Más vale tarde que nunca: Barcelona finalmente reforzará su seguridad en puntos sensibles

La Junta Local de Seguridad de Barcelona, reunida este miércoles en el Ayuntamiento y presidida por su alcaldesa Ada Colau, ha acordado mantener el nivel 4 sobre 5 de alerta terrorista pero aumentar las dotaciones policiales, especialmente en los puntos de más alta concurrencia de la ciudad, lo que implica atracciones turísticas, estaciones y grandes acontecimientos festivos o deportivos, así como el aeropuerto de El Prat.

En cifras, eso significa el aumento del 10% de las dotaciones de los Mossos d’Esquadra en materia de seguridad ciudadana y un 20%, las de orden público, según ha detallado el conseller de Interior, Joaquim Forn, en rueda de prensa conjunta con la alcaldesa y el delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo.

Huyendo de polémicas, los tres han coincidido en volver a felicitarse por el nivel de coordinación de las distintas instituciones y servicios de seguridad y emergencias en la respuesta al atentado que tuvo lugar el pasado jueves en la Rambla de Barcelona.

Otra de las medidas que se ha decidido tomar es la colocación de obstáculos de tipo móvil en algunas zonas también de alta concurrencia, descartándose por el momento la instalación de bolardos fijos, a la espera de un informe técnico haga la recomendación final. Forn, Colau y Millo han querido además zanjar conjuntamente una de las polémicas de los últimos días: la no colocación de bolardos en el acceso principal de la Rambla.

Millo ha recordado que la nota que tuvo lugar el pasado mes de diciembre por parte de la Policía Nacional, en el sentido de pedir la colocación de este tipo de obstáculos, fue una “recomendación” circunscrita especialmente en el periodo navideño y que las distintas juntas locales de seguridad “debían valorar si seguían o no”. El conseller Forn, por su parte, ha explicado que se tomó la decisión siguiendo criterios estrictamente técnicos y ha hecho hincapié en la imposibilidad de “blindar la Rambla” u otras vías del centro, impidiendo su acceso por todas las calles.

Si ahora se ha decidido colocar obstáculos móviles, ha añadido Forn, se debe también al hecho de “reforzar la percepción de seguridad de los ciudadanos”.

Loading...