Umtiti le llaman ‘Big Sam’ no es precisamente porque se trate de un central alto. Aun así, con su 1,82 se basta para no tener déficits aéreos gracias a una habilidad natural fuera de lo común para anticiparse, tanto por arriba como por abajo, tiene una velocidad apreciable para acudir a las ayudas y una sensata osadía para saber jugar con un abismo a su espalda, el requisito en el que tantos antes fracasaron en un Barça que asume el riesgo como un compromiso irrenunciable.

Las estadísticas corroboran la impresión subjetiva que deja el juego de Umtiti, que tiene el don de los grandes zagueros: defender sin cometer faltas. Ante el Atlético sólo hizo una, que curiosamente le costó una exagerada amarilla, la segunda en la Liga habiendo incurrido apenas en cuatro infracciones en lo que va de campeonato. Desde su debut en la élite con el Lyon la actual es ya su séptima temporada, la segunda como culé. y en todas ellas sólo fue expulsado una vez. En el curso anterior, en su estreno azulgrana, vio cuatro amarillas, así que no se perdió ningún partido por sanción.

Apuesta de Robert y Luis Enrique

Visto como está el mercado, también el de los centrales, el traspaso que abonó el Barça por Umtiti en 2016 fue una ganga. Pagó 25 millones de euros. Umtiti está logrando, además, lo que parecía un imposible: haber fichado a un central a la altura del Barça, mérito atribuible al secretario técnico Robert Fernández y al ex entrenador Luis Enrique. Sin entrar en más nombres, desde Rafa Márquez, y de eso hace ya 14 años, nadie como Umtiti había ofrecido tanta sensación de cuajo.

Por eso es justo poner en valor el papel que, por servicio a la causa, tan bien ha desempeñado desde 2010 un mediocentro reconvertido a central como Javier Mascherano, quien hace unos días admitió estar jugando algo menos porque tiene “dos centrales que son de lo mejor”, en alusión a Umtiti y Gerard Piqué. Curiosamente, con su partidazo ante el Atlético y quizás por primera vez, Umtiti dio otro paso que le señala como uno de los pilares del Barça del futuro: ejerció de jefe de la defensa. Un grande como Piqué, aunque fuera durante 90 minutos, no se veía en el rol de lugarteniente desde sus años con Carles Puyol.

Loading...