Albiol quiso dimitir, pero la Moncloa aplazó la crisis

“Un auténtico fracaso”. En estos términos se expresaba ayer un miembro de la candidatura del PP que no obtendrá escaño. Habla por la herida, en este caso doble. Porque el desmoronamiento sufrido por los populares, que han pasado de 11 a 3 escaños en las elecciones del 21D, abren el melón de la sucesión de Xavier García Albiol, cabeza de lista y presidente del PPC.

Albiol, según ha podido saber este medio de fuentes próximas al partido, presentó su dimisión a Mariano Rajoy tras conocer los terribles resultados, que le condenan a pasar al grupo mixto y compartir despacho con los antisistema de la CUP. Sin embargo, la dirección del partido prefirió aplazar esa crisis, a la espera de encontrar un sucesor.

Sánchez y Rivera

Y es que el resultado del 21D ha supuesto un doble batacazo para los populares. Por un lado, las urnas les ha condenado a una posición testimonial en el Parlamento catalán. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se encargó de recordárselo a Rajoy. Por otro lado, la contundente victoria de Inés Arrimadas cuestiona el proyecto territorial del presidente español, tal como advirtió el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

Rajoy, como se sabe, se ha implicado mucho en esta campaña, donde ha asistido a numerosos actos de Albiol sacando pecho de la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Un buen alcalde

No es el momento más oportuno, por tanto, para abrir el proceso de relevo en el liderazgo de los populares. Albiol, que demostró ser un buen alcalde de Badalona (Barcelona), no ha sabido crear equipo. Tanto en el ámbito político como en el mediático. Frente al desembarco de asesores de Rivera en la campaña de Arrimadas, el candidato del PPC ha optado por una logística muy espartana, decidiendo él mismo las estrategias y los discursos. Muy duros en algunos casos.

Con frases del tipo “a por ellos” o “hay que cerrar TV3 y volverla a abrir con gente normal”, el tono de Albiol ha irritado a los miembros de su propio partido. Igualmente polémica fue la confección de sus listas, basada más en cuotas y equilibrios internos que en la valía de los candidatos.

La incorporación del presidente del PP de Barcelona, Daniel Serrano, y del exalcalde de Castelldefels (Barcelona) Manuel Reyes “descuadraron” la lista, donde quedaron relegados diputados que habían destacado en su labor de oposición y de control al Govern, como Fernando Sánchez Costa y Juan Milián Querol.

Solo han logrado obtener representación los tres primeros candidatos, Albiol, Andrea Levy y Santi Rodríguez, mientras que Alejandro Fernández, cabeza de lista por Tarragona, no repetirá. Fernández es uno de los nombres que más habían sonado para presidir el partido antes de que Albiol asumiera el liderazgo. También se baraja el nombre de la actual ministra de Sanidad, Dolors Montserrat.

Loading...