Valverde, un ‘león’ en el banquillo del Camp Nou

El nombre de Ernesto Valverde (Viandar de la Vera, Cáceres, 9-2-1964), ‘Txingurri’ por obra y la gracia de Javier Clemente, se ha convertido en un estribillo muy repetido en el Barça en estos últimos años. Sonó antes de Luis Enrique, cuando Andoni Zubizarreta era el director deportivo, y se popularizó enseguida que se supo que el técnico asturiano dejaba el Camp Nou. Estaba predestinado a volver, por su estilo de juego, barnizado de azulgrana, y por su talentoso liderazgo. Desde que cogió el cadete del Athletic en 1997 hasta que hace unos días abandonó el nuevo San Mamés, el hoy técnico del Barça ha demostrado una habilidad didáctica para dirigir vestuarios de elite.

Valverde es un técnico que ha dado muchas vueltas. Tras tres temporadas en las categorías inferiores de Lezama, se convirtió en el segundo de Txetxu Rojo en el Athletic. Corría la temporada 2000-2001. La presidencia de Javier Uría le llevó después a la dirección deportiva de su amigo Zubi. Aguantó poco en traje y corbata porque un año después cogió al filial y al siguiente clasificó al primer equipo para la UEFA. Sus desavenencias con el presidente Lamikiz le sacaron del club y prefirió dedicarse a la fotografía durante un año sabático sin dejar de escuchar el run-run del banquillo.

Fichó entonces por el Espanyol en la campaña 2006-07 y aunque peligró en el cargo muy pronto, la historia blanquiazul le recuerda porque gracias a su fútbol atractivo y valiente se plantó en la final de la Copa de la UEFA de Glasgow. Los penaltis tumbaron su sueño pero no su ambición. Siguió una temporada más y acabó empaquetando aquel recuerdo en su aventura griega en la 2007-08. El Olympiakos le abrió las puertas en dos etapas. Lejos de la Liga se convirtió en un ídolo. En su palmarés hay anotadas tres Superligas (2009, 2011 y 2012) y dos Copas de Grecia (2009 y 2012)

Pasó por el Villarreal, pero pese a revitalizarle tras un mal comienzo, fue destituido en enero de 2010. En 2012 probó el banquillo del Valencia, siempre tan inestable. En tres meses devolvió al conjunto ‘che’ a la zona noble. La llamada del Athletic le sacó de Mestalla para convertirle en el en el único técnico que ha dirigido al Athletic en el antiguo y el nuevo San Mamés.

En cuatro años, el conjunto bilbaíno no ha bajado del séptimo puesto en la Liga, haciéndose oír también en Europa. En 2015 fue el entrenador que dio al Athletic su primer título oficial, la Supercopa de España precisamente ante el Barça, tras 31 años de sequía. Es el entrenador que más partidos ha dirigido a los rojiblancos, superando a Javier Clemente, con más de 300. El ‘Txingurri’ cierra así una etapa que ha llevado al Athleti a cinco clasificaciones para Europa.

Loading...