Así afectaría económicamente a España la independencia de Cataluña

La economía juega un papel clave dentro del proceso independentista que quiere Cataluña. Las cifras y los números son los principales argumentos del Govern de la Generalitat a la hora de defender la separación de España.

En especial, los que evidencian que Cataluña aporta a las arcas españolas más de lo que está recibiendo por el reparto que se realiza entre todas las Comunidades Autónomas. En cambio, los contrarios a la independencia de Cataluña también están recurriendo a las cifras para tratar de contener ‘el procés’.

El resultado son 2 bandos enfrentados que se acusan mutuamente de manipular las cifras y estableces escenarios que no se van a producir. Según a quien se escuche, Cataluña será un país próspero o caerá en la absoluta miseria, pero una cosa está clara que España quedará gravemente herida por la separación de Cataluña.

Nos podemos preguntar: ¿Cómo va afectar económicamente la perdida de Cataluña para el resto de la comunidades autónomas de España?

¿Cómo afectará a España que una de las regiones más prosperas del conjunto de la comunidades se vaya?

Tras la grave crisis que se ha extendido más de una década, España aún no se ha recuperado del todo. Alrededor de 4 millones de personas todavía no tienen trabajo y más de la mitad están buscando hace más de 1 año.

Si no se tienen en cuenta a los ciudadanos catalanes, el número de personas en paro es de 3.416.900 de personas. Una situación que se puede agravar si España pierde una de sus regiones más ricas. Cataluña ha registrado en 2016 un PIB récord, con 223.629 millones de euros.

La independencia de Cataluña le costaría al resto de comunidades autónomas de España el 19 por ciento del PIB y el 18,4 por ciento de su tejido empresarial, aunque se puede reducir con el cambio de sedes sociales de las empresas catalanas que se están produciendo estas últimas semanas.

El resultado sería un España más pobre, ya que el PIB per cápita disminuiría hasta los 23.250 euros. Cataluña aporta alrededor de 70.300 millones de euros a las arcas españolas, la segunda comunidad autónoma que aporta más después que la Comunidad de Madrid. Cataluña contribuye mucho más en impuestos, 21 por ciento del total del país, de lo que recibe a su vez del gobierno.

De estos, el gobierno central de España se queda con 11.500 millones de euros que utiliza para ayudar a áreas más desfavorecidas de España como serían Extremadura, Andalucía o las ciudades de Ceuta y Melilla. Lo que se entiendo un reparto solidario de la recaudación, pero el Govern de la Generalitat no lo ve así.

Los partidarios de la independencia han aprovechado el desequilibrio, argumentando que la suspensión de las transferencias a Madrid convertiría el déficit presupuestario de Cataluña en un superávit.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI) se muestra preocupado por la situación, ya que considera que las perspectivas actuales para España son buenas, pero si se prolongan las tensiones políticas en Cataluña podría afectar a la confianza de la inversión y el consumo.

¿Cómo afectará a la innovación y al emprendimiento de España que Cataluña se vaya?

Cataluña es una de las regiones que más invierten en I+D y ha desarrollado industrias pioneras dentro del conjunto del estado español. De las 108.963 publicaciones científica producidas por universidades españolas en la última década, un 25,68 por ciento han sido de científicos catalanes.

La siguiente comunidad es la Comunidad de Madrid, con casi 6 puntos porcentuales menos, es decir, 19,91 por ciento. Además la ciudad de Barcelona ocupa el quinto lugar en Europa en creación de startups, una posición por delante de Madrid.

Durante el 2016, las empresas de Barcelona captaron 282 millones de euros, lo que representa el 56 por ciento del total de las inversiones realizadas en el conjunto de ciudades de España. También Cataluña lidera las peticiones de peticiones de patentes de España, en 2016, el 35,1 por ciento de las 547 patentes que se solicitaron en España. Esta cantidad está muy por delante del20,6 por ciento de Madrid, que ocupa el segundo puesto de solicitud de patentes.

¿Cómo afectará a España la pérdida de las infraestructuras catalanas?

Con la independencia de Cataluña, España perdería el puerto más importante que tiene en el Mediterráneo, el puerto de Barcelona. Este puerto tiene 22 kilómetros de muelles y amarres, y el año pasado tuvo un tráfico superior a las 48 millones de toneladas.

El puerto de Barcelona es clave para el turismo, ya que casi 4 millones de pasajeros pasaron por allí durante el 2016. Además, cruceros como el Harmony of the Seas, el más grande del mundo, tiene de base el puerto de Barcelona.

Otro puerto relevante ubicado en Cataluña es el puerto de la ciudad de Tarragona, donde también se encuentra la mayor red de la industria química de España.

En Cataluña, operan varios aeropuertos importantes, entre ellos el aeropuerto de ‘El Prat’, que rivaliza en número de pasajeros con el aeropuerto de Madrid ‘Aldofo Suárez-Barajas’. En el 2016 vivió el mejor registro de su historia, con 44,1 millones de viajeros.

La región también acoge a 2 de las 6 centrales nucleares que todavía están activas en España y que producen el 40 por ciento de la energía nuclear que se consumo. A esto se le puede añadir la red ferroviaria que conecta las ciudades más importante del mediterráneo con las francesas e italianas, tanto de mercancías como de pasajeros.

¿Cómo afectará a España la salida de Cataluña en materia de deuda externa y activos?

Uno de los más espinosos de este proceso es el de la deuda externa que tendría la República Catalana. Cataluña tendría que asumir la deuda que se encuentra a nombre de la Generalitat de Catalunya, los gobiernos provinciales y los municipios.

Esta cantidad asciende hasta los 90.000 millones de euros, que equivale al 35,4 por ciento de su PIB. De esta cantidad, 61.000 millones de euros corresponden a compromisos con el gobierno español.

La deuda a nombre de España se utiliza para el pago de gastos e inversiones en beneficio de todas las regiones, incluida Cataluña, por lo que se insiste en que Cataluña se deberá hacerse responsable de la la parte que le corresponde.

El peso de la economía catalana en la deuda del conjunto de España se estima en 180.000 millones de euros. Además se debe sumar el valor de los activos que el estado español tiene en Cataluña, que se estiman en 50.000 millones de euros.

La deuda total de la República Catalana, según estimaciones, sería de alrededor de 290.000 millones de euros, lo que supone el 145 por ciento de su PIB actual. Organismos como en ‘CATN’ niegan que Cataluña deba aceptar las deudas contraídas para inversiones y obras realizadas fuera de Cataluña.

Pero si que aconseja el ‘CATN’ negociar aquella deuda que no se pueda atribuir a una comunidad autónoma en concreto, siempre que estado español transfiera a la República Catalana parte de los activos que fueron comprados con ese dinero.

Es decir, si España se endeudó para crear una empresa pública que funciona a nivel de toda España, Cataluña deberá asumir parte de la deuda siempre que reciba las acciones correspondientes a esa empresa.

Como las posibilidades de negociación parecen ser pocas, en este momento, en caso de la independencia, lo más probable es que España tenga que pagar el total de las deudas mientras entra en conflicto con la República Catalana en los tribunales internacionales.

Cataluña espera que España debe repartirle de manera equitativa los bienes públicos que se encuentras fuera del país como serían las embajadas, las plataformas de petróleo, las bases militares, las cuentas corrientes en bancos extranjeros, los satélites espaciales…

¿Cómo afectará a España la pérdida de patrimonio cultural y turístico catalán?

España nadie puede dudar que en la actualidad es una potencia turística. Durante el 2016 batió el récord con 75,3 millones de turistas extranjeros, casi un 10 por ciento que el año anterior. Pero casi la cuarta parte, el 22,5 por ciento, los turistas venían a una ciudad catalana.

Cataluña en 2016 recibió a 17 millones de viajeros procedentes de las fronteras españolas. Alrededor de 4 millones menos que la comunidad autónoma que ocupó el segundo lugar de procedencia de turistas, las islas Baleares.

Las costas, la facilidad de viaje en tren o autobús, esquiar las montañas de los Pirineos y la oferta cultural ofrecen a los turistas una gran riqueza en patrimonio cultural. Además de las obras de los arquitectos Antoni Gaudí: Parque Güell, la Sagrada Familia y la Casa Milà i Fontanals.

No solo estas obras quedarían fuera de España, sino que el Govern de la Generalitat también podría pedir la devolución de los archivos, bienes culturales y patrimonio nacional que hagan referencia Cataluña o cuyo autor haya sido de procedencia catalana. Esto puede significar que obras de Salvador Dalí o Joan Miró que la actualidad están en museos de España deberían regresar a Cataluña.

En El Blog Salmón | Efectos económicos de una posible salida de Cataluña de España

Imagen | Flickr

Loading...