Albiol culpa a Rajoy de la debacle del PP en Cataluña

“Quienes conducían un Mercedes se pasaron a Audi. Pero, poco a poco, volverán a la marca de prestigio”. Quien así habla es Alberto Fernández Santiveri, uno de los hombres de máxima confianza de Xavier García Albiol. Santiveri utilizó este símil en la reunión de la ejecutiva del PP catalán celebrada el lunes para referirse a la fuga de votos a Ciudadanos. Una reunión larga, farragosa y en la que, según asistentes consultados por Crónica Global, apenas hubo autocrítica por parte de la dirección popular.

Es más: Albiol culpó de los malos resultados electorales del pasado 21 de diciembre (el PP pasó de 11 a 4 diputados y estuvo a punto de quedarse con 3) al presidente español, Mariano Rajoy. Le reprochó que el artículo 155 de la Constitución no se aplicara durante seis meses, como en un principio se planteó, y que la intervención de las instituciones catalanas no incluyera TV3. Rajoy optó por un 155 breve, obviando el control de la televisión catalana, porque no quiso aplicar esa medida constitucional en solitario. Necesitaba del apoyo de Ciudadanos y PSOE, reacios a un 155 más traumático.

Nueva catarsis

Sin embargo, la intervención del Govern independentista y la convocatoria de elecciones solo ha pasado factura al PP en Cataluña: Ciudadanos ganó los comicios con 37 escaños (pero no podrá gobernar ante la mayoría parlamentaria que forman los independentistas) y el PSC no obtuvo los resultados esperados, aunque creció en votos y escaños (de 16 a 17).

De ahí que el PPC se vea abocado ahora a una nueva catarsis para hacer frente a un futuro nada halagüeño. Tal como desveló este medio, Albiol quiso presentar su dimisión tras el 21D, a pesar de que el lunes se abstuvo de hacer autocrítica, pero el PP ha querido aplazar la crisis a la espera de encontrar un candidato. Comienzan a circular nombres, entre ellos el cabeza de lista por Tarragona, Alejandro Fernández, que logró escaño in extremis. En la anterior legislatura, Fernández logró una gran visibilidad como portavoz parlamentario, especialmente durante las duras sesiones del 6 y 7 de septiembre, cuando se aprobaron las leyes del referéndum y de transitoriedad.

Está identificado con el sector más conservador del partido, al que también pertenecen el citado Santiveri y Eduardo Bolaños, actual concejal en el Ayuntamiento de Barcelona. Un sector muy ideologizado que pide paso. Con permiso de Manuel Reyes, exalcalde de Castelldefels (Barcelona), que pugna para sustituir a Santi Rodríguez como secretario general.

Todo está en el aire y, frente a esta corriente más derechista, en el partido también se baraja el nombre de Dolors Montserrat, ministra de Sanidad.

Loading...